Inicio»Municipios»Dos mundos en un mismo espacio

Dos mundos en un mismo espacio

0
Compartidos
Google+

CHAMPOTÓN.- Viviendas, algunas de ellas intento de casas, semiocultas, entre cerros, arriba o abajo, rodeadas de exuberante vegetación, frondosos aguacates, mangos, nances, cocoteros, matas de calabaza, yuca, maíz y mucho más, pavos y gallinas, y, por supuesto, los siempre eternos perros, forman parte de un paisaje que de manera invariable nos hace pensar en una zona rural de cualquier municipio.

Pero, la realidad es distinta, es Villaflores,  lugar de ocho o nueve hectáreas donde aún con la ausencia de energía eléctrica sentaron sus reales aquellos conocidos como “invasores”.

Viviendas, algunas de ellas a medio construir con materiales pétreos, otras de láminas y tablas albergan a escasos moradores, la mayoría permanecen abandonadas, “muchos dueños de estas casas tienen propiedades en Champotón, por eso es que nadie las habita, vinieron, invadieron y la verdad no las habitan”, nos asegura la señora Cristina González, una de las cuatro personas que pudimos encontrarnos en la zona.

Con machete en mano, doña Cristina corta acá y corta allá, ramas de frondosos árboles. Sus aves de corral van de un lugar a otro, un gusano en el pico es motivo de “pelea” entre dos gallinas.

“No hay luz, y el agua potable nos llega del Mirador (colonia aledaña a Villaflores), ¿escuela?, sólo esa pequeña construcción del Conafe, pero ya ni siquiera he visto que den clases, supongo que porque acá no hay muchos niños”, asienta sin dejar de lanzar machetazos a ramas que cruzan y están a su alcance.

 

EL ORIGEN

Son nueve hectáreas del fundo legal, superficie que desde 2006 fue sujeta a la presencia de grupos de ciudadanos que bajo el argumento de carecer de un espacio en donde edificar sus viviendas se “apoderaron” del lugar.

Las hectáreas se repartieron en 207 lotes, a pesar de que la zona no debe ser para edificar viviendas, pues existen dos dictámenes: Preservación Ecológica y Zona de Riesgo, con todo y estos impedimentos se otorgaron en el año 2009 constancias de asignación.

Los dictámenes anteriores no permiten al Ayuntamiento regularizar los lotes.

Para nosotros (Ayuntamiento) sin duda nos beneficiaría que esta zona fuese objeto de cambio de uso de suelo, aumentaría nuestro padrón catastral y por ende los ingresos por concepto de impuestos prediales, destacó Rigoberto Tovar Ceja, titular de Catastro y tenencia de la tierra del Ayuntamiento.

Corresponderá a instancias como el Instituto Nacional de Suelos Sustentables, Sedatu, Protección Civil, Semarnat y por supuesto, Catastro, dictaminar finalmente lo procedente al caso de Villaflores.

Noticia anterior

Aseguran a ebria al chocar Stratus con Corsa aparcado

Siguiente noticia

Repunta pasaje aéreo