Inicio»Municipios»Negocio de millones de pesos

Negocio de millones de pesos

0
Compartidos
Google+

Champotón.- En un punto de la ampliación conocida como “Cuatro Caminos, en el lote #9”, tuvimos contacto con dos dirigentes invasores. Ambos portaban armas, uno se identificó como Abraham, y nos indicó que nos encontrábamos en tierras loteadas del área del Mirador hasta la extensión llamada Campanas, Laguna Grande. En palabras simples, esos terrenos “tenían dueños”.

Para que no hubiese dudas, los “visitantes” nos invitaron a una reunión en Balancán. Asistirían  el “comisario” Delio Marín Buenfil, Luis Antonio Che Cu, Manuel Padilla Eligio y Pedro Candelario Muñoz Uc, a quienes le entregarían un dinero.

Les aclaramos que Delio Marín ya no era comisario, que el actual se llama Moisés Abundis Quimé, y les sugerimos que acudieran a la asamblea a la Comisaría Ejidal de Champotón, pero se negaron bajo el argumento de que Che Cu les ha dicho que las tierras de la ampliación forestal son extensiones nacionales, no ejidales.

Samuel González Torres, uno de los cinco ejidatarios informantes, puntualizó que lo relatado ocurrió hace unos días. Estuvieron presentes porque trabajaban en un programa de reforestación y fue precisamente durante su jornada cuando los abordaron los dirigentes de invasores. Por esos días se enteraron de una fiesta con motivo del corte y posterior venta de cinco mil durmientes, operación donde estuvo inmerso el excomisario Delio Marín.

Pero no sólo fue ese hecho. Durante nuestras actividades de reforestación encontramos madera aserrada en la zona conocida como ‘Cuatro Caminos’ y  ‘Campanas’. Una deforestación severa. Los invasores han expresado que a ellos nadie los sacará. Por eso cada uno o dos meses le entregan su “mochada” a Delio, quien de alguna manera los tiene engañados, al seguirse ostentando como comisario ejidal.

“La ampliación forestal es negocio para unos cuantos, el intento de ‘golpe de estado’ que se intentó contra el actual comisario ejidal estuvo financiado por el excomisario Delio Marín y Che Cu, quienes a través de terceros pretendieron destituir al comisario ejidal Moisés Abundis Quimé, para que pusieran gente de su confianza que les permita continuar con sus negocios millonarios. Lamentablemente para ellos, Abundis Quimé fue ratificado el pasado domingo.

 

Y EN OTROS PUNTOS…

El municipio de Champotón con sus poco más de seis mil kilómetros cuadrados de superficie, alberga a unos 90 mil habitantes. De esta cifra cerca de 40 habitan en la cabecera, el resto en 64 comunidades rurales y cuatro juntas municipales.

Son 64 comunidades en donde en más de una docena practican la tala con fines comerciales, no necesariamente la venta de madera, pues existe otro tipo de actividades que lesionan seriamente las áreas selváticas.

Rubén Uc Puc, tesorero de la actual directiva del Comisariado Ejidal, afirmó que nadie puede asegurar si existe tráfico de madera o no en comunidades del municipio. “Se dice que sí, también se habla de actividad carbonera, y todo esto lo habremos de investigar en su oportunidad”, aseguró.

Hoy día y desde hace mucho tiempo diversas voces señalan que en el municipio, además de la tala de árboles en “cantidades “industriales”, la elaboración de carbón son “secretos a voces”, y que en comunidades como Miguel Colorado, Pixoyal, Xbacab, Cinco de febrero y otras, se deforesta desde muchos años atrás.

Mucha de esta madera se usa para la elaboración de cajas, tapas, fondos y cuadros de colmenas de abeja. “No hay duda de que la añeja práctica de tala de árboles para diferentes fines ha afectado seriamente las zonas selváticas del municipio, aseguró Lorenzo Cajún Chan, dirigente campesino de comunidades asentadas en zona del Valle de Yohaltún.

Como ejemplo expuso que en el Valle sus poco más de 30 mil hectáreas carecen de vegetación arborícola, “todo es pastizales y nada más”. Sobre el “pulmón” del municipio, es decir su ampliación forestal, de sus 90 mil hectáreas cerca de 80 por ciento han sido seriamente afectada por la tala.

Noticia anterior

Llega la clase política nacional

Siguiente noticia

Congreso Nacional de Nutrición, aquí: Arceo