Inicio»Mundo»Cinco mil indígenas viven en la selva por miedo a ser asesinados

Cinco mil indígenas viven en la selva por miedo a ser asesinados

0
Compartidos
Google+

Chalchihuitán.- Una comunidad de Chiapas vive una crisis humanitaria en el que balaceras y quema de casas provocó que se desplazaran los habitantes, niños y adultos, al interior de la selva.

En las montañas del norte de Chiapas se encuentran 5 mil 23 personas, quienes se vieron obligados a abandonar sus casas y ahora tienen que sobrevivir al frío, hambre, a las balas del grupo armado y de los peligros de la selva.

Hace más de un mes los pobladores viven a la intemperie, cubiertos por lonas viejas y desgastadas, sin ropa ni manera de cubrirse de las frías noches.

[fbvideo link=”https://www.facebook.com/Revolucion3.0/videos/1555325717894599/” width=”500″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

Esta pesadilla es producto de la violencia que ha generado un conflicto territorial entre esta comunidad y la de Chenalhó. El 18 de octubre Samuel Luna Girón se encontraba trabajando, junto con otras dos personas, en las parcelas cercanas a la comunidad de C’analumtic, cuando llegaron hombres armados a asesinarlo con ocho balazos. Sus compañeros lograron huir para alertar a la población para que escaparan al monte.

Hermelinda, habitante del lugar, cuenta que en medio de disparos huyeron hacia las montañas solo con la ropa que llevan puesta, mientras el grupo armado quemaba y saqueaba las humildes viviendas.

En el lugar un chaman intenta curar la fiebre, tos y dolor de estomago a los niños con una mezcla a base de hiervas y agua, ya que no cuentan con servicio médico.

“Las mamás sufren porque sus hijos enfermos lloran de dolor y no hay medicinas para curarlos. Queremos paz y tranquilidad” dijo una de las refugiadas.

Algunas veces tratan de llegar a sus viviendas para hacer un poco de comida pero el fuego del fogón los delata y empiezan a dispararles por lo que tienen que volver a refugiarse en el monte.

Niños, jóvenes y adultos mayores duermen en el pasto en pequeños grupos, algunos se cubren con cobijas o rebozos en mal estado, mientras que algunas mujeres con bebés en brazos tratan de dormir sentadas recargadas en los árboles.

Al no tener alimentos lo poco que consiguen es repartido entre los niños como café, tortillas duras y frijoles, mientras que los adolescentes comen solo naranja y mandarina; los adultos tienen que aguantarse el hambre.

Los paramilitares, como ellos los llaman, cierran carreteras para impedir que comida o ayuda llegue a los pobladores. El grupo armado aterroriza y provoca a diversas comunidades, por lo que los pobladores no ven otra opción que tener que regresar a la selva, a pesar de las terribles condiciones a las que se enfrentan.

[fbvideo link=”https://www.facebook.com/Revolucion3.0/videos/1555334531227051/” width=”500″ height=”400″ onlyvideo=”1″]

Fuente: EU, NA

Noticia anterior

¿Por qué Campeche prohíbe la entrada a menores de 3 años?

Siguiente noticia

Detienen a mujer que cortó los genitales a un hombre en su casa