Inicio»Mundo»“Volveré por ti” le dijo a su padre antes de abandonarlo en una plaza

“Volveré por ti” le dijo a su padre antes de abandonarlo en una plaza

2
Compartidos
Google+

Sonora.- Don José Antonio Bracamontes Vázquez, de 54 años, vive en la plaza Luis Donaldo Colosio, lugar donde su hijo le dijo que vendría a buscarlo antes de irse a los Estados Unidos.

El señor deambula por las calles y pepena entre la basura buscando algo de comer, pero en la noche regresa a la banca donde su hijo lo dejó esperando, ya hace un año, según él.

Su hijo de 21 años, Ernesto Alonso, vendió su casa y lo llevo a la plaza prometiéndole que regresaría a buscarlo, pero el tiempo ha pasado y él continúa en esa banca, en espera del regreso de su hijo.

Don José dice que tiene más de un año en la espera de Ernesto Alonso, de quien no ha sabido nada, pero para quien tiene solo palabras de amor y justificaciones. “Ha de tener mucho jale, pobrecito” dice su padre.

Los vendedores del lugar conocen su historia y ven con lástima al señor de la banca, quien dicen, está deprimido y luce nostálgico.

En ocasiones los elementos de seguridad lo han levantado y se lo han llevado a los separos, hablan con él y le dicen que no puede estar en la plaza, incluso varias veces lo han llevado a albergues, pero él sale y regresa a la plaza para que su hijo lo encuentre.

El señor se siente solo, lo dice mientras las lágrimas salen, pero se encuentra optimista de que algún día regresará a su hogar.

Los comerciantes de la plaza lo tienen en cuenta, porque es una persona amigable, incluso realizaron una colecta para que no esté desamparado.

Incluso Javier García Olmos, propietario de un establecimiento le dio un espacio atrás del local, en el que cuenta con un colchón y bolsas con ropa que le donaron.

Cuando la policía llega al lugar, se apresura a llegar a su rincón para que no se lo lleven y desde ahí ve la banca en la que espera la llegada de su hijo.

“Creo que tiene más edad de la que dice y que el tiempo no ha pasado desde que llegó, no es un vago, está triste, los trabajadores tienen la consigna de darle comida todos los días, y a cambio recoge lo que la gente tira en la plaza, así la paga, no come gratis, es muy digno” dijo García Olmos.

Don José agradece a Dios que no se haya enfermado ni le haya pasado nada malo por vivir en la calle, toda la gente se porta bien con él, además de que ha resistido nevadas, ondas de calor y fuertes torrenciales.

“De aquí no me puedo ir, porque si mi hijo regresa no me encontrará” dice esperanzado.

 

Fuente: EU

Noticia anterior

No acaba la “Fridamanía” ahora hay disfraces de perros rescatistas

Siguiente noticia

Político ruso muere al realizar “salto mortal”