Inicio»Mundo»Destituyen a funcionario del INE por acoso sexual

Destituyen a funcionario del INE por acoso sexual

0
Compartidos
Google+

El Instituto Nacional Electoral destituyó al director del Secretariado del organismo, Jorge Lavoignet, acusado de acoso sexual y hostigamiento laboral en contra de, cuando menos, una subordinada.

Esta sería la primera sanción en su tipo a un funcionario del más alto rango del INE, a pesar de que hay acumulados cientos de casos denunciados durante años, tanto en oficinas centrales como en órganos desconcentrados, los cuales suelen concluir en amonestación o suspensión temporal sin sueldo.

En el mes de enero El Universal publicó que “el acoso sexual en dependencias del gobierno ha aumentado en los últimos años. En 2013 había 24 quejas; en 2014, 84; en 2015, 237 y en 2016 hubo 230. Hasta octubre del año pasado había 131 casos”.

En el mismo mes documentaron la denuncia de Karla, quien laboró como analista jurídica en la Dirección del Secretariado del INE y acusó a Lavoignet por “tocamientos lascivos” y acoso sexual de 2015 a 2017.

En marzo publicaron otra denuncia contra el mismo personaje, está vez realizada por Margarita, quien accedió a testificar hechos similares ocurridos en 2015 luego de conocer el caso de Karla.

Ambas acusaron al funcionario de tocamientos, acoso laboral y condicionamiento de renovación de contrato a cambio de favores sexuales.

Se acreditó acoso sexual a Karla en dos variantes: “chantaje sexual a quid pro quo (a cambio de) y el acoso sexual ambiental”.

“Está demostrado que el infractor acosó sexualmente y hostigó laboralmente a la denunciante, atentando contra su autoestima, salud e integridad”.

El sancionado “dispuso del cuerpo de la quejosa a su voluntad, al hacerle que mostrara sus senos, tocárselos, así como tocarle su entrepierna, incluso mantener relaciones sexuales, a pesar de expresar rechazo, miedo o inconformidad, lo cual, conforme al fuero interno de la denunciante, le ocasionó enojo, frustración, ansiedad, angustia, tristeza, sentimientos de culpa, vergüenza”.

“Sentía miedo, pensé en mi trabajo, no quería perderlo, pensé en mi hija y como que me bloqueé, me sentí aplastada… él me decía que yo le debía la plaza… se bajó el cierre de su pantalón y me pidió que me quitara la blusa y me tapó la boca para que no gritara” se lee en el expediente.

 

Fuente: EU

Noticia anterior

Judocas campechanos se alistan

Siguiente noticia

Por tomarse una selfie en un tren termina sin pies