Inicio»Mundo»La cárcel ablanda a cualquiera

La cárcel ablanda a cualquiera

0
Compartidos
Google+

MÉXICO, DF.— Otro caso muy sonado es el de la maestra Elba Esther Gordillo, aquella aguerrida líder magisterial que presumía de ser muy bronca, cuando manipulaba a su antojo la vida de cientos de miles de maestros agrupados en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), hasta que cayó en prisión bajo acusaciones de lavado de dinero y fraude, por apoderarse de las cuotas sindicales. A partir de ese momento se volvió muda, dejó el liderazgo magisterial y fue internada en el hospital de una prisión capitalina.

El caso más reciente ha ocurrido con el empresario naviero Amado Yáñez, ex dueño de la empresa Oceanografía, quien en los gobiernos panistas gozó de impunidad por su complicidad y amistad con los ocupantes de Los Pinos, lo cual le permitió ganar múltiples contratos multimillonarios de la principal empresa del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex).

Mientras ese empresario gozó de la protección presidencial, que lo convirtió en un magnate del petróleo, se conducía con prepotencia y amenazaba a todo aquel que lo criticara. Así vivió 12 años, hasta que hace unos meses quedaron al descubierto sus negocios sucios y ahora es procesado penalmente.

 

LA TRAICIÓN DE AMADO YÁÑEZ

Con varias semanas de arraigo, a petición de la Procuraduría General de la República, Yáñez Osuna aflojó el cuerpo, inculpó a muchos, traicionó a sus cómplices y cayó enfermo de miedo, al grado que dejó el hospital hasta el viernes pasado, a pesar de haber sido dejado en libertad por un juez, tras depositar una fianza por 80 millones de pesos.

En una nota periodística del reportero Abel Barajas, publicada la semana pasada en el diario Reforma, se informa de las declaraciones que ha rendido Yáñez Osuna ante el Ministerio Público Federal, en las que el empresario panista se victimiza, por supuesto se dice inocente y acusa de inmediato a su cómplice Martín Díaz Álvarez, de ser el responsable de todo. Este último está prófugo y es primo del ex secretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, quien también en la época del gobierno panista de Vicente Fox manejó a su antojo al país, y ahora ve con preocupación cómo su nombre aparece en las primeras planas de los diarios por ser el principal promotor de su familiar en los negocios sucios con Amado Yáñez. En ese interrogatorio, el empresario en desgracia también acusa a Banamex y a sus directivos de avalar las operaciones financieras que ahora lo tienen bajo proceso penal.

Y aunque Yáñez Osuna asegura que nunca usó documentos apócrifos de Pemex para la obtención de créditos irregulares de esa institución financiera, lo cierto es que su pasado lo desmiente, pues ésa era una práctica viciosa del empresario.

Hace más de 10 años Yáñez Osuna defraudó también al Banco de Comercio Exterior al obtener créditos con facturas falsas de Pemex. Lo mismo hizo con Banco Interacciones, de la familia Hank, sólo que este grupo financiero actuó de inmediato, a diferencia de Banamex, y amenazó a Yáñez para que le devolviera el dinero obtenido de manera ilegal.

 

CUENTAS Y CUENTOS DEL PROCURADOR

Nada convincente se le ve al procurador general de la República cuando habla del caso Oceanografía. La última ves lo hizo en entrevista con el reportero Abel Barajas, la semana pasada, cuando el abogado de la nación, Jesús Murillo Karam, dio su versión sobre el proceso que armó en contra del empresario Amado Yáñez Osuna y cómo salvó a Oceanografía para “evitar” que quebrara, como si los negocios privados ahora fueran asuntos de Estado, sobre todo aquellos que están vinculados a la corrupción gubernamental.

Murillo Karam le dijo al reportero que se evitó que Oceanografía quebrara y se pudiera repetir la misma historia que ocurrió con la empresa Mexicana de Aviación, en la que miles de trabajadores quedaron en el desamparo, ante la indiferencia y complicidad del entonces presidente Felipe Calderón y todo su gabinete de inútiles, que sólo se dedicaron a hacer negocios privados.

En este caso en particular podríamos creerle al procurador general de la República, si al final de la historia se hubiera retenido al empresario corrupto Amado Yáñez Osuna en la cárcel, al igual que a directivos de Banamex y a otros empresarios cómplices que se aprovecharon del chantaje y el soborno para abusar de las finanzas públicas de Pemex.

En cambio, vemos que Yáñez Osuna está libre bajo fianza después de garantizar 80 millones de pesos que le exigió el juez porque el delito que le imputó la PGR “no es grave”. Entonces la suspicacia nos gana y nos hace creer que se trató de una negociación en la oficina del procurador para dejar libre al dueño de Oceanografía, y una vez más los mexicanos vemos cómo la justicia es ciega y torpe cuando se trata de hacerla cumplir a los que tienen el dinero.

Esta es una de las razones por las cuales las cárceles de todo el país están llenas de pobres, quienes no pueden pagar despachos de abogados ni corromper a fiscales, jueces y magistrados.

Pero Murillo Karam va más allá y trata de convencer a la población de que en el caso Oceanografia no hay impunidad, el problema aquí es si alguien le cree. Y para hacer más contundente sus afirmaciones, el procurador declaró que “existen cuatro averiguaciones previas en curso en su contra (de Amado Yáñez por supuesto), algunas por delitos graves”. Por qué entonces no se le agregó algún delito grave de los que se le acusa para evitar que librara la cárcel, pues el mensaje que envía Murillo es precisamente de impunidad e incompetencia de la dependencia a su cargo.

Como si se tratara de un logro del procurador, explicó al reportero del diario Reforma que “el Gobierno se ha dedicado a capitalizar la empresa intervenida (Oceanografía) a través de la venta de bienes, con el propósito de garantizar su funcionamiento y su recuperación para todos los acreedores”. Precisamente el problema de Oceanografía es que no cuenta con bienes, es el clásico cuento de empresa pobre y empresario rico, y en los negocios que hacía con Pemex prácticamente era sólo un intermediario, pues todo lo rentaba a terceros para que proporcionaran los bienes y servicios para la paraestatal, y Oceanografía es un cascarón, en la que su dueño se dedicaba a corromper funcionarios, desde Los Pinos hasta Pemex, y así conseguir los millonarios contratos.

¿Acaso ignora esto el procurador Murillo Karam? Es urgente que el país deje de servir a intereses privados mediante actos de corrupción y abuso de poder, con la complicidad y protección gubernamental, o que nos diga Murillo Karam dónde están los cómplices de Yáñez Osuna, los funcionarios corruptos de Pemex que permitieron estos abusos, los directivos de Banamex que avalaron el fraude.

Si todo ocurrió en los sexenios anteriores, durante los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, entonces, ¿porqué el procurador priísta protege a todos ellos?. ¿Qué negocia el Gobierno Federal de Enrique Peña Nieto con el PAN? ¿o espera a que se aprueben todas las reformas y reglamentos para entonces actuar?.

Lo que si estaremos vigilantes es de esas “cuatro” averiguaciones por “delitos graves” que asegura el procurador tiene en su archivo en contra de Amado Yáñez y Oceanografía, para evitar que una vez más estos casos de corrupción se dejen al tiempo y en consecuencia al olvido.

 

LA RELACIÓN YÁÑEZ-BRIBIESCA

Además de estos antecedentes financieros y crediticios negativos de Amado Yáñez y su empresa Oceanografía, ese empresario tiene otras historias de corrupción y abuso, como lo describe en aquella entrevista dada a conocer en esta columna su cómplice Manuel Bribiesca Sahagún, hijo de la esposa del ex presidente Vicente Fox, quien describió a plenitud cómo aprovechaba el poder de Los Pinos para llevarle negocios al dueño de esa empresa, en un claro conflicto de intereses, a cambio de beneficios económicos.

Ahora que Yáñez Osuna declara ante la autoridad que es inocente y que nunca ha hecho negocios ilícitos, recordamos aquella entrevista que le hicimos a Manuel Bribiesca y que muestra la forma de operar de este empresario.

El hijo mayor de Marta Sahagún de Fox confirmó que sus familiares solicitaron a la Dirección Corporativa de la paraestatal Pemex, que asignara un contrato a Oceanografía por 154 millones de dólares (un mil 800 millones de pesos), para el alquiler de un barco grúa que le daría servicio a las plataformas en la sonda marina de Campeche.

Manuel Bribiesca Sahagún reveló: “Te debo decir que sí; mi hermano (Jorge) y mi tío (Guillermo) llamaron a Pemex para que le dieran un contrato a Oceanografía. Eso sí, siempre con apego a la legalidad, mediante concurso”.

“Esa empresa se dedicada a trabajos petroleros, mi hermano y mi tío conocen bien a los dueños. Así que no tiene nada de malo que soliciten a Pemex que se tome en cuenta a Oceanografía para ese contrato”.

—Pero, Manuel, hablamos de un contrato de 160 millones de dólares. Y esto significa tráfico de influencias, porque lo hacen a cambio de una comisión. Tu familia puede verse involucrada en acusaciones de corrupción.

—No, no, no. Nosotros no tenemos dinero y no hemos hecho ningún negocio sucio. Mi familia no tiene ni un quinto, que nos busquen.

—Pero sí solicitaron el favor en la Dirección General de Pemex…

—Sí. Ellos lo hicieron por la relación que tienen con los dueños de Oceanografía. Además se trata de un negocio en el que la operación del buque significa sólo 60 millones de pesos, así que hay utilidades por 100 millones (de dólares).

—Es mucho dinero…

—Sí, y no hay nada ilícito.

—¿Dices que no tienen dinero? ¿Que tu familia no tiene recursos?

—No tenemos nada. El hecho de que mi mamá y el presidente vivan en Los Pinos no ha significado para nosotros tener dinero.

—No tendría por qué…

—Bueno, hasta nos quitaron la “partida secreta”. Por eso no tenemos dinero. Hasta el presidente Fox se ha opuesto a que nosotros nos acerquemos a Los Pinos. Tenemos prohibido hacer cualquier negocio que relacione a la Presidencia de la República; pero tenemos que ganarnos la vida, y no porque mi mamá viva con el presidente nosotros vamos a dejar de trabajar.

—¿Tú hiciste negocios en Pemex?

—No, nada tengo que ver ahí, los que llamaban a Pemex eran mi hermano (Jorge) y mi tío (Guillermo). Ellos eran los amigos de Amado Yáñez Osuna.

 

[email protected]

Miguel Badillo

Noticia anterior

Cafre ebrio choca contra tráiler en la carretera del Golfo

Siguiente noticia

Camioneta cierra paso y lesiona a motociclistas