Inicio»Municipios»Ritual de limpieza de restos en Camino Real

Ritual de limpieza de restos en Camino Real

0
Compartidos
Google+

CALKINÍ.— Como es sabido, el Camino Real se ha dado a conocer al mundo por la practica ancestral de limpieza de restos óseos por parte de sus habitantes, sobre todo en la comunidad de Pomuch.

En esta ocasión gracias a las facilidades prestadas por la autoridad de Santa Cruz Exhacienda, distintos medios de comunicación pudieron retratar la inhumación de restos, en un pueblo que guarda celoso sus costumbres y tradiciones, pues pocas veces ha salido a la luz pública el ritual.

A mediodía de ayer, pobladores se reunieron para practicar la inhumación de un sujeto, que por respeto y a solicitud de la familia, no se darán a conocer sus generales.

Estuvo presente el agente municipal José Alberto Pech Ek, quien participó en los cánticos y el sagrado rosario, donde se informó al ánima que sus restos serían extraídos de la tierra para su limpieza.

Con pico y pala inició la labor que duró más de dos horas, primero con la remoción de la tierra del sepulcro, para luego llegar hasta la parte del ataúd, donde incluso con las manos retiraron la tierra y parte de la madera podrida de lo que fuera la caja del difunto.

Entre dos sepultureros levantaron lo que quedaba de la caja mortuoria para trasladarla metros adelante y buscar entre las ropas viejas y llenas de tierra, cada uno de los más de 200 huesos que conforman el cuerpo humano.

Hueso por hueso el cadáver fue rescatado del entierro y colocado sobre una especie de costal, para que con trago de alcohol de caña y una tela blanca removieran la tierra, posteriormente lavaron hueso por hueso con agua mientras las oraciones continuaban.

Tras la limpieza de todos los huesos, la mayoría regresó a la caja y fue cubierta de nuevo con tierra, mientras que en una urna especial cubierta con una sábana blanca, fueron colocados el cráneo y algunas ofrendas para acomodarlas luego en el osario y ser expuesta en el panteón municipal.

Noticia anterior

Atrae limpieza de huesos a turistas e investigadores

Siguiente noticia

Inunda la pleamar