Inicio»Mundo»Indígenas huyen de violencia

Indígenas huyen de violencia

0
Compartidos
Google+

OAXACA, Oax.— Ante las amenazas de muerte recibidas y la lentitud de las autoridades para frenar la violencia en San Juan Cotzocón, que ha cobrado la vida de nueve personas, 120 indígenas mixes iniciaron el éxodo la mañana de ayer.

Así lo informó el representante de los desplazados, Juan Eliel Inocente Hernández, quien denunció que a través del teléfono de Venerando Miguel, uno de los nueve fallecidos, el grupo de Gorgonio Tomás Mateos ha comenzado a hacer llamadas intimidatorias.

“Desde el teléfono del difunto Venerando y llamadas al celular de José López, uno de los expulsados de la comunidad, han amenazado diciendo que ya vienen por Juan Eliel Inocente y por el ex diputado Héctor Lorenzo Inocente”, precisó.

De acuerdo con el representante de los desplazados, 120 habitantes de San Juan Cotzocón decidieron huir de la comunidad ante el acoso e intimidación de la gente de Tomás Mateos, con lo que actualmente suman 153 las personas que se han exiliado.

Por separado, 34 organizaciones civiles y 80 mujeres activistas y defensoras de derechos humanos demandaron al gobierno de Gabino Cué “garantizar la vida e integridad de los habitantes de San Juan Cotzocón, especialmente de mujeres, niñas y niños, quienes se encuentran en particular vulnerabilidad por el conflicto postelectoral”.

Organizaciones como la Asamblea Mixe para el Desarrollo Sostenible, Asamblea de Mujeres indígenas, Asociadas por lo Justo (JASS), Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño, Consorcio para el Dialogo Parlamentario y Equidad Oaxaca, y el Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha, expresaron su “indignación y alta preocupación por la falta de acción de las autoridades estatales y federales para resolver el conflicto postelectoral”.

Recordaron que desde enero de 2014, San Juan Cotzocón enfrenta un grave conflicto político, lo que ha polarizado a la comunidad y ocasionado graves violaciones a derechos humanos.

“Actualmente la comunidad vive una crítica situación humanitaria que los ha privado de sus derechos básicos a la salud, a la alimentación, de su derecho a la vida, al libre tránsito, a la integridad física y psicológica, a la seguridad, entre otros”, puntualizaron en un documento difundido ayer.

Noticia anterior

Instalan videocámaras en camiones de Chiná

Siguiente noticia

Escárcega, en contingencia