Inicio»Local»Pretenden minar autonomía del INE

Pretenden minar autonomía del INE

3
Compartidos
Google+

Desde el Instituto Nacional Electoral (INE) se ha visto que, con distintas iniciativas del partido en el Gobierno, se ha buscado minar su autonomía, y afortunadamente éstas no han prosperado, sostuvo el consejero electoral Ciro Murayama Rendón, al realizar en Campeche una visita de trabajo.

Se pronunció porque el proceso de renovación de cuatro de los 11 consejeros electorales se haga con el consenso de las diferentes fuerzas políticas representadas en el Congreso de la Unión.

“Confiamos en que pueda haber sentido de responsabilidad democrática. Esto ¿qué quiere decir? Que no se trate de una imposición unilateral, que un partido quiera tener injerencia a través de correas de transmisión ante el Consejo General. A nadie le conviene un árbitro que no tenga suficiente credibilidad”, subrayó.

En entrevista luego de presentar su libro “La democracia a prueba” en la Universidad Autónoma de Campeche, el consejero nacional del INE sostuvo que al Gobierno, con altura de miras y responsabilidad democrática, le conviene una autoridad electoral autónoma, independiente, sólida, porque triunfos y derrotas electorales vendrán. A nadie le sirve que alguien diga que eso ocurrió porque se intentó sujetar al árbitro. Lo importante es que la gente vote en libertad y en secreto.

Actualmente, reconoció, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) cuenta con la mayoría en la Cámara de Diputados, “aunque eso no basta, podrían estar cerca de una decisión unilateral, pero lo democrático es que sea por consenso. Ya lo hemos visto en el pasado, en 2003, cuando se nombró un Consejo General del entonces IFE sin el pleno consenso de las fuerzas políticas, pues fue el antecedente de una elección cuestionada en 2006”.

Insistió en que es muy importante que el árbitro sea fruto del consenso, es decir, que los cuatro consejeros que lleguen a incorporarse a los trabajos del INE gocen de la confianza de las distintas fuerzas políticas, y no de la cercanía a un partido o, peor aún, al Gobierno. Eso sería un retroceso que ni a la propia administración le conviene.

“Las propias credenciales democráticas del Gobierno pueden quedar plenamente acreditadas si se va a un proceso de consenso, donde busquen perfiles de trayectoria honorables, con gente que tenga una reputación que le anteceda, y eso no es pedir imposibles, es lo mínimo que se le debe exigir a los diputados”, subrayó.

Noticia anterior

No tenemos sangre de atole, dice Aysa

Siguiente noticia

Ahogado menor por un descuido