Inicio»Municipios»Vida en riesgo por motorrepartidores

Vida en riesgo por motorrepartidores

0
Compartidos
Google+

En las últimas fechas automovilistas han estado en riesgo, debido a que apenas pueden esquivar a motorrepartidores de pollo, tortilla, pizza, entre otros productos, quienes manejan sin casco protector y a exceso de velocidad.

Juan Manuel Rosado Espadas, Carlos Fuentes Hernández, María Elena Sosa Sánchez y Evangelina Rodríguez Dzul, vecinos de la ciudad, dijeron que la mayoría de motociclistas no porta casco protector, ocupa las vías en sentido contrario, no respeta el alto, circula a exceso de velocidad y sin la debida precaución.

Algunos motociclistas salen por los costados, por eso no son vistos y por ende, los percances son constantes.

“Los motorrepartidores no sólo circulan sin la debida precaución en las calles de la ciudad, sino en las carreteras federales, estatales y en el interior de la zona rural, arriesgándose a sufrir un percance que, por las condiciones en que viajan, puede ser de consecuencias mayores”, expuso Rosado Espadas.

No es un secreto que en ocasiones los propietarios de estos negocios además de contratar a menores de edad, presionan a los repartidores para que entreguen los pedidos a la mayor brevedad posible, señaló Fuentes Hernández.

De su lado, Sosa Sánchez expresó que los repartidores también ponen en riesgo la integridad de otras personas, al viajar muy rápido; incluso, rebasan por el carril contrario, por lo que en un descuido podrían ser atropellados.

 

TRABAJAN BAJO PRESIÓN

En tanto Rodríguez Dzul comentó que con tal de entregar el pedido a tiempo, no les importa a los motociclistas circular a exceso de velocidad; cuando menos sus patrones deben obligarlos a usar el casco, ya que una caída les puede costar la vida.

Los declarantes agregaron que ante esta situación sería conveniente que la Dirección de Seguridad Pública y Protección a la Comunidad detenga e infraccione.

Mencionaron que muchas veces los motorrepartidores se disputan a los clientes, incluso se agreden verbal y físicamente, y las consecuencias en algunos casos han sido lamentables.

Noticia anterior

Ganadería de doble propósito salvaría de crisis a productores

Siguiente noticia

Amplían servicio público