Inicio»Municipios»Inició festejo en 1957; luego ajustaron la fecha: López

Inició festejo en 1957; luego ajustaron la fecha: López

0
Compartidos
Google+

Aunque la feria en honor a la Virgen de la Candelaria se celebra del 16 de enero al 6 de febrero, en sus inicios la festividad era del 2 —Día de la Candelaria— al 10, reveló el cronista de la ciudad Álvaro López Zapata.

La primera feria organizada en honor a la Virgen de la Candelaria de la que se tiene memoria, agregó, fue en 1957, siendo presbítero Humberto Jesús Mugarte Chan y comisario municipal Efraín Inurreta Mucel.

La fiesta se desarrolló con gran entusiasmo gracias a la pasión que imprimía a sus actos el padre Mugarte, manejando a los gremios católicos con destacado celo profesional. En esa ocasión contrataron juegos mecánicos de la empresa Ordóñez. Mugarte estuvo tres mil 867 días, del 25 de marzo de 1956 al 26 de octubre de 1966. Apoyaron su obra las damas católicas.

 

EL ORIGEN

La veneración a la Candelaria inició por la incursión de inmigrantes de las Islas Canarias, de apellido Solana, que fundaron una hacienda en el bajo río, a la que llamaron Pakaytún.

Por ser la Virgen la patrona de ese archipiélago español, nos legaron sus creencias. Luego el afluente cambió de nombre por Candelaria, aunque no se sabe exactamente en qué fecha. A una parte del río se conocía como Pakaytun y otra como Candelaria.

En 1879 a esta población se le llamó San Andresito, de 1939 a 1945 San Enrique y de ahí en adelante Candelaria, debido a que los nativos levantaron acta solicitando tierras para formar el ejido.

En 1951 Anselmo López Meléndez donó la primera imagen de la Virgen, de madera con manos de yeso. Fue traída de España y costó 15 mil pesos. El primer presbítero fue Manuel Vadillo Novelo, quien combinaba su labor con el pilotaje.

Según Carlos Fulvio de León Chávez, secretario general de la Asociación Civil “Candelaria en Marcha” e historiador de este municipio, la iglesia luce majestuosa y en excelentes condiciones, lo que causa la admiración de visitantes de otras partes de la entidad y del país.

Antes la feria se instalaba en el primer cuadro de la ciudad, pues no existía la avenida Primero de Julio, en la que hoy instalan puestos y juegos mecánicos. Las actividades ganaderas son en el lienzo charro y las peregrinaciones siguen de manera normal y la encabezan ganaderos, taxistas, asociaciones, comerciantes, gremios de comunidades rurales e incluso la Comuna participa.

 

EL PASEO SOLEMNE

La segunda feria “nació” del 2 al 10 de febrero de 1958 —en el parque principal, igual que la primera—, en la cual una intensa onda fría hizo fracasar las actividades. Fue escasa la afluencia de visitantes diurnos y los festejos nocturnos fueron cancelados por el clima.

López Zapata informó que en la tercera feria en 1959 se instauró el paseo solemne de la imagen de la Virgen en hombros, de la Iglesia a la orilla del río, por la calle principal. De ahí la procesión continuó en el barco “Don Beto”, hasta la altura de Coahuila, acompañada de toda la flotilla de barcos de la época, con extraordinario regocijo.

Noticia anterior

Mototaxis, vehículos mortales

Siguiente noticia

Tercer aniversario de Renata