Inicio»Mundo»Niña de 11 años dormía cuando una bala pérdida cayó

Niña de 11 años dormía cuando una bala pérdida cayó

0
Compartidos
Google+

Hermosillo.- Estefanía García Ávila, de 11 años, dormía en la sala de su casa el 31 de diciembre cuando una bala pérdida atravesó el techo y terminó impactando en su lóbulo derecho. La bala se alojó cerca de su cerebro y provocó que perdiera la vista del ojo izquierdo.

El 31 de diciembre la niña, que forma parte de un equipo escolar de futbol y por sus buenas calificaciones es parte de la escolta, ayudó a su mamá a preparar tamales para la cena familiar y cerca de las diez de la noche dijo que estaba cansada.

Colocaron un colchón en la sala para ver televisión y se quedaron dormidas.

Entre sueños su madre, Alma, escuchó los ruidos del Año Nuevo: gritos, cohetes y disparos. Luego escuchó un fuerte ruido, como si hubieran lanzado una piedra al techo. Su hija la empezó a mover y a llamar insistentemente: “Mami, mami, despierta”.

Al abrir los ojos la mujer y encender la luz encontró una terrible escena: su hija sangraba por la nariz y boca.

“Yo desesperada la agarré, la senté en el sillón y empecé a hacer miles de cosas, salí corriendo a buscar ayuda, le pedía al cielo que pasara alguien y nadie pasaba, ella me decía mami no salgas te puede pasar algo, yo estoy bien, no te preocupes” dijo la madre.

Alma llamó al número de emergencias para solicitar una ambulancia. Al llegar los paramédicos de la Cruz Roja atendieron a la menor pero no encontraron la bala. La niña fue trasladada al Hospital General, donde le sacaron radiografías, encontrando el proyectil alojado en su cabeza.

“Me dijo el doctor que era grave, que no la podían operar ahí, en esos momentos nos trasladaron de Agua Prieta a Hermosillo en una ambulancia, fue un viaje largo de cuatro horas y media” relató la madre.

Llegaron al Hospital Infantil del Estado de Sonora el 1 de enero, sometieron a exámenes a la niña y la operaron el mismo día. El doctor considera un milagro que Estefanía no haya quedado en coma.

La menor ahora se encuentra sobresaltada, por lo que necesitará ayuda psicológica, ya que se altera incluso con el sonido del agua al salir de la llave. También dice escuchar voces pero no distingue lo que dicen, además la menor aún no sabe que perdió la visión de su ojo izquierdo.

La afectada madre hace un llamado a las personas que celebran Año Nuevo con disparos al aire para que ya no lo hagan, además de que buscará juntar firmas para prohibir esta actividad.

La tarde del lunes 8 la menor fue dada de alta del hospital, por la situación económica de su familia y porque contaban con Seguro Popular, se cubrió la totalidad de los gastos.

De acuerdo con reporte del C4 de Sonora, durante los últimos minutos del 31 de diciembre y el 1 de enero, 11 personas resultaron heridas por balas pérdidas, cuatro de los lesionados son menores, entre ellos, Estefanía.

 

Fuente: EU

Noticia anterior

Campeche cuenta con la policía más confiable del país

Siguiente noticia

Temerario motociclista muere en trágico accidente