Inicio»Mundo»Expediente parte 2 del 27/04/2014

Expediente parte 2 del 27/04/2014

0
Compartidos
Google+

PERREDISMO PULVERIZADO

Estuvo en Campeche el máximo jerarca del movimiento Izquierda Democrática Nacional (IDN), René Juvenal Bejarano Martínez, como parte de una gira nacional que pretende reagrupar a su fracción a fin de consolidarlo y convertirlo otra vez en una fuerza de presión para el reparto de candidaturas.

Bejarano es ampliamente conocido en el ámbito político nacional, como “el señor de las ligas” y como pionero de los videoescándalos políticos en el país, al ser filmado en el momento en que se embolsaba varios fajos de billetes que le entregó el archisupermegacorrupto empresario Carlos Ahumada. Estuvo preso, recuperó su libertad, pudo reafiliarse al PRD, y ahora pretende volver por sus fueros.

Ha sido considerado uno de los hombres de mayor confianza de Andrés Manuel López Obrador, y hay quienes suponen que su permanencia en el PRD es porque hasta el momento el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), no ha recibido su registro como partido político, y como tal, aún no tiene espacios plurinominales para repartir.

No es pues, René Juvenal, un dechado de virtudes, sino más bien la otra cara de la misma izquierda mexicana anquilosada y con intereses económicos y personales. El otro segmento lo encabezan los “Chuchos” (Jesús Ortega y Jesús Zambrano) que actualmente controlan casi a la totalidad del PRD en el país y que pretenden perpetuarse con el Comité Ejecutivo Nacional con Carlos Navarrete como candidato a la dirigencia nacional.

Pero que René Bejarano sea parte de lo mismo que critica, no le resta valor a su diagnóstico del perredismo campechano, y el cual hemos venido describiendo en este mismo espacio desde hace por lo menos 12 años.

“El PRD en Campeche está pulverizado por los intereses de un grupito que lo ha pervertido”, expresó el líder nacional de IDN, quien también es muy dado a acuñar frases, como aquella de que “la izquierda dividida, siempre será vencida”.

Se insiste, nadie puede negarle absoluta veracidad a sus planteamientos, sobre todo en el caso de Campeche, donde ese mismo grupito, al que Bejarano no citó por su nombre, pero que encabeza Abraham Bagdadi Estrella, no sólo ha pervertido y corrompido a más no poder al PRD, sino que paulatinamente se han ido quedando solos, encerrados en las cuatro paredes del edificio Cedros, y sin el mínimo poder de convocatoria para nada.

En su último llamado a protestar contra la Comisión Federal de Electricidad (CFE), por ejemplo, no reunieron ni a los empleados de las oficinas del PRD, y en el momento crítico del aumento a las tarifas del transporte urbano en Campeche, prefirieron mantener el recurso cómodo de la condena desde sus oficinas, en lugar de acciones concretas y reales, que muestren el malestar que la medida generó en la ciudadanía.

Y no pueden convocar a manifestaciones de protesta contra las decisiones gubernamentales, porque el perredismo campechano está cooptado desde hace por lo menos dos sexenios, y por tanto no pueden salirse del guión que les tienen dictado a fin de mantener sus prebendas y privilegios.

A lo largo de los últimos lustros hemos planteado que difícilmente cambiará el panorama del perredismo campechano, en tanto siga en manos de los mismos. Y no parece que la gente de René Bejarano tenga el perfil idóneo para sacar al sol azteca del entreguismo en que se encuentra.

Es cierto que se tomaron la foto en la conferencia de prensa de René Bejarano, activistas como Eraclio Soberanis Sosa y Juan Pablo Chan Canto, pero tampoco creemos que ambos personajes tengan el respaldo suficiente de la base para tratar de rescatar a ese instituto político.

Y no podrán hacerlo tampoco si toman como ejemplo a René Bejarano, quien ha sabido alternarse el reparto de espacios públicos dentro del PRD junto con su esposa Dolores Padierna, con quien ha venido haciendo mancuerna desde hace muchos años, muy al estilo precisamente de lo que ocurre en Campeche.

¿Está condenado entonces el perredismo campechano a seguir postrado por tiempo indefinido? Sí, eso parece, aunque por allá se dice que no hay mal que dure cien años. En fin.

 

ABUSOS DE FUNCIONARIO

De la aún presidenta de la Sociedad Cooperativa Colectivos de Tixbulul, Lerma, Julieta Sabrina Sánchez Sánchez, recibimos la siguiente carta en que narra la intromisión de un servidor público en el negocio del transporte.

“Estoy sufriendo en carne propia los excesos de las ambiciones por parte un funcionario de gobierno, que para lograr sus fines es capaz de violar cualquier ley cuando en el propósito está lo económico de por medio.

Me refiero a un funcionario que se desempeña en la Comisión de Arbitraje Médico en el Estado de Campeche de nombre Martín Góngora Domínguez, quien pese a que la Ley de Transporte le impide incursionar como empresario en el transporte colectivo de pasajeros, de manera ilegal se ha enquistado en nuestra cooperativa y está creando problemas de división.

En abril de 2013, Góngora Domínguez, me compró la camioneta tipo Urban, que, como presidenta del Consejo de Administración de la Cooperativa “Colectivos de Tixbulul” tenía puesta al servicio de la comunidad. No miento al decir que me engatusó para que le dejara las placas del servicio público de pasajeros al vehículo.

En diciembre le requiero las placas y la baja del vehículo como medida de precaución para que no hiciera mal uso de las mismas, lo que desde luego molestó a Góngora Domínguez, y en respuesta decidió aliarse con los disidentes, ojo, sin ser socio de la cooperativa pero con el único fin de de azuzar confrontaciones.

Diestro en las artes de la intriga, Góngora Domínguez, cultivó las avaricias de Rubí Dzul Queb y sus deseos de ser presidenta de esta cooperativa, poniéndola de su lado como aliada a fin de apoderarse de las placas de la presidenta de la Cooperativa “Colectivos de Tixbulul”, urdiendo un plan en el que participa su tío José Rebolledo Góngora, quien sí es socio de la cooperativa.

El plan consistía en especular que, como presidenta había recibido dinero por venta de placas y derechos, lo cual es falso de toda falsedad.

Por si fuera poco, Góngora Domínguez y su tío Rebolledo Góngora, convencen a Rubí Dzul Queb, para que este funcionario de la Comisión de Arbitraje Médico ocupara el puesto de tesorero. Por lo que pactaron con el tesorero de la cooperativa, Manuel Rodríguez Lara, a cambio de garantizarle inmunidad en todas las irregularidades que cometió con las finanzas de la sociedad. Obviamente, aceptó el trato sin chistar.

Así las cosas, en la asamblea anual de la cooperativa celebrada el 12 de enero de 2014, rinde su informe la presidencia del Consejo de Administración y de la Tesorería, y como estaba previsto, se aprueba el informe del tesorero Manuel Rodríguez Lara, quien de inmediato solicita a la asamblea su dimisión al cargo y a su calidad de socio de la misma, petición que sin discusión alguna se acepta.

De inmediato y como estaba el plan concebido y aun cuando su sobrino estuviera impedido por la ley para participar en cualquier organización del transporte público de pasajeros, Rebolledo Góngora propone a su sobrino Martín Góngora Domínguez, para ocupar el cargo de tesorero, sin ser socio de la misma, propuesta que es aceptada sin medir lo ilegal que resultaba.

Ya como tesorero espurio, Martín Góngora inició su campaña en contra de la presidenta para quitarla del puesto, utilizando el argumento de malos manejos en las finanzas, convirtiendo así un problema personal de dos, en un conflicto intergremial.

Con el apoyo del estudiante de derecho de la René Descartes, Rafael Lozada, y otro abogado, al parecer asesor jurídico de la Cooperativa Amuscam, han elaborado asambleas alternas a las que debe de convocar la presidenta con el objetivo de crear un conflicto que creen que les beneficiará. En una de esas asambleas igualmente espurias, se nombró a otra presidenta y Góngora Domínguez presentó denuncia judicial contra mí, en calidad de presidenta de la Cooperativa “Colectivos de Tixbulul”, Julieta Sánchez, por haberle retirado de la camioneta que me compró, las placas del servicio público de transporte en colectivos, delito que encuadró como robo con violencia.

Como un verdadero gángster, Góngora Domínguez ha iniciado una serie de acciones de hostigamiento e intimidación en mi contra, mi domicilio y de mis familiares, buscando aterrorizar y que le devuelva las placas para su beneficio, para que, sin ser socio de esta cooperativa, pueda dedicarse a la actividad de transportista de manera ilegal.

Aún confío en las autoridades y sé que, tras las investigaciones de ley, van a poner a ese sujeto en su lugar y le fincarán las responsabilidades por todas las tropelías en que ha incurrido”.

Atentamente:

Julieta Sabrina Sánchez Sánchez, presidenta de la Sociedad Cooperativa Colectivos de Tixbulul, Lerma.

 

RAFAGAS POLITICAS…

SIN DUDA ALGUNA QUE EN LA Comisión Nacional Forestal (Conafor), se practica la austeridad. No sólo el delegado, Jorge Brown Filigrana se ha rodeado de todo tipo de asesores y asesoras, quienes lo acompañan a todas horas por donde se mueve, (como una especie de edecanes), sino que el edificio que rentaron como sede regional para el combate a incendios forestales, es un desmentido al afán de ahorrar o de “hacer más con menos”. Seguramente que es tiempo de “vacas gordas”, y por eso es que le permiten ese tipo de desplantes.

QUE EL EJEMPLO DE DERROCHE que esta semana se evidenció con el caso del tesorero municipal de Hecelchakán, Raúl Espadas Sosa, quien generosamente le obsequió (“de broma”) un coche a cada uno de sus tres hijos, es sólo una muestra de lo bien que les va a quienes están encargados de las finanzas municipales, pese a que en el discurso sigan hablando de escasez, austeridad y toda esa palabrería que ya nadie cree. Que el tesorero más modesto está estrenando casa, el más discreto la remodeló y dejó esplendorosa, y que todos se mueven en vehículos último modelo. Hasta nos ofrecieron un “tour de la corrupción” para conocer las mansiones de esos funcionarios municipales.

EL SISTEMA DE COMPUTO que opera la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado en un supermercado del norte de la ciudad, es tan deficiente, que por citar un caso, las licencias están para llorar. Las fotografías están desafocadas y las firmas son manchas. O el equipo es obsoleto, o necesita mantenimiento o hay que capacitar a los encargados. Pero algo hay que hacer.

Noticia anterior

Urge gasolinería en ejido Miguel Hidalgo

Siguiente noticia

Distinguirá Pecime a La Original Banda El Limón

1 Comentario