Inicio»Mundo»Entrenador asesina a niño de 10 años y luego se suicida

Entrenador asesina a niño de 10 años y luego se suicida

0
Compartidos
Google+

Uruguay.- El sábado el país se conmocionó al aparecer el cadáver de un niño de 10 años, que estaba desaparecido desde el jueves, y el de su entrenador de fútbol, quien presuntamente lo asesinó antes de suicidarse.

Felipe Romero, de apenas 10 años, apareció junto con el entrenador Fernando Sierra en unas quebradas cerca de Villa Serrana, de acuerdo con lo informado por el Ministerio del Interior en Montevideo.

El niño vivía con su madre, y el entrenador era una figura paterna para el pequeño, por lo que era normal que fuera a buscarlo al colegio, pasaban tiempo juntos, incluso salían de viaje fuera del país por 10 días con permiso de los padres, señaló el jefe de la policía, Erode Ruiz.

La madre, Alexandra Pérez, quien trabaja en la policía, dijo que Felipe era el hijo que Sierra siempre quiso tener, por lo que confiaba en él y lo veía con frecuencia desde hace dos años.

“Y a su vez Felipe siempre me manifestó la necesidad de un padre. Yo soy madre soltera, el padre está ausente siempre, y se complementaron” declaró la mujer. La madre investigó a Sierra y se aseguró de que no tenía antecedentes delictivos, agregó que les preguntó a las madres de los otros niños que entrenaba y le decían que “era buena gente”.

El hecho ocurrió cuando la psicóloga de Felipe le advirtió a la mujer que detectó que algo no estaba bien con el menor, por lo que le pidió que no lo dejara solo con el entrenador. La madre le dijo a Sierra que el niño se encontraba bajo tratamiento psicológico, por lo que ya no podía verlo a solas.

El entrenador al captar que lo separarían del niño le dijo a la mujer “Si no puedo ver a Felipe, me mató”.

En los días siguientes no apareció, pero el jueves fue a la escuela del menor y se lo llevó.

El menor presentaba un disparo en la cabeza, al igual que el entrenador. Los forenses determinaran si el pequeño sufrió abusos sexuales.

 

Fuente: LN

Noticia anterior

“Día del Empleado Sindical”

Siguiente noticia

Ser creyente