Inicio»Municipios»Cientos viven la crucifixión

Cientos viven la crucifixión

0
Compartidos
Google+

CALKINÍ.—  Cientos de calkinienses, al igual que en el Camino Real, participaron del Viacrucis viviente, la crucifixión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, en emotivos actos celebrados ayer, en la que se recordó la traición de uno de sus discípulos, Judas Iscariote, que lo entregó a los judíos.

En la cabecera municipal la participación de la comunidad católica fue notoria desde la salida del Viacrucis del barrio de San Martín con dirección a la parroquia Central, y el segundo que empezó en el Fraccionamiento “Fervor Patrio” hacia la capellanía de Fátima.

Así como en las diferentes capillas hasta llegar a la parroquia central.

Al mediodía inició la celebración del sermón de las Siete Palabras, en la que se pudo notar abarrotada la parroquia central.

 

EN DZITBALCHÉ, los grupos católicos representaron el Viacrucis viviente que por tercera ocasión se escenifica.

El turismo nacional y extranjero llegó a ésta ciudad para ser partícipes, atrajo la atención de diferentes medios de comunicación de la Península que se dieron cita para cubrir la representación.

 

EN BÉCAL, en recorrido de seis kilómetros por calles alrededor de la parroquia de la Virgen de la Natividad, se llevó a cabo la escenificación de la pasión y muerte de Jesús, encarnado por Wilberth Alberto Huchín May, de 33 años de oficio carpintero, que recorrió el camino descalzo, cargando una cruz de madera de cedro de 90 kilogramos de peso.

Fue acompañado por Lily Uc Herrera, encarnando a la madre de Jesús, María, donde en un peregrinar de cientos de católicos, también estuvo el párroco, Orlando Panchana Tonalá.

La salida de la comitiva fue a las 9 de la mañana de ayer, recorrieron el camino entre cánticos sacros, mientras que Jesús soportaba el calor de 37 grados centígrados a las 11 de la mañana, además de los latigazos de los soldados.

Mientras María no cesaba de llorar por los golpes que recibía su hijo, hasta llegar a la parroquia a las 11:45 de la mañana para su crucifixión.

 

EN NUNKINÍ, en esta comunidad la representación se vivió de lleno donde incluso se implementó el uso de caballos en los soldados romanos. El evento finalizó a mediodía tras ser bajado el cuerpo de Cristo de la cruz.

 

EN ISLA ARENA, luego de más de una década de no realizarse el Viacrucis viviente, los católicos retomaron la celebración donde pasadas las 10 de la mañana, inició el recorrido del calvario y más tarde la crucifixión.

 

PIDEN POR LA PAZ

HECELCHAKÁN.— Inició el Viacrucis en la colonia Tacubaya, los fieles dedicaron el sacrificio para pedir por la paz y la unidad de las familias durante las estaciones y fueron más de dos horas que duró la caminata. Fue encabezado por el párroco Gilberto Miranda Lemus

Decenas de fieles se dieron cita desde temprano en el lugar mencionado, ahí cargaron las tres cruces, el primero por niños, segundo por jóvenes y el tercero por personas mayores, símbolo de la Iglesia para recordar el sacrificio de Jesucristo para salvarlos del pecado.

En el trayecto se observaron a padres, madres e hijos caminando detrás de cada cruz, que eran llevadas en los hombros de quienes decidieron cumplir esta penitencia.

Durante el recorrido se pidió por los que sufren violencia, a los que son torturados y aquellos que imparten justicia y que no se dejen extorsionar.

 

EN POC BOC, se vivió el fervor religioso en la procesión, donde anualmente participan decenas de jóvenes de la parroquia de los Tres Santos Reyes.

José Heriberto Pech Chin personificó a Jesús por primera ocasión, Ricardo Pavón Caamal a Dimas y a Gestas, Saúl Ulises Canul Sima, María fue Monserrat Moo.

Cabe mencionar que los jóvenes se prepararon y participaron en retiro para estar listos espiritualmente y físicamente para el recorrido.

“Dios que me dio la fuerza aunque por ratos me sentía cansado”, comentó Pech Chi, por su parte Monserrat, expresó que su intención es que la gente sienta a María, trate de imitarla con ese sacrificio de entregar a su hijo.

Pavón Caamal dijo que nada es fácil y le pidió a Dios darle más fuerza para aguantar el trayecto.

Para Canul Simá, representar a Gestas lo hizo con humildad, ya que considera que es un papel duro.

 

EN POMUCH, en esta villa también se representó el amor de Cristo por la humanidad al aceptar su muerte en la cruz al lado de dos ladrones.

En el campo de fútbol  “Los Indios”, se montó en un cerro semejando el Gólgota, la crucifixión de Jesús.

Las actividades fueron encabezadas por el presbítero Saúl Zavala Priego y ejecutadas por decenas de actores que caracterizaron a soldados romanos, mujeres del pueblo, sacerdotes y hombres judíos.

Los personajes fueron: Francisco Pérez Aguileta, en el papel de Jesús, Carlos Reyes y Jesús Tuz, los ladrones, Karla García, la Virgen María, entre otros muchos soldados que estuvieron presentes y la gente del pueblo.

 

CANTOS Y ALABANZAS

EN TENABO.— Decenas de católicos participaron en la pasión de Cristo, con una procesión en la que con cánticos y alabanzas, pasearon a la sagrada imagen del Nazareno, el cual dio inicio a las 11:30 de la mañana, y partió de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, donde fue el punto de concentración de decenas de feligreses.

Durante el recorrido decenas de católicos acompañaron a la imagen del Nazareno en su difícil camino, con cantos y alabanzas.

De esta manera los feligreses acompañaron a nuestro Señor, en las estaciones que se realizaron durante el recorrido, donde se señaló fue obligado a cargar la cruz y caer una y otra vez con ella.

Más tarde sería crucificado solo por profesar su fe y para borrar el pecado de la humanidad.

 

EN TINÚN, con la participación de gran número de habitantes de esta Junta Municipal, se llevó a cabo la representación de la pasión y muerte de Jesús, hasta llevarlo al monte de los Olivos donde fue crucificado.

El joven Russel Cen Poot escenificó a Jesús, Adriana Chávez Vázquez, a la Virgen María y Marlos Canul Balán, a Judas Iscariote, que con responsabilidad y humildad cumplieron con cada una de las palabras hasta la crucifixión.

 

NO ES VIVIENTE

HOPELCHÉN.— En esta ciudad se recordó el Viernes Santo con el tradicional Viacrucis que por tercer año consecutivo no fue viviente, solo se cargó la imagen de Jesús Nazareno, y en el recorrido participaron alrededor de 350 católicos en su mayoría adultos.

El Viacrucis que fue encabezado por el sacerdote de la Iglesia de San Antonio de Padua, partió frente a la Escuela Secundaria General “Dr. Luis Álvarez Buela”, recorrió parte de la calle 20, dobló hacia el campo de softbol y siguió por toda la calle 18 hasta llegar a la calle 23 del centro de la ciudad y de ahí al tempo católico en donde había más gente.

Por la tarde se realizaron el Rosario del Pésame y la Marcha del Silencio con la imagen de la Virgen de la Dolorosa.

En Bolonchén de Rejón, Dzibalchén, Iturbide y Ukum, también se realizó el Viacrucis en forma viviente.

Noticia anterior

Incrementa concurrencia a los balnearios públicos y privados

Siguiente noticia

Reforma educativa tiene muchas cosas positivas