Inicio»Mundo»Salva a más de dos millones de bebés donando sangre

Salva a más de dos millones de bebés donando sangre

0
Compartidos
Google+

Australia.- James Harrison ha dedicado 60 años de su vida a donar sangre luego de que él necesitó de donaciones para una cirugía cuando tenía 14 años. Los médicos descubrieron que su sangre era “milagrosa” y podía salvar la vida de bebés con una enfermedad mortal.

A sus 14 años necesitó de una cirugía y de una gran cantidad de sangre donada para sobrevivir. Al recuperarse y hacerse adulto, Harrison decidió que tenía que pagar la ayuda que le brindaron.

Por más de 60 años reprimió su fuerte desagrado por las agujas y donó sangre cada dos semanas en distintos lugares de Australia.

Los médicos hicieron un asombroso descubrimiento: la sangre del señor Harrison contenía un  raro anticuerpo necesario para hacer una medicación pionera, que los funcionario del Servicio de Sangre de la Cruz Roja Australiana, dijeron que había ayudado a salvar a más de dos millones de bebés de una enfermedad potencialmente mortal.

Señalaron que más de tres millones de dosis de Anti-D, como se llama el medicamento que contiene la sangre del Sr. Harrison, se han emitido a madres desde 1967.

El viernes pasado el señor Harrison ocupó su asiento en el Town Hall Blood Donor Center en Sydney para lo que sería su última donación.

Los funcionarios médicos de la Cruz Roja decidieron que a sus 81 años, su valioso donante debería dejar de donar para proteger su propia salud.

“El hombre del brazo dorado”, como es conocido, realizó 1173 donaciones por 60 años. “Fue triste porque sentí que podía continuar” dijo.

La Cruz Roja estima que alrededor del 17 por ciento de las mujeres australianas que quedan embarazadas necesitan inyecciones Anti-D para mantener a sus bebés sanos, y las inyecciones solo pueden hacerse con plasma donado, que en Australia proviene de lo que los funcionarios describen como “un pequeño grupo” de aproximadamente 160 donantes que tienen el anticuerpo especial en su sangre.

Sin las inyecciones, los bebés con ciertos tipos de sangre que son diferentes a los de sus madres pueden desarrollar la enfermedad hemolítica del feto y del recién nacido, una afección potencialmente mortal. Las autoridades estimaron que a partir del mes pasado, la sangre del Señor Harrison había ayudado a más de 2.4 millones de bebés.

 

Fuente: DBT

 

Noticia anterior

Por viejas rencillas casi pierde la oreja derecha

Siguiente noticia

Donald Trump llama “animales” a inmigrantes