Inicio»Municipios»Los tikinmulenses demandan 3 mdp de indemnización

Los tikinmulenses demandan 3 mdp de indemnización

1
Compartidos
Google+

Ejidatarios de Tikinmul mantienen retenidos camiones de volteo, trituradoras y maquinaria de la empresa Constructores Unidos de Campeche (Cucsa), y exigen tres millones de pesos como indemnización por la explotación sin autorización de material en un predio de uso común, donde destruyeron cuyos mayas, por el que demandaron al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) sanción al responsable.

Desde el pasado martes, los campesinos encabezados por el comisario Julio Baldomero Tamay, aseguraron el predio denominado “La Alegría”, del que habían cedido cuatro hectáreas a Landy del Carmen Pantí Souza y a su esposo Amador Canché Cahuich, para actividades agropecuarias. Sin embargo hizo negocios para sacar provecho sin pedir autorización a los más de 254 ejidatarios.

Los labriegos descubrieron que la empresa Cucsa había introducido maquinaria para sacar material para una obra que ejecuta en el crucero de Nilchí y bloquearon el acceso. En recorrido observaron que de los tres cuyos mayas sólo quedaba uno. Lo destruyeron para sacar piedras y triturarlas en grava.

Eran tres cuyos. Nosotros conocemos el terreno porque aquí crecimos. Ahora sólo hay uno. Las piedras que eran parte de vestigios mayas fueron usadas para grava y material en la nivelación, indicó el comisario.

Dos maquinas trituradoras portátiles, cuatro camiones tipo volteo, dos máquinas trituradoras, una retroexcavadora y una mano de chango se encuentran aseguradas en el predio, donde las 24 horas el día los campesinos permanecen en guardia hasta que el representante de Cucsa acepte un acuerdo de pagar la indemnización por tres millones de pesos.

El miércoles de la próxima semana los ejidatarios celebrarán asamblea ejidal para discutir el futuro de Pantí Souza sobre sus derechos ejidales, que podrían ser suspendidos y retirarle la cesión del predio por el abuso en que incurrió en el aprovechamiento para explotación del material sin informarlo al ejido.

Demandaron al INAH no ser cómplice ni tapadera de la empresa Cucsa y que proceda a sancionarla, porque fueron los responsables de la destrucción de los cuyos mayas.

Noticia anterior

Deja camino camión con carga de frituras

Siguiente noticia

Falta inversión pública en ciencia y tecnología