Inicio»Mundo»Presidente destituye a 3 ministros tras escándalo

Presidente destituye a 3 ministros tras escándalo

0
Compartidos
Google+

En medio de la peor crisis de gobernabilidad que se recuerde en la historia contemporánea de Guatemala y con la población en las calles pidiendo su renuncia, el Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, confirmó ayer jueves la salida de tres de sus 13 ministros (Interior, Energía y Minas, y Ambiente), la remoción de altos cargos en esas carteras, y el de la titular de la Secretaría de Inteligencia Estratégica del Estado (SIE), el general en situación de retiro, Ulises Anzueto.

En una breve rueda de prensa, Pérez Molina ha dicho que ha sido él quien había pedido la renuncia de todos esos integrantes del gabinete de Gobierno y, tras evaluar el trabajo desempeñado, había decidido despedir al titular de Gobernación (Interior), Mauricio López Bonilla; de Energía y Minas, Edwin Rodas, juramentado apenas tres días antes; y el de la titular de Ambiente y Recursos Naturales, Michelle Martínez.

De las destituciones resulta notoria la del ministro del Interior, Mauricio López Bonilla, un oficial de inteligencia muy próximo a Pérez Molina desde sus años de la academia militar, y en quien el mandatario depositó su confianza para la realización de su principal promesa de campaña: la seguridad.

El mandatario explicó su decisión con el argumento de la disposición de López Bonilla de aclarar ante los tribunales los señalamientos de corrupción galopante en la cartera. “Se investigarán contrataciones dudosas”, puntualizó Otto Pérez.

 

DESTITUYEN A INTERVENTORES

El gobernante anunció que el Ministerio quedará a cargo de Eunice Mendizábal, hasta la fecha encargada del Viceministerio Antinarcóticos. También ha revelado que igualmente habían sido destituidos los interventores de los puertos marítimos Santo Tomás de Castilla (Atlántico) y Quetzal (Pacífico).

Los funcionarios fueron señalados por la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), al momento de desvelar la existencia de una red mafiosa, conocida como La Línea, como puntos de ingreso de contrabando y de drogas al país con la complicidad de las autoridades.

El mandatario guatemalteco se ha empeñado en negar que exista una crisis institucional.

Noticia anterior

Emergencia por la fuga de petróleo

Siguiente noticia

Noche musical en el atrio de la Catedral