Inicio»Mundo»¿Por qué le tapan los ojos a Javier Duarte?

¿Por qué le tapan los ojos a Javier Duarte?

0
Compartidos
Google+

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte ya fue extraditado a México para enfrentar cargos de lavado de dinero, delincuencia organizada, enriquecimiento ilícito y desvío de dinero público entre otros.

Los medios de comunicación cubrieron todo su traslado, pero hubo un detalle que llamó la atención: censuraron su rostro. Si ya sabemos la identidad de esta persona, ¿Por qué la censuran ahora?

Una pregunta muy común en nuestras redes sociales es el por qué “protegemos” a las personas detenidas, pero lejos de “defender” a alguien, se trata de una cuestión legal.

Al entrar en rigor el Nuevo Sistema Penal Acusatorio el 18 de junio del 2016 en toda la República Mexicana, se estableció defender el derecho de presunción de inocencia de todo individuo.

Esta determinación está especificada en el artículo 20 apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el cual se encuentra el principio jurídico denominado “Presunción de inocencia” que señala que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Al cubrirle la cara y no divulgar el nombre completo, se respeta este principio constitucional, esto se hace cuando hay medios de prensa que podrían divulgar la información personal del imputado y de no demostrarse su culpabilidad y ser absuelto, este podría demandar al Estado por verse afectado su buen nombre y honor, así como a los medios de comunicación que expusieron su imagen.

Además de que no se puede calificar de culpable hasta que exista una sentencia establecida, por lo que se tienen que referir al detenido como “presunto”, “imputado”, “supuesto” u otros calificativos similares.

Aunque se quiera divulgar los rostros para que la sociedad los identifique en caso de que hayan sido víctimas por si los quieren demandar, los medios nos vemos imposibilitados de hacerlo público.

Les dejamos el precepto jurídico bajo el cual se da sustento al “Principio de Inocencia”

 

El artículo 20, apartado B de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

 

  1. De los derechos de toda persona imputada:

 

  1. A que se presuma su inocencia mientras no se declare su responsabilidad mediante sentencia emitida por el juez de la causa;
  2. A declarar o a guardar silencio. Desde el momento de su detención se le harán saber los motivos de la misma y su derecho a guardar silencio, el cual no podrá ser utilizado en su perjuicio. Queda prohibida y será sancionada por la ley penal, toda incomunicación, intimidación o tortura. La confesión rendida sin la asistencia del defensor carecerá de todo valor probatorio;

III. A que se le informe, tanto en el momento de su detención como en su comparecencia ante el Ministerio Público o el juez, los hechos que se le imputan y los derechos que le asisten. Tratándose de delincuencia organizada, la autoridad judicial podrá autorizar que se mantenga en reserva el nombre y datos del acusador…

En el artículo 113 del Código Nacional de Procedimientos Penales se establecen los derechos del imputado, como ser considerado y tratado como inocente hasta que se demuestre su responsabilidad; a no ser expuesto a los medios de comunicación y a no ser presentado ante la comunidad como culpable (es decir, no podemos titular noticias afirmando que es asesino, ratero o victimario de cualquier delito si no aclaramos que es el presunto responsable).

 

Artículo 113 del Código Nacional de Procedimientos Penales

El imputado tendrá los siguientes derechos:

  1. A ser considerado y tratado como inocente hasta que se demuestre su responsabilidad;
  2. A comunicarse con un familiar y con su Defensor cuando sea detenido, debiendo brindarle el Ministerio Público todas las facilidades para lograrlo;

III.    A declarar o a guardar silencio, en el entendido que su silencio no podrá ser utilizado en su perjuicio;

  1. A estar asistido de su Defensor al momento de rendir su declaración, así como en cualquier otra actuación y a entrevistarse en privado previamente con él;
  2. A que se le informe, tanto en el momento de su detención como en su comparecencia ante el Ministerio Público o el Juez de control, los hechos que se le imputan y los derechos que le asisten, así como, en su caso, el motivo de la privación de su libertad y el servidor público que la ordenó, exhibiéndosele, según corresponda, la orden emitida en su contra;
  3. A no ser sometido en ningún momento del procedimiento a técnicas ni métodos que atenten contra su dignidad, induzcan o alteren su libre voluntad;

VII.  A solicitar ante la autoridad judicial la modificación de la medida cautelar que se le haya impuesto, en los casos en que se encuentre en prisión preventiva, en los supuestos señalados por este Código;

VIII.  A tener acceso él y su defensa a los registros de la investigación, así como a obtener copia gratuita de los mismos, en términos del artículo 217 de este Código;

  1. A que se le reciban los medios pertinentes de prueba que ofrezca, concediéndosele el tiempo necesario para tal efecto y auxiliándosele para obtener la comparecencia de las personas cuyo testimonio solicite y que no pueda presentar directamente, en términos de lo establecido por este Código;
  2. A ser juzgado en audiencia por un Tribunal de enjuiciamiento, antes de cuatro meses si se tratare de delitos cuya pena máxima no exceda de dos años de prisión, y antes de un año si la pena excediere de ese tiempo, salvo que solicite mayor plazo para su defensa;
  3. A tener una defensa adecuada por parte de un licenciado en derecho o abogado titulado, con cédula profesional, al cual elegirá libremente incluso desde el momento de su detención y, a falta de éste, por el Defensor público que le corresponda, así como a reunirse o entrevistarse con él en estricta confidencialidad;

XII.  A ser asistido gratuitamente por un traductor o intérprete en el caso de que no comprenda o hable el idioma español; cuando el imputado perteneciere a un pueblo o comunidad indígena, el Defensor deberá tener conocimiento de su lengua y cultura y, en caso de que no fuere posible, deberá actuar asistido de un intérprete de la cultura y lengua de que se trate;

XIII.  A ser presentado ante el Ministerio Público o ante el Juez de control, según el caso, inmediatamente después de ser detenido o aprehendido;

XIV. A no ser expuesto a los medios de comunicación;

  1. A no ser presentado ante la comunidad como culpable;

XVI. A solicitar desde el momento de su detención, asistencia social para los menores de edad o personas con discapacidad cuyo cuidado personal tenga a su cargo;

Asimismo, el artículo 311, fracción IV del Código Penal prohíbe a las instituciones de cualquiera de los tres niveles de gobierno violar el derecho de presunción de inocencia, por lo que tienen que salvaguardar la identidad de las personas que son detenidas como presuntos responsables de algún delito.

 

Fuente: RT, TH

Noticia anterior

Festival de Jazz del 28 al 30 de julio

Siguiente noticia

Muere en Cesat tras intentar ahorcarse