Inicio»Mundo»Miles marchan para pedir que pare la violencia contra los estudiantes

Miles marchan para pedir que pare la violencia contra los estudiantes

3
Compartidos
Google+

Miles de alumnos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)marcharon hacia la torre de Rectoría de Ciudad Universitaria para exigir que pare la violencia contra los estudiantes, esto después de que el lunes pasado jóvenes del CCH Azcapotzalco fueran atacados por porros en el mismo lugar.

Los jóvenes llenaron los jardines y explanada del campus con consignas como “¡Fuera porros de la UNAM!” y pedían el cese del director de los Colegios de Ciencias y Humanidades, Benjamín Barajas, así como del coordinador de Vigilancia UNAM, Teófilo Licona.

Además pidieron que la organización estudiantil sobrepase el conflicto del CCH Azcapotzalco y se una en una Asamblea Interuniversitaria donde se analice un paro general para mejorar las condiciones de los estudiantes universitarios.

Los estudiantes del CCH Azcapotzalco protestaban por la falta de maestros y la presencia de porros en ese plantel.

El lunes 3 de septiembre los estudiantes fueron a la Rectoría de la Ciudad Universitaria para denunciar la situación. Cuando los alumnos se encontraban en el mitin, un grupo de porros les lanzó piedras, los atacó con palos y artefactos explosivos en la explanada. Por ese ataque dos jóvenes se encuentran graves, uno de ellos es Joel Sebastián Meza, quien fue intervenido quirúrgicamente para salvarle el riñón.

 

Pero, ¿Quiénes son los porros?

El origen de estos grupos y el calificativo de “porros” se remonta a finales de los años 50, donde convergieron la tradición de violencia y pandillerismo universitario de los grupos conservadores tradicionales, con las formas corporativas y autoritarias del Estado Mexicano, de acuerdo con el investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM.

“Las conexiones estrechas entre estos grupos de pandilleros, al servicio de las autoridades universitarias y el gobierno, con los equipos de futbol americano y sus animadoras, dieron lugar al calificativo de “porros” con el que se les conoce hasta nuestros días” señaló el investigador.

“El porrismo de la capital adquirió rasgos más violentos; se hizo más presente en muchas escuelas y facultades no solo a través de provocaciones, delación y control, sino también en actos puramente delictivos como robos y atracos, hostigamiento sexual y golpizas frecuentes. Siguió siendo cobijado y utilizado con fines políticos por autoridades de distintos tipos, mantuvo su asociación a las actividades deportivas de los planteles y se expresó frecuentemente en las competencias al interior de las escuelas y entre las grandes instituciones” agregó.

 

 

Fuente: EU

Noticia anterior

Video. Fue a nadar y terminó con mantarraya en sus partes íntimas

Siguiente noticia

Portada