Inicio»Mundo»Los ensueños belicosos del grupo de poder de EU

Los ensueños belicosos del grupo de poder de EU

0
Compartidos
Google+

(SEGUNDA Y ÚLTIMA PARTE)

El mismo día de la ocupación de Kiev, el Kremlin ya estaba sobre aviso. Empezó a movilizar su flota en el Mar Negro, y finalmente, junto a las aspiraciones del pueblo crimeo, sin disparar un solo tiro, hizo regresar a Crimea a donde debía estar. Una jugada geopolítica histórica que ni Napoleón habría podido concretarlo. Esto demostraba que Barack Obama no era nada, absolutamente nada, como estratega frente a Vladimir Putin. Sun-Zi, el autor de “El Arte de la Guerra”, seguramente descansaba tranquilo en su tumba por el actuar del Presidente ruso.

Entonces estaban sumamente preocupados, porque a nivel de inteligencias (espionaje), Rusia los había derrotado. Cierto, este país (Rusia) había logrado impedir que Estados Unidos reuniera información de inteligencia sobre sus operaciones en Crimea. Estas habían pasado desapercibidas. Incluso estaban capacitadas para hacer interferencias de conversaciones que les habían dado buenos réditos, ejemplo, las conversaciones de Victoria Nuland y el embajador estadunidense en Ucrania (25 de enero de 2014), para enrostrarlos así de frente a los europeos de la catadura moral de sus socios estadunidenses. Aunque en contrapartida, para este grupo de poder de Washington, era suficiente lo público que habían hecho de los supuestos dos billones de dólares que los jerarcas rusos tenían en bancos de Europa y Estados Unidos, y la supuesta gran actividad en los paraísos fiscales de por lo menos 13 parientes de los máximos líderes de China, según documentos ofrecidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés). La guerra informativa era muy fuerte.

Se sumaban a esto los acuerdos en la República de Transnistria (Moldavia), que ahora quiere unirse a Rusia. Ellos (Grupo de poder de Washington) sabían que el Presidente de Transnistria, Eugueni Cheshchuk, había visitado Moscú para discutir allí la situación de su país tras el cierre de la frontera de Ucrania decretado por las autoridades de Kiev.

Sin olvidar que en la primera semana de abril de este año, algunas provincias del sur y el este de Ucrania estaban logrando acuerdos de independencia.

El pasado 6 de abril, en Donetsk se había proclamado la creación de la República Popular de Donetsk, al amparo de la federalización de Ucrania. En una reunión celebrada en la sede de la Administración Regional de Donetsk, la proclamación fue aprobada unánimemente.

El pasado 07 de abril se había proclamado la creación de la República Popular de Járkov. Un grupo de diputados regionales de Járkov que asumió el control de las instituciones gubernamentales ha proclamado la creación de la República Popular de Járkov, según el medio local Vesti.ua. Tras este proceso que originó el fortalecimiento del acuerdo militar ruso-chino, sus preocupaciones son mayores.

Están al tanto, a través de la CIA, de la reunión de los ministros de relaciones exteriores de los BRICS (efectuado el pasado 24 de marzo), en el curso de la Cumbre de Seguridad Nuclear celebrada en la Haya (Holanda), en adhesión y contra las sanciones impuestas a Rusia por la Unión Europea y Estados Unidos.

Están muy preocupados por los próximos pasos que pensaban dar los BRICS, por ejemplo, el viaje del Presidente ruso, Vladimir Putin, a China y en julio la cumbre de los BRICS en Brasil.

También los inquieta el convenio energético que estos países (Rusia y China) firmaron, y que cambiará a profundidad el mercado energético mundial, donde los más afectados serían ellos, es decir, el grupo de poder de Washington.

Asimismo las declaraciones del director general de la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés), Rokneddin Yavadi, el pasado domingo 06 de abril, anunciando la inminente firma del pacto entre Rusia e Irán, basado en el trueque de bienes con petróleo, valorado en 20 mil millones de dólares.

Pero sus desesperaciones más grandes provenían del informe que les había hecho llegar la CIA en marzo pasado respecto a la venta del sistema antiaéreo S-400 por parte de Rusia a China.

Ante todo, sus preocupaciones han aumentado por el misil hipersónico WU-14 disparado el pasado 9 de enero, que situaba a China por encima de los Estados Unidos en materia de misiles. “La preocupación del Pentágono radicaría en que según los expertos, este tipo de misiles tendrían la capacidad de invalidar toda tecnología de detección e interceptación antimisiles de EU estableciendo una hegemonía ofensiva. Mientras tanto, China continúa su decidido progreso militar, con la reciente puesta en servicio de un portaaviones, buques de asalto anfibio, cazas invisibles a los radares, aviones no tripulados y un sofisticado programa espacial”.

Sus preocupaciones llegaban hasta el límite de la esquizofrenia por la autorización de venta firmada en enero de este año por el Presidente ruso, Vladimir Putin, del sistema antiaéreo S-400 a China. Cierto, con esto China se convertirá en el primer país extranjero en recibir el nuevo sistema de defensa antiaérea ruso S-400 Triumph. Y a partir de aquí los sistemas de defensa chinos serían nada más y nada menos imbatibles. Como es de conocimiento público, este sistema (S-400 Triumph, código OTAN: SA-21 Growler), es un sistema de misiles antiaéreos de largo y mediano alcance destinado a abatir todo tipo de objetivos en el aire, aviones, drones y misiles de crucero supersónicos. El sistema dispara 72 misiles al mismo tiempo, contra 36 objetivos que se hallen a una distancia de hasta 400 kilómetros.

En esto es muy importante el valor histórico de la equiparación de fuerzas que entre otras, dio la oportunidad a Rusia y China a consensuar los asuntos internacionales en igualdad de condiciones con Estados Unidos.

Cierto, la equiparación de fuerzas entre Estados Unidos, Rusia y China, hecho realidad a finales de 2011 con la reacción político-militar de estos dos últimos países (Rusia y China), era gravitante en los destinos del mundo. Para algunos esto ha pasado desapercibido. Pero su importancia es enorme. Con esto concluye el sistema unipolar de férreo control del mundo por el imperialismo estadunidense. Los hechos recientes en el ámbito internacional así lo están demostrando.

A razón de ello, ciertamente no fue nada raro que el 17 de junio de 2013, en la cumbre del G-8 en Enniskillen, Irlanda del Norte, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, increpara fuertemente a Barack Obama, Presidente de Estados Unidos, por sus intentos de ocupar Siria. Tampoco fue raro que a finales de marzo pasado, los representantes económicos de Londres, Frankfurt, Toronto, Vancouver y hasta de San Francisco de Estados Unidos, se ofrecieran a Xi Jimping, Presidente de China, que había ido a la “III Cumbre Nuclear” en la Haya (Holanda), convertir sus ciudades en centros financieros para expandir el comercio del yuan.

Entonces para este grupo de poder estaba bien claro su derrotero. Sus cerebros grises ya los habían anticipado aún en el año 2001, ahora está latente y están dirigiéndose hacia el verticalismo y autoritarismo, es decir, hacia el fascismo. No tenían otra opción. Esto se clarifica plenamente cuando a finales de 2010 inician lo que han llamado “Primavera Árabe” ocupando sangrientamente Libia. Con esto el ascenso fascista en Estados Unidos estaba concretado. Ayuda a este objetivo sus seis mil 128 bases militares en todo el planeta. Sus cientos de miles de paramilitares en todo el mundo. Y ahora hace poco (9 de abril de este año), con el reclutamiento de casi 250 mil mercenarios dirigidos contra siria. También con las amenazas de la OTAN de aumentar su presencia terrestre, marítima y aérea en Europa del Este.

Incluso hay peligro sobre Cuba, con la acentuación de la guerra mediática. Sin olvidar que este es el fondo de todo lo ocurre en estos momentos en siria, Ucrania, Venezuela (debe ubicarse como un país soberano y actuar como tal. Vean cómo actúan en España, también en Kiev, contra las movilizaciones de los pueblos), en la península coreana apuntalada fundamentalmente contra la RPDC, en el Mar Meridional de China y en los países de Europa del Este con el “Escudo Antimisiles”, y después del referéndum de Crimea, la situación de los Estados Unidos estaba complicándose aún más.

Cierto, después de finales de 2011 (reacción político-militar de Rusia y China) y del 3 de septiembre de 2013 (fallido disparo de misil balístico contra Damasco por el ejército estadunidense), ya nada podía ser igual en el mundo, pues desde entonces estaba en pleno proceso una persistente cuadratura geopolítica antiestadunidense, estimulada ahora más que nunca, por la gran crisis económica que se vive desde 2008.

Concretamente, a partir del referéndum de Crimea, el asunto estaba aún más complicado para los Estados Unidos, pues algunos países ya empezaban a disentir de los grilletes de la OTAN.  Hay un rumor muy fuerte que está circulando por los círculos de poder de Europa. Es la desilusión en la efectividad del “Escudo Antimisiles”, y la ingrata presencia de bases militares estadunidenses en Lakenheath, en el Reino Unido; Kleine Brogel, en Bélgica; Volkel, en Holanda; Buchel, en Alemania; Ghedi Torre y Aviano, en Italia e Incirlik, en Turquía. Europea no podía permitirse ser otra vez el centro de la conflagración mundial. Por lo menos así lo iba entendiendo, Milos Zeman, Presidente de la Republica Checa.

En este momento, la República Popular Democrática de Corea (RPDC), constituye un gran peligro para los imperialistas por su status de potencia nuclear y país socialista y han considerado una complicación su existencia en la actual coyuntura internacional. Los imperialistas estaduunidenses están atados, no pueden resolver sus asuntos pues en el fondo la gran RPDC es un fuerte garante de la paz mundial. De hecho frena los ímpetus agresivos de las potencias imperialistas y al parecer hay colusión a este respecto.

De sobra se sabía que allí había un fuerte olor a material radiactivo y un gran movimiento de sistemas antimisiles. Los “sabios” de este grupo de poder fascista de Washington estaban muy preocupados por los 16 misiles de corto y mediano alcance disparados por el Ejército Popular de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) el pasado 24 de marzo hacia al Mar del Este. No cabía en ellos el medio centenar de disparos efectuados unos días antes, cuando casi tenían encima de ellos una poderosa escuadra naval dotada con el avanzado sistema antimisiles Aegis, vuelos de bombarderos estratégicos B52, con capacidad para lanzar bombas nucleares y fuerzas de ataque ubicados simultáneamente en varios puertos de Corea del Sur.

De hecho la República Popular Democrática de Corea (RPDC) es una potencia nuclear de gran valor histórico en esta coyuntura. El frente único antiimperialista mundial que en el transcurso de los próximos años va construirse, debe basarse en la alianza estratégica con este país, capital del socialismo actual del mundo, y esa es la causa fundamental por la que la actual coyuntura internacional sea muy complicada para los imperialistas, sobre todo, para los estadunidenses.

Razón demás, para que los imperialistas de todo pelaje añoren su destrucción cuanto antes. Al parecer hay colusión imperialista para destruirlo. Esto es posible observar en los acuerdos que han llegado en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y en publicaciones abiertamente anti Pyongyang, en coro y mal intencionados, en algunas prensas de Estados Unidos, Europa, Rusia y China.

Estos dos últimos países (Rusia y China), no han dicho nada sobre el ejercicio aéreo (se dice histórico), de Estados Unidos y Corea del Sur, que en abril de este año efectuaron con 103 aviones de combate, incluida una flota de cazas surcoreanos F-15K y KF-16 y aviones de vigilancia aérea AWACS de EU.

Entonces, como podemos observar el asunto es tan grave que hay que tomar nota. Los movimientos de resistencia en todo el mundo, me refiero a las organizaciones comunistas, plataformas antiimperialistas y de Derechos Humanos, deben aunar esfuerzos dejando a un lado sus sectarismos. Urge convocar conversatorios de unidad. Unificar las posiciones en las páginas web.

Por supuesto aquí no terminan los ensueños belicosos del grupo de poder fascista de Washington. Son el principal enemigo de los pueblos del mundo entero. Y la lucha por la nueva sociedad debe definirse al final con ellos. Aunque el camino es muy doloroso y sangriento el futuro es de los que quieren construir la nueva sociedad. Y hacia esa dirección marchamos. La palabra la dejamos a las organizaciones comunistas.

Tomás Oropeza

 

Noticia anterior

Valoran bullying en dos planteles

Siguiente noticia

Pinal no quiere ver los líos de su nieta Frida