Inicio»Mundo»Moreno Valle, el gran ganador en el PAN

Moreno Valle, el gran ganador en el PAN

0
Compartidos
Google+

Las pláticas iniciadas entre Gustavo Madero y Ernesto Cordero desde la noche del domingo 18 han sido estériles, y en la conversación telefónica que tuvieron el miércoles 21, Cordero le hizo una advertencia a Madero: no se sentará con él hasta que haya un acuerdo en firme.

Cordero designó representante personal a Maximiliano Cortázar, quien coordinó su campaña, y Madero hizo lo propio con Juan Molinar, su asesor estratégico, quienes ya se reunieron sin definir acuerdos.

“Hasta el momento nada”, informó Cortázar al reportero la noche del jueves 22, día de la toma de posesión de Madero, desairada por las figuras que apoyaron a Cordero.

El único avance, según Molinar, es una comisión negociadora integrada por tres representantes de cada equipo que buscará los acuerdos para garantizar la unidad que por ahora sólo está en el discurso.

Pero si con alguien Madero quedó comprometido es con el gobernador Rafael Moreno Valle, clave para el triunfo en Puebla —donde arrasó a Cordero con 75% de la votación— y en otros cinco estados ganados por sus operadores electorales.

Con este triunfo, que le dio a Madero ocho mil 206 votos por dos mil 810 de Cordero, Moreno Valle avanzó en su proyecto de apoderarse del PAN nacional para catapultarse a la candidatura presidencial en 2018, advierte Ana Teresa Aranda, la más consistente opositora del gobernador.

Sin embargo, la representante de Cordero en el Estado advierte que esta victoria de Moreno Valle —a quien llama “prinosaurio”— le será costosa: “Sí ganó, pero ahora en todo México, no sólo en Puebla, se conocen sus mañas y eso va a tener consecuencias”.

Denunciado penalmente por ella ante la Procuraduría General de la República (PGR), por el uso de recursos públicos para la campaña de Madero y de ejercer en Puebla un autoritarismo “peor” que el de Manuel Bartlett, Aranda afirma: “Se quiso vestir con sus mejores galas pero le pasó lo que al del cuento: El monarca va desnudo”.

Y advierte: “Si Madero quiere rectificar, debe deshacerse de Moreno Valle. De lo contrario será su gran lastre. ¿Con qué credenciales vamos a ir a las elecciones contra el PRI en 2015?”

—Con las que ya son del PAN.

—El problema es que al cerdo blanco se le nota más la mancha del chiquero.

Pero Madero no sólo ha hecho ostensible la presencia de Moreno Valle en su entorno, como en el inicio nacional de su campaña, en la celebración del triunfo y en la comida posterior a su toma de posesión, el jueves 22, sino que lo defiende con enjundia.

 

GANAN LOS CACIQUES

Además de Moreno Valle, varios ex priístas del PAN hicieron ganar a Madero. Uno es Miguel Ángel Yunes en Veracruz, donde se impuso a Cordero con 54% de los votos y fortaleció su proyecto a la gubernatura que se disputará en 2016.

Otro ex priísta es el ex senador Ulises Ramírez, del Estado de México, donde Madero ganó con 59%, si bien con el apoyo de otros grupos, como los de Santiago Creel y Luis Felipe Bravo Mena. El PAN mexiquense lo preside Óscar Sánchez, admirador confeso de Hitler.

Un ex priísta más que apoya a Madero es Mario López Valdés, gobernador de Sinaloa, y quien aunque no es panista, lo hizo triunfar con 54% de los votos. En esa entidad reside el diputado federal Jorge Villalobos Seáñez, el principal operador financiero del reelecto presidente y quien habría recibido dinero de Juan José Rojas Cardona, El Zar de los Casinos.

De los 19 estados que ganó Madero, Nuevo León fue donde obtuvo la más alta votación del país —casi 80%— y se impuso cuatro a uno a Cordero: seis mil 758 votos por mil 736. Aquí los tres grupos del PAN se unieron, encabezados por la alcalde de Monterrey, Margarita Arellanes, inminente candidata a gobernadora.

En Sonora, se fortaleció para controlar la sucesión el gobernador Guillermo Padrés, quien hizo ganar a Madero con casi 76% —tres mil 607 por mil 152 de Cordero—, y en Baja California el gobernador Francisco “Kiko” Vega hizo ganar al chihuahuense con 75%: tres mil 752 sufragios por mil 301.

En Jalisco, el Estado con el más grande padrón de militantes, los hermanos Hernán e Isaías Cortés Berumen hicieron ganar a Madero, aunque con un porcentaje menor, 56%, semejante al nacional: Logró ocho mil 78, por seis mil 300 de Cordero.

Si Madero está contento con Moreno Valle es porque también lo hizo ganar en los estados a donde éste envió a operadores de su confianza, aunque según miembros del equipo de Cordero, también intervinieron los gobernadores priístas de Quintana Roo, Alberto Borge; y de Hidalgo, Francisco Olvera, así como el verde de Chiapas, Manuel Velasco.

A Chiapas el gobernador de Puebla envió a Néstor Gordillo, diputado federal y ex secretario de Desarrollo Social, y ganó Madero con 71%; en Hidalgo operó Jorge Aguilar Chedraui, diputado local y ex secretario de Salud, y sacó la elección con 68%.

También triunfó en Quintana Roo con 52%, donde Moreno Valle mandó a Ángel Trawitz, ex secretario de Turismo, y pasó lo mismo en Tlaxcala, con 56% de los votos, donde el operador de Moreno Valle fue el ex priísta Víctor Cánovas Moreno, consejero electoral de Puebla.

El principal operador de Moreno Valle, Eukid Castañón —diputado local y ex secretario de la Contraloría estatal— fracasó en Oaxaca, donde Cordero ganó con 54%.

 

CAEN LOS “MADERISTAS”

Pero así como fracasó el principal operador de Moreno Valle, también sucumbieron en sus estados los principales cuadros de Madero, quien, en dos casos buscaba perfilar a su sucesor en el PAN en la elección del próximo año: Ricardo Anaya, secretario general, y Marko Cortés, su coordinador de campaña.

En Querétaro Madero perdió, y el senador corderista, Francisco Domínguez Servín, se perfila como prospecto a la gubernatura, a la que aspira también Anaya. En Michoacán, de donde es Cortés, ganó Cordero con 50.51%, con 62 votos de diferencia.

Madero también resultó perdedor en los estados de sus coordinadores parlamentarios: en Colima, entidad por la cual el senador Jorge Luis Preciado quiere ser candidato a gobernador el próximo año, ganó Cordero con 57%.

En Guanajuato el diputado federal Luis Alberto Villarreal —bajo sospecha de corrupción por el tema de los “moches”—, operó para Madero y Cordero arrasó con 62%. Esa cifra es un revés en las aspiraciones de Villarreal para ser gobernador.

Pese a ello, su primera decisión como presidente fue ratificarlos a ambos como coordinadores. Apenas en enero de este año Cordero había tildado a Madero y a Villarreal de “pinches ladrones”, una acusación recurrente.

Otros allegados a Madero también fueron derrotados: en San Luis Potosí, de donde es Alejandro Zapata Perogordo, negociador en el Pacto por México, Madero perdió con 44%. Y en Aguascalientes, de donde es el diputado Rubén Camarillo, allegado a Madero, Cordero se impuso con casi 57%.

La derrota en Aguascalientes es mayor, porque Madero integró a su planilla para el Comité Ejecutivo Nacional a una diputada federal de ese estado, Teresa Jiménez Esquivel, quien supuestamente tenía el apoyo de los alcaldes que gobiernan los tres principales municipios, incluida la capital.

Otra maderista derrotada es la diputada federal Beatriz Zavala Peniche, de Yucatán, entidad donde Cordero ganó con 54%.

 

CREEL, NO MARGARITA

De los principales allegados a Madero, sólo ganaron Marco Antonio Adame Castillo, el ex gobernador de Morelos y jefe político de la ultraderechista Organización Nacional del Yunque, y Santiago Creel, quien, además de ya ser parte del CEN, se perfila para ser diputado federal y coordinador de la bancada.

Aunque Marko Cortés perdió en Michoacán, quien fue el coordinador de su segunda precampaña presidencial en 2012, Creel acomodó a varios de sus colaboradores en el entorno de Madero: el ex subsecretario Jorge Álvarez Hoth, el ex alcalde de Naucalpan José Luis Durán Reveles, el diputado mexiquense Enrique Vargas del Villar y el ex diputado local Guillermo Huerta Ling.

Se prevé que como parte de las negociaciones para la unidad se ofrezca una diputación plurinominal a Margarita Zavala, esposa del ex presidente Calderón, pero no será coordinadora; la decisión recaerá en el propio Madero, quien preferiría a Creel, si no es que él mismo decide ser también diputado federal.

Tras la derrota de Cordero, Calderón guardó silencio y Zavala emitió un frío mensaje en su cuenta de Twitter: “Felicidades a los panistas. Confío en que la nueva dirigencia de Gustavo Madero buscará con hechos la unidad y rumbo en Acción Nacional”.

Creel fue también puente con Josefina Vázquez Mota, quien reapareció en el PAN la noche del triunfo de Madero luego de desaparecer desde antes de iniciar la campaña. Ella, quien también quiere ser diputada, encabezará un proyecto de “150 mujeres candidatas”.

Creel sería, además, el contrapeso de Moreno Valle, si es que Madero decide tomar distancia de él, como pide Ana Teresa Aranda.

Noticia anterior

Un lesionado y pérdidas por 10 mp deja accidente en avenida Nacozari

Siguiente noticia

Sólo quería ser flaca, asegura Demi Lovato