Inicio»Municipios»Miles festejan Día de las Madres

Miles festejan Día de las Madres

0
Compartidos
Google+

Pobre festejo fue el que se pudo percibir en muchos hogares en el Día de las Madres. La mayoría de paliceños sólo obsequió afecto a las reinas del hogar. La crisis económica fue la causa de la baja celebración, así lo dieron a conocer Manuel Hernández Méndez, Juan Carlos López Canul y María Elena Sánchez Montejo.

Por la crisis económica, no hubo oportunidad para el dispendio o el festejo ostentoso.

Quienes no se han visto afectados por el desempleo, padecen bajos salarios, o han sido golpeados en sus negocios por la baja demanda.

Incluso los establecimientos comerciales que tradicionalmente “hacían su agosto” encareciendo productos y servicios en estas fechas, como restaurantes, tiendas de ropa, zapaterías, joyerías y perfumerías, esperaban un 70 por ciento más ventas que el año pasado, pese a que han puesto en marcha estrategias de mercadotecnia que incluye descuentos y pagos a crédito.

Dijeron  los informantes que el comercio organizado tenía alguna esperanza de una leve recuperación de actividades, sobre todo en tiendas de calzado, telefonía celular, artículos para el hogar y salones de belleza.

Aunque la percepción no es la misma entre los restauranteros, donde normalmente repuntaban 50 por ciento las ventas, en lugar de crecer disminuyeron las ganancias.

Agregaron que fue previsible el raquítico presupuesto familiar. Hijos y esposos dejaron a un lado las comidas o cenas en restaurantes, así como los mariachis, para conformarse con obsequiar a sus progenitoras y compañeras chocolates, dulces o flores, y otros muchos quienes sólo pudieron dar un abrazo y beso como regalo.

Por otro lado, el panteón se vio abarrotado para recordar a las madrecitas ya fallecidas, que por razones del destino se nos adelantaron para irse ante el Creador. Familiares prendieron veladoras, llevaron flores y rezaron un rosario.

Mientras tanto el sacerdote de la parroquia de San Joaquín, Lázaro Hernández Quej, ofició misa en el panteón por las madres ya fallecidas, para que Dios dé eterno descanso a sus almas.

Noticia anterior

Tristeza y agradecimiento en tumbas

Siguiente noticia

Basta campechanos