Inicio»Municipios»A buscar el bien y la verdad

A buscar el bien y la verdad

0
Compartidos
Google+

HOPELCHÉN.— En el último día de la celebración de Día de Muertos, el presbítero de la parroquia de San Antonio de Padua, Helio Gijón Estrada, exhortó a no cansarse de buscar el bien, la justicia y la verdad, porque Dios mira desde arriba.

A la homilía, la cual se realizó por primera vez afuera del cementerio, asistieron cientos de feligreses, quienes fueron invitados a orar por sus difuntos para que tengan el descanso eterno.

El sacerdote leyó los nombres de cientos de personas que han fallecido en el seno de la Iglesia Católica e indicó que interceden por los que están en la tierra.

Gijón Estrada, subrayó que la última palabra para Dios no es la muerte, sino la vida, y expresó que la muerte es el paso de esta vida a la vida con Dios, tal como Jesús lo asumió.

La muerte es cerrar los ojos a este mundo, pero lo mejor es abrir los ojos a Dios quien nos ha dado vida y quien nos creó a su semejanza.

Asimismo, pidió tener esperanza de resurrección por los hermanos que se han adelantado en su encuentro con Dios.

También hubo misas Post Morten en cementerios de Dizibalchén, Bolonchén de Rejón, Ukum e Iturbide.

 

EN HECELCHAKÁN

En el cementerio general, el párroco Jaime Jimin Kim, expuso que a los muertos se les recuerda este día, pero las acciones de amor hacia el prójimo deben recordarse durante toda la vida.

Así lo expresó, haciendo referencia a San Mateo, quien dijo que las acciones buenas son agradables a Dios.

La esencia de los difuntos está presente y más durante estos días donde se les festeja. Por lo que siempre debe existir el respeto hacia los seres queridos.

El presbítero exhortó a seguir acudiendo al cementerio y hacer oraciones, puede considerarse el rosario. También es recomendable limpiar las tumbas, llevar flores y veladoras.

Finalmente, bendijo cubetas de agua para llevarlas a las tumbas.

Por otra parte, en Pomuch la misa fue oficiada por el párroco Saúl Zavala Priego, a un costado del cementerio antiguo en la colonia Benito Juárez.

Oró por todas aquellas almas que se adelantaron en el camino y nombró a algunas. Asimismo, bendijo las bóvedas y osarios.

 

EN TENABO

Humo misas en la cabecera municipal, en Kankí, en la Junta Municipal de Tinún y Nilchi.

En la ciudad, en homilía que ofició el párroco Mario Fernando Haas Cohuó, pidió preservar la celebración del Día de Muertos, porque “es parte de nuestra historia”.

Familias acudieron a los camposantos para venerar a sus difuntos, por lo que resaltan los recuerdos. Llevaron flores y veladoras, mientras que otros convivieron en las tumbas.

Un año más se vivió el culto a los muertos. Uno que otro tenabeño limpió los huesos de sus fallecidos.

En las puertas de los dos panteones del municipio hubo venteras de flores.

Las  familias Uc Tun, Pool Beh, López Canul y Yan Koyoc, rezaron rosarios y entonaron cánticos.

Otras familias pintaron criptas, por lo que preservan la tradición.

Cabe señalar que hubo vigilancia en los cementerios de la ciudad, desde muy temprano policías implementaron operativos, para inspeccionar el cruce de unidades y evitar disturbios por conductores alcoholizados.

 

EN CALKINÍ

El sacerdote Juan Heliodoro Kantún Huchín, destacó que es necesario tener en cuenta las visitas de las ánimas que llegan al mundo de los vivos, pero sobre todo, agradecer a Dios por darles esta oportunidad.

Kantún Huchín ofició en el cementerio tres misas. Familias como Medina Uc y Cuevas Sánchez, escucharon las plegarias y que las almas no son olvidadas.

Creyentes colocaron arreglos florales y pusieron altares, a fin de recordar las pláticas amenas que tuvieron con sus parientes que ya se adelantaron al camino sin retorno.

Cada año, el camposanto es visitado por miles de ciudadanos.

NICHOS

 OLVIDADOS

El cambio de religión origina el abandono de algunos nichos en el reciente municipio de Dzitbalché.

Mientras algunas familias les rinden culto a sus difuntos, otras los tienen en el olvido.

Familias escucharon la misa que ofició el párroco José Luis Ye Ehuán. Algunas contrataron a rezadoras para que acudieran a los nichos de sus familiares.

Noticia anterior

Para Uc ambulantaje o venderán en la calle

Siguiente noticia

Delincuencia, parte de naturaleza de Bautista