Inicio»Municipios»Acusan falta de medicinas y médicos

Acusan falta de medicinas y médicos

0
Compartidos
Google+

XPUJIL, Calakmul.— Pancartas en mano y gritando consignas contra el Gobierno Federal y el alcalde de Calakmul, Luis Felipe Mora Hernández, habitantes de este municipio encabezados por la gestora social Martelis Gómez Méndez, acusaron falta de medicamentos y médicos en el Hospital General, y la persistente escasez de agua potable, “lo que contradice la denominación de Calakmul como Patrimonio Mixto de la Humanidad”.

“Tenemos hospital, pero no contamos con medicamentos ni con laboratorios. Todo el tiempo están descompuestos”, “Mejores carreteras, calles, alumbrado, vivienda y captadores de agua”, “Desde que ganó el presidente Mora (Luis Felipe Mora Hernández) nos deja meses sin agua”, se leía en las cartulinas que portaban los manifestantes, mientras esperaban la llegada del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Gómez Méndez señaló que estos problemas son del conocimiento de la delegada de Programas Federales en la entidad, Katia Meave Ferniza, pero no ha hecho nada para  resolverlos. “Se le expuso la situación desde hace dos meses, y no da resultados. Estamos peor que antes”, lamentó.

En el Hospital General de Xpujil —agregó—, el administrador se limitó a decir que no necesita de ningún gestor, y aseguró que todo es culpa del Gobierno Federal. “No hay solución ni alternativas”, enfatizó, aunque reconoció que esas deficiencias no han sido comunicadas a la Secretaría de Salud.

ALCALDE APÁTICO

Hay muchas carencias y el alcalde es apático e irresponsable, pues no ha hecho nada bueno por el municipio, por eso las necesidades van en aumento. “Mora Hernández se olvidó de la gente que lo ayudó a ganar la elección y nos deja sin agua. Es más, prefirió utilizar el líquido para aplanar un terreno de la feria, en lugar de distribuirlo a las familias que lo requieren”, acusó.

Urge que tanto el Gobierno Federal como Estatal hagan algo a favor de Xpujil, porque Mora Hernández no hace nada por la gente.

Mientras tanto, instructores del ICAT de Escárcega,  Xpujil y Candelaria, mostraron carteles para denunciar anomalías. “Somos capacitación, no actualización; somos institución pública de carácter social, no empresarial. Alto al hostigamiento laboral. No a la desaparición de cursos”, se leía en las mantas que portaban.

Manifestaron que autoridades del ICAT los obligan a renunciar, pues les bajan el salario y quieren suprimir cursos.

Durante la intervención de López Obrador pidieron a gritos fin al hostigamiento laboral y la corrupción, y mejores prestaciones. Al final del evento, el gobernador se acercó a ellos y les ofreció analizar el problema, para resolverlo a la brevedad posible y que tengan certeza y garantía de sus labores.

Noticia anterior

Inclusión para el desarrollo: Aysa

Siguiente noticia

Grupo dice no a proyecto