Inicio»Municipios»Marchan ganaderos contra la inseguridad

Marchan ganaderos contra la inseguridad

0
Compartidos
Google+

ESCÁRCEGA.- Preocupados por la inseguridad, secuestros, asaltos y asesinatos, ganaderos del municipio, de Candelaria y El Carmen protestaron ayer en esta ciudad en una marcha y exigieron la renuncia del fiscal general del Estado, Juan Manuel Herrera Campos, a quien consideraron de incapaz por no resolver los problemas que enfrentan.

Convocados por la Unión Ganadera Regional (UGR), la marcha inició en la sede de la agrupación, continuó por la avenida Héctor Pérez Martínez hasta llegar al parque principal donde la manifestación estuvo a punto de salirse de control.

Horacio Ramírez Moreno no perdió oportunidad en este lugar para irse contra las autoridades municipales, le siguieron otros como Gilberto Briceño Chan, y algunos ciudadanos, cuyo principal interés fue denostar contra el alcalde Atilano Mosqueda Aguayo.

 

CONSIGNAS

El grupo de manifestantes aprovechó la ocasión para gritar consignas contra las autoridades municipales, incluso, llegaron al extremo de aporrear las puertas de las oficinas del alcalde, sin pasar a más.

Al tomar un tinto político el caso, Omar Arjona Ceballos, presidente de la UGR, no tuvo otra opción que reprender a quienes quisieron darle otro matiz a la manifestación o en su defecto buscaban desactivarla.

Aunque se dividieron, y unos dejaron la marcha, el contingente continuó por la avenida Justo Sierra Méndez, hasta concluir en la sede de la Asociación Ganadera Local.

Con pancartas en mano, los manifestantes, entre ellos, Sergio Ramírez Moreno, presidente de la Ganadera local; Víctor Manuel López Luna, exdirigente de la agrupación, así como productores de Candelaria y El Carmen, exigieron la renuncia del fiscal porque no ha podido parar la inseguridad.

Es más, ni la Gendarmería Nacional ha hecho nada por detener los secuestros y extorsiones. “Si no hay resultados que se vayan”, gritaban una y otra vez los manifestantes, quienes pidieron mayor atención, pues de lo contrario, el problema se saldrá de control en detrimento de los ciudadanos.

Preocupa la situación, están temerosos de qué pueda ocurrir. Ya son cinco los secuestros en el municipio, sin que exista un solo detenido, y el asesinato de Alfredo Salgado Pérez es la gota que derramó el vaso; ayer por la mañana fue sepultado en el nuevo cementerio de la colonia La Jeringa.

Noticia anterior

Aprovechan censo y revenden lotes en la 20 de Noviembre

Siguiente noticia

Revés a Gutiérrez