Inicio»Municipios»Mejoran las ventas de los silbatos de barros

Mejoran las ventas de los silbatos de barros

1
Compartidos
Google+

HECELCHAKÁN.- Ante la cercanía de los festejos a los Fieles Difuntos, este fin de semana aumentó la venta de silbatos de barro en las comunidades de Pomuch y Hecelchakán, para adornar los altares del día 31 de octubre en honor a niños y el primero de noviembre para los grandes.

Los vendedores de silbatos, incensarios y portavelas, son oriundos de Tepakán, Calkiní, y esta fecha le representa temporada alta.

Los jóvenes comerciantes comentaron que es una tradición comprar dos o más silbatos para colocarlos en la mesa junto con la comida para los niños difuntos, que vienen a pasar un rato con sus familiares vivos.

“Antiguamente muchos niños morían a los pocos días de haber nacido o en los primeros años de vida, porque se carecía de doctor, por eso los altares son adornados con velas de colores que colocan en candelabros de barro, además de comida, frutas, dulces de coco, zapote, arroz y los silbatos para que los difuntitos disfruten su estancia en la tierra”, señaló Enrique Beh Uc.

Indicaron que esta añeja tradición incluye rezos por su descanso eterno y para que sepan que se les quiere mucho y se les recuerda, aunque tenga muchos años que fallecieron.

Luego del rezo, los pitos se los regalan a sus hijos o  nietos más pequeños para que los jueguen, ya que los “pixanitos” los tuvieron primero y llevan con ellos su esencia.

 

EN TENABO

Tras acercarse la fecha del Día de Muertos, comerciantes de Tepakán venden en las calles los tradicionales silbatos o pitos de barro, para los altares del Hanal Pixán.

El comerciante don Fidelio Can Ke, originario de Tepakán, mencionó que tras acercarse la fecha han empezado a sacar sus productos. “La venta apenas empieza, pero con el paso de los días y semanas, mientras se acerque la fecha de los Fieles Difuntos, está seguro que mejorarán.

Expresó que visitan los municipios de Maxcanú, en Yucatán, Calakmul, Hopelchén y Tenabo, en donde cada año acude ya que tienen buenas ventas.

Aseguró que un pito cuesta 10 pesos, el incensario entre 20 pesos, las muñecas de barro las ofrecen en 15 y los candeleros entre 25 y 40, dependiendo del tamaño y la decoración.

Noticia anterior

Cierra el paso a motociclista

Siguiente noticia

Celebran 55 años de fundación de la “Cabalán Macari”