Inicio»Mundo»Expediente parte 1 del 01/06/2014

Expediente parte 1 del 01/06/2014

0
Compartidos
Google+

LUTERO TABASQUEÑO

Trascendió hace unos días que el tabasqueño Evaristo Hernández Cruz, será designado “delegado especial” por el Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, para coordinar el proceso de elección de la nueva dirigencia en el Comité Municipal de Campeche, posteriormente en el Comité Directivo Estatal, donde se sigue rumorando que irá el sihochaquense secretario de Gobierno, Roberto Sarmiento Urbina, y después, para operar la designación del candidato del PRI a la gubernatura del Estado.

Nadie ha informado de manera oficial la llegada de Hernández Cruz a la sede estatal del PRI, pero muchos dan por un hecho que en las próximas horas darán a conocer su designación, lo mismo que otros nombramientos del Comité Ejecutivo Nacional, con lo que de hecho, estaría arrancando el proceso interno tricolor que concluirá con las elecciones constitucionales de 2015, en que los campechanos definiremos al sucesor de Fernando Eutimio Ortega Bernés.

Lo interesante ahora es saber quién es Evaristo Hernández Cruz, pues se entiende que su función como delegado especial del CEN, tendrá que ver con la obtención de resultados favorables en estos procesos internos priístas, cuidando el activo principal de ese partido, que lo ha conducido a triunfos indiscutibles y a la recuperación de espacios que antes estaban en manos de la oposición, y que como bien sabemos es su unidad, su cohesión interna.

Y puede decirse ciertamente que en eso de conservar la unidad, Evaristo Hernández tiene harta experiencia, pues como uno de los precandidatos del PRI a la gubernatura de Tabasco, se mantuvo en las filas de ese instituto político, a pesar de que se opuso fieramente a la postulación de quien sería posteriormente el candidato perdedor: el también ex alcalde de Centro (Villahermosa), Jesús Alí de la Torre.

El problema sin embargo, es que en el caso de Tabasco, el mantenimiento de la unidad en el PRI (lo que se obtuvo gracias a que Evaristo no se fue al PRD con sus huestes, como amenazaba), no fue sinónimo de victoria en las urnas, pues, como ya sabemos, el triunfador absoluto en esas elecciones, fue el ex priísta y posteriormente perredista Arturo Núñez Jiménez.

Lo interesante del asunto es todo el embrollo que se armó alrededor de Evaristo Hernández Cruz, por un lado, para que prosperara la intención oficial de postular como candidato a Jesús Alí de la Torre, y por otro, por el sobrecalentamiento del ambiente político tabasqueño con su inicial rebeldía y amenazas de ruptura y diásporas si no salía él como ungido.

Primero luchó abiertamente contra la postulación de Humberto Mayans y de Luis Felipe Graham, compadres del entonces gobernador Andrés Granier Melo, y después vendió caro su respaldo para declinar a favor de quien fue finalmente postulado, el ya citado Alí de la Torre.

En el ínter, Hernández Cruz amenazó con “irse con su gente” al PRD, dialogó con el líder nacional del PT Alberto Anaya, para que ese partido lo postulara como su candidato a la gubernatura, y hasta propuso una alianza PAN-PRD-PT, con tal de asegurarse la mayor cantidad de votos. Impugnó el proceso interno del PRI mediante el cual Jesús Alí de la Torre fue postulado como candidato de unidad y después de un misterioso retiro temporal, que el atribuyó a una enfermedad, reapareció públicamente en Villahermosa, para levantarle la mano al candidato del PRI y ratificar que se mantendría en las filas de ese partido.

Pero este súbito cambio, tuvo, a decir de Humberto de los Santos Bertuy, quien fuera su mano derecha y a quien llamaba su “hermano del alma”, 150 millones de poderosas razones, por lo que desde entonces, Evaristo fue estigmatizado en Tabasco, como un traidor.

“Voy a contar algo que el mismo Evaristo anda diciendo, que le ofrecieron dinero, y mucha gente anda diciendo que creía que Evaristo había aceptado dinero; ¿sabes cuánto está diciendo la gente que le valió el amor de Evaristo a Tabasco? 150 millones de pesos”, le declaró Santos Bertruy al periodista Edy Díaz.

Y lo curioso es que ese costoso respaldo, al final terminó valiendo muy poco, pues, como ya señalamos párrafos arriba, el PRI perdió las elecciones, con lo que se demostró el poco o nulo control que ejercía Evaristo con sus seguidores, ¿o es que acaso cumplió su amenaza y terminó trabajando en contra del candidato a quien dijo apoyar?

Ese es el misterio que acompaña a quien en las próximas horas será presentado como nuevo “delegado especial” del PRI, y con quien, dados sus antecedentes, podríamos advertir que corre serio peligro ese activo principal del priísmo campechano que es su unidad, su cohesión y, por lo visto, hasta su lealtad. Al tiempo.

 

¿QUÉ PASA EN KOBÉN?

Huele a misterio la razón por la que la directora del Centro de Readaptación (o de Reinserción) Social de San Francisco Kobén, Virginia Cáliz Alonso, mantiene un cerco informativo respecto a lo que sucede en ese reclusorio, y el por qué restringe las visitas, limitando el paso sólo a los familiares o abogados de los reos.

Y no se trata de que abra las puertas de par en par, a fin de que cualquier hijo de vecino pueda ingresar a ese centro penitenciario, porque, de entrada, no es uno de esos lugares que todo el mundo quisiera visitar, pero tampoco parecen haber razones para que Cáliz Alonso pretenda impedir el cumplimiento de ese mandato evangélico de visitar a los enfermos y a los presos.

Hace no más de un mes trascendió la información de que se había suscitado una sublevación en el área de reos de alta peligrosidad, pero ninguna corporación policiaca confirmó tal suceso y por el contrario, difundieron boletines asegurando todo lo contrario, diciendo que el penal era una especie de sucursal de un convento trapense. No obstante, algunos de los familiares de los reos aseguraron que para dispersar la protesta se utilizaron armas de fuego y gases lacrimógenos. Ninguna autoridad habló al respecto.

Sin embargo, a partir de entonces las restricciones a las visitas a los internos se agudizaron. No sabemos si se aplicaron medidas disciplinarias para aplacar a los reos rebeldes o si acaso se atendieron sus demandas, pero quienes pagaron las consecuencias fueron los parientes de los presos, pues a algunos de plano ya no los dejaban pasar.

¿Escondiendo la información de lo que sucede en el penal se resuelven los problemas? Creemos que no.

Y las recomendaciones tanto de la Comisión Nacional, como de la Estatal de los Derechos Humanos confirman nuestras aseveraciones, pues esas instancias han señalado que en San Francisco Kobén, se cometen “lesiones, empleo arbitrario o abusivo de la fuerza, violación del derecho de petición, incumplimiento de las funciones en materia penitenciaria, negativa u obstaculización de la visita familiar e insuficiente protección de los reclusos”.

Por su parte, la CNDH observó que “no se han cumplido las recomendaciones que se han emitido en contra de esa autoridad penitenciaria, no se cuenta con un Consejo Técnico Interdisciplinario, no imparten actividades educativas, laborales o de libertad anticipada y tampoco proporcionan atención médica adecuada”.

Es decir, el Cereso de San Francisco Kobén incurre en fallas graves, en severas violaciones a los derechos humanos, y hasta ahora no ha dado la cara su directora, Virginia Cáliz Alonso, quien para reprimir las protestas de los reos, prefiere utilizar al personal mal encarado que labora en el área de “trabajo social”, para impedir el paso de personas que consideran que pudieran enterar a la sociedad de lo que realmente pasa en ese reclusorio.

Y eso que no hablamos de los negocios que se practican en su interior, de los privilegios que se conceden a algunos, en perjuicio de otros, y de otros abusos que muchos reos callan, para no pagar después las consecuencias.

¿Qué pasa en San Francisco Kobén? Eso sólo lo sabe Virginia Cáliz Alonso, cuya impunidad la ha llevado a no acatar las recomendaciones que la CNDH y la CDHEC le han remitido. ¿Hasta cuándo?

 

NUEVO ÓRGANO ELECTORAL

Luego de que al consejero presidente del Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC), Jesús Antonio Sabido Góngora, se le hizo bolas el engrudo cuando intentó argumentar a favor de su permanencia y la de sus pares en los supuestos cargos, incluso hasta el año 2021, el consejero jurídico del gobernador del Estado, Álvaro Arceo Corcuera, les enmendó la plana, al precisar que no necesitan renunciar, por la simple, llana y jurídica razón de que aquél órgano desapareció con la reforma electoral recién aprobada.

 

El IEEC deja de existir, por lo que sus consejeros no tienen necesidad de renunciar. Al nuevo Órgano Local Electoral lo nombrará el Instituto Nacional Electoral, y las elecciones del 2015 se llevarán a cabo con las nuevas reglas y autoridades que constan en la Constitución federal y en la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, clarificó y puntualizó Arceo Corcuera.

Sobre el tema extrañan las consideraciones expuestas por la dirigente estatal del Partido Acción Nacional, Yolanda Guadalupe Valladares Valle, ex directora de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Campeche. Con increíble e injustificable desconocimiento sobre la reforma electoral aprobada por su partido, considero que los consejeros se deberían ir, “pero no sé si se tengan que quedar…”. En qué quedamos por fin, ¿me quieres o no me quieres?

Bueno, pero quien de plano no atinó a la bacinica fue el presidente de la Junta de Administración y Gobierno del Congreso del Estado, Edgar Román Hernández Hernández, ingeniero agrónomo de profesión, pero que debería solicitar el consejo, la opinión, la reflexión, el asesoramiento de su cuerpo jurídico para examinar, estudiar y deliberar sobre las implicaciones que tiene la reforma que él también aprobó, como representante popular.

Al apuntar que “se tiene que analizar” el asunto de la renovación total o parcial de los miembros del Consejo General del Instituto Electoral del Estado (IEEC), no atiende a lo que el nuevo ordenamiento prescribe. ¿”Se tiene que analizar”? Esa función, hay que indicarle, corresponde a los miembros del Instituto Nacional Electoral (INE), que deberán decidir a más tardar el 30 de septiembre próximo. Que considera adecuado que continúen en sus cargos para aprovechar su experiencia, es una circunstancia que no se acredita en la ley ni como recomendación. El articulado es muy explícito.

 

SABIDO SE NIEGA AL DESTETE

El consejero presidente del Instituto Electoral del Estado de Campeche (IEEC) regó el tepache a inicios de esta semana, cuando argumentó que el Congreso del Estado los seleccionó por un tiempo previsto. Sí, en efecto, pero las circunstancias cambiaron con la reforma electoral. Quienes aprobaron la nueva ley no previeron, hay que admitirlo, la incertidumbre en el porvenir económico de los consejeros electorales estatales.

Los cambios en la nueva directriz electoral nacional tomaron por sorpresa a los consejeros electorales, que no pudieron recomendar a las autoridades de los estados crearles un fondo de retiro o de haberes, similar al que se aplicará a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, que ya aseguran no aceptarán, y que mediante herramientas jurídicas pretenden echar abajo los partidos políticos.

Sabido Góngora cayó en el desfiguro intelectual al señalar que aunque la nueva Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (Legipe), que suple al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), faculta a los integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) a nombrar a los integrantes de los nuevos órganos electorales locales en las entidades del país, los actuales no están obligados a renunciar.

Los consejeros del IEEC, apuntó, fueron nombrados conforme a la ley por el Congreso del Estado. “Tenemos que recordar que ninguna ley puede ser retroactiva para perjudicar a los ciudadanos. Nosotros cumplimos con los requisitos de elegibilidad de la nueva ley y de los anteriores reglamentos. Nuestros nombramientos están vigentes hasta el 2017 para algunos consejeros y otros hasta el 2018, esto es para el caso de tres consejeros, porque otros fueron nombrados hasta para el 2021”.

O sea que, pese a la nueva reforma electoral que creó el Instituto Nacional Electoral, que desapareció los actuales órganos electorales locales a lo largo y ancho del país, y que faculta a sus integrantes a nombrar a los nuevos, que se harán cargo de los próximos comicios conforme a las nuevas disposiciones legales en la materia, en Campeche, según Sabido, él y sus compañeros tendrían que estar siete años más en sus cargos.

Por supuesto, el consejero presidente del IEEC y sus compañeros conocen la legislación electoral que perdió vigencia y sin duda también están enterados de la recién aprobada, así como de los cambios institucionales que prevé, por lo que no se trata de incapacidad repentina en la materia, sino de un acto desesperado por aferrarse a los cargos a como dé lugar, aunque saben que eso no será posible.

Por ello, Sabido deslizó que si el INE notifica que habrá nuevos consejeros, “estamos dispuestos a acatar, sin embargo, se hará valer la ley, porque estamos vigentes en ese sentido, y nuestra interpretación es que seremos respetuosos de lo que establezca la ley”.

“Si concluye nuestra labor al frente del IEEC seremos respetuosos y daremos paso a la gente que llegue, porque como consejeros debemos dar certeza y trabajar de manera responsable hasta el último día que la ley establece. Pero… si bien es cierto que existen nuevos lineamientos, no estamos obligados a renunciar”, insistió.

Utilizando la argumentación de Sabido acerca de su elección por tiempo determinado por el Congreso del Estado, pues sólo quedaría la posibilidad de que acudan a la Junta Local de Conciliación y Arbitraje a plantear el despido, justificado por una nueva ley, y exijan el pago de lo que dejarán de percibir de acuerdo con “el contrato”.

Noticia anterior

La lucha por las nuevas cadenas de TV

Siguiente noticia

Cumpleaños de Ana Sofía Ortega