Inicio»Mundo»¿El separatismo catalán es una amenaza para la bolsa de España?

¿El separatismo catalán es una amenaza para la bolsa de España?

0
Compartidos
Google+

Si de crisis políticas se quiere hablar, la aún comunidad autónoma de Cataluña es el mejor ejemplo. El anhelo por la independencia catalana es un hecho que ha acompañado a España históricamente. Sin embargo, desde el 2012 el movimiento separatista ha recobrado fuerza en el Estado español y la presión mediática ha traído consigo diferentes consecuencias.

 

Para comprender mejor este contexto político y económico debemos conocer a qué se hace referencia con separatismo. El separatismo es una ideología que promueve la desunión de una o varias partes de una entidad. Se trata de un movimiento social de carácter político que aspira a la autonomía de una institución política que regula su destino. En el caso de Cataluña el movimiento independentista es motivado por razones políticas, económicas pero sobre todo, históricas.

 

El último punto de quiebre se dio el 1 de octubre del 2017 durante el referéndum -ilegal- convocado por el entonces presidente de la Generalidad de Cataluña, Carles Puigdemont. Este hecho brindó una falsa esperanza de independencia a la comunidad autónoma, ya que finalmente el gobierno español deslegitimizó la medida. Asimismo, el caos y la violencia que se generó a raíz de este evento colocó la situación política y económica del país en un profundo estado de inestabilidad.

 

Claramente, ante la incertidumbre política y legal los analistas afirman que ante un proceso de independización el mercado y sus índices de comercio probablemente presenten una reacción negativa. Es posible la continuación la venta masiva de activos en los mercados españoles, pero existirá una revaluación del precio de bonos y de algunas cotizaciones.

 

Según un estudio publicado por el Think Tank Civismo y Sociedad Civil Catalana, el coste del auge separatista le habría costado al Estado español solo en el 2017 un aproximado de 828 millones de euros. Si se tiene en cuenta las pérdidas desde el 2004, la cifra asciende a un total de 18.535 millones de euros.

 

Durante el post referéndum los valores más expuestos fueron los bancos con sede en la región, como CaixaBank o Sabadell. Los analistas de Société Générale en Londres, elaboraron una lista con otras entidades que también se verían afectadas frente a un tipo de crisis similar. Entre ellos figuran firmas como Aena, Iberdrola, Endesa, Gas Natural, Abertis, Dia, Atresmedia, Mediaset España, Inditex, Indra, Repsol, Enagás, Red Eléctrica; y otros bancos como BBVA y Bankinter. Esta crisis de Cataluña llevó a la Bolsa española a su mayor caída desde el Brexit.

 

Actualmente, al parecer la situación se ha estabilizado en comparación al 2017. No obstante, el sentimiento independentista sigue representando una posible riesgo para la estabilidad económica y política del país.

 

Con el ingreso de Pedro Sánchez al Gobierno español, se ha tomado una posición más flexible frente a esta situación Sin embargo, esto no parece ser suficiente. A principios del año los separatistas catalanes del Parlamento español votaron en contra de la propuesta de presupuesto nacional 2019. Esto a pesar del importante aumento del gasto público que se acordó en este presupuesto y la autorización de charlas acerca de enmendar la constitución española.

 

Esta actitud se ha interpretado como una estrategia de victimización de Cataluña frente al Estado español. Un contexto que podría significar el ingreso de un Gobierno mucho más intolerante al movimiento independentista. Esta grave situación generaría una inestabilidad política y social que empujará a los inversores internacionales a deshacer posiciones tanto en renta fija como en bolsa. Un duro golpe al mercado español.

 

 

 

 

 

 

Noticia anterior

Reactivan lucha por el matrimonio igualitario

Siguiente noticia

Portada