Inicio»Mundo»Presidenciables silencian el aborto y la mariguana

Presidenciables silencian el aborto y la mariguana

0
Compartidos
Google+

Huir de los temas polémicos. Esta parece la premisa de los principales precandidatos a la Presidencia de Brasil con relación al aborto, la despenalización de las drogas y la reducción de la mayoridad penal. Mientras otros vecinos latinoamericanos empiezan a debatir esos temas, tanto el Gobierno como la oposición brasileña evitan hablar sobre ellos.

Una de las principales cuestiones que se pregunta a los candidatos a las elecciones, que se celebrarán en octubre de este año, es sobre el aborto, uno de los principales tabús del país. El país permite la interrupción del embarazo en tres casos: que la madre sea víctima de una violación; cuando el feto sufra malformación; o cuando exista riesgo de muerte para la madre.

En 2007, la Presidenta Dilma Rousseff, entonces ministra del Gobierno Lula, afirmó en una entrevista al diario Folha de Sao Paulo que era favorable a la despenalización. Pero al proclamarse candidata en 2010, fue criticada por sectores religiosos y tuvo que dar marcha atrás.

Para la socióloga y presidenta de la ONG Católicas por el Derecho de Decidir, María José Rousado Nunes, el aborto no es discutido por el riesgo de perder tanto el apoyo popular —Brasil es un país conservador, con una mayoría católica y un creciente número de evangélicos— como el del Congreso. “El Gobierno evita posicionarse para garantizar la fidelidad de los partidos que forman parte de su coalición”, explica.

De los 19 partidos que tienen representantes en la Cámara de los Diputados, 14 forman parte de la coalición del gobierno Rousseff. Muchos de ellos están vinculados a sectores religiosos.

 

PROGRAMA SOCIAL

El único avance durante el gobierno de Rousseff se produjo el año pasado, cuando la Presidenta aprobó una ley que determina que la sanidad pública puede pagar los abortos contemplados por la ley. Pero antes de su aprobación, la Comisión de Finanzas y Tributación de la Cámara de los Diputados creó un programa social que concede, con dinero público, una pensión mensual para la víctima de una violación que se quede embarazada y quiera tener el hijo.

Los opositores Aécio Neves, candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y Eduardo Campos, que disputará las elecciones por el Partido Socialista Brasileño (PSB), no piensan en posicionarse de otra forma. “Soy favorable a la actual ley, sin cambios”, sostuvo Neves en una entrevista a la revista Época.

El representante del PSB tiene la misma opinión: “Nuestra legislación es adecuada. No veo por qué cambiarla”, dijo al diario Estado de Sao Paulo el pasado 20 de abril.

Mientras la legalización del aborto no avanza en Brasil, el procedimiento es permitido sin restricciones hasta un periodo del embarazo (entre la décima y la duodécima semana) en Uruguay, Cuba y en 18 de los 32 estados de México.

Noticia anterior

Encanta a romanos la Misa Guadalupana en basílica

Siguiente noticia

Tucanes y El Limón prenden al público