Inicio»Municipios»Erogan 10 mp para saborear pibipollos

Erogan 10 mp para saborear pibipollos

0
Compartidos
Google+

En cumplimiento con la tradición del Día de Muertos, seis familias de la cabecera municipal se congregaron ayer para hacer pibipollos, entre ellas la Sandoval Cardeña y Centurión.

Con 10 mil pesos prepararon 34 pibipollos de regular tamaño. Con esos recursos compraron masa, carne de cerdo, gallina, manteca, xpelón y especias.

Como cada año, estas familias se reúnen el 1 y 2 de noviembre. Temprano fueron al camposanto a visitar a sus seres queridos.

“Todos nos reunimos en una sola casa, en la de la familia de Samuel Cardeña, a fin de guisar el sabroso pibipollo, porque al rato vamos a rezar”, mencionaron.

Las mujeres prepararon la masa, limpiaron las hojas y realizaron el guiso.

Desde el inicio de la elaboración de tan suculento guiso ya se ve que el pibi va a estar muy bueno, porque de la cocina salen aromáticos sabores, y luego de limpiar las hojas ya algunas mujeres comienzan a decir el punto de la masa.

ES UN ARTE

A la masa se le agrega frijol xpelón, cuando ya está lista, una de las mujeres le da el visto bueno, luego se ponen a darle forma a un pibipollo; hacer uno es un verdadero arte, porque se tiene cuidado para que no se rompa a la hora de ponerle el guiso. De esta manera los elaboran y otras comienzan a envolverlos en hojas de plátano y los amarran con bejucos de  majagua.

Mientras tanto, los hombres —uno de ellos Francisco Sandoval Cardeña— prepara el hueco en la tierra, ese es un espacio especial que se tiene cada año para enterrar los pibipollos, así que él se encarga de abrirlo, una vez que ya está listo consigue olotes de maíz, para avivar el fuego, antes hace un tejido de leña pero de madera tinto, enseguida mete las piedras.

Una vez que las piedras toman un color rojo vivo y que ya el fuego hizo que la leña que estaba alta bajara, lo checan.

Cuando el horno está listo, en cadena las mujeres comienzan a pasar uno a uno los pibipollos que van a enterrar, los acomodan sobre las piedras —ya las brazas están apartadas—, y luego les ponen hojas de guano, una lata y tierra encima.

Los suculentos pibipollos están listos en cuatro horas. Luego todos degustan por la tradición.

Noticia anterior

Confía el Cobach en buenos resultados

Siguiente noticia

Invierten más de 300 mp en mantenimiento del ITC