Inicio»Opinión»Desde Champotón El Teletón

Desde Champotón El Teletón

0
Compartidos
Google+

La celebración del Teletón, es un día de reflexión para hacer que la sociedad tome mayor conciencia sobre los derechos, necesidades y oportunidades que tienen las personas con discapacidad y eliminar los obstáculos que se opongan a su integración.

Este, es un relato contado por Javier, un niño de diez años.

Comienza contándonos que él es portero de su equipo de fútbol y le gusta mucho leer cuentos, nos dice también que tiene una hermanita llamada Lola. Dice: “Te presentaré a Lola, ella es mi hermana pequeña, ahora tiene ocho años, es divertida y un poco terca. Le gusta mucho bailar y escuchar música y según dicen algunos adultos (médicos, maestros y a veces mis papás) que ella tiene una “discapacidad intelectual”.

Cuando lo escuché por primera vez que tiene “discapacidad intelectual”, pensé que ella tenía algo que yo no tenía y sentí curiosidad por saber qué era. Así que me puse a mirarla con detenimiento a ver qué era eso que tenía, y nada, no encontré la “discapacidad intelectual” por ninguna parte y es que después me enteré que la “discapacidad intelectual”, no es algo que se lleva puesto, como por ejemplo, un sombrero, unas medias o algo.

No. La “discapacidad intelectual” es la consecuencia de algo que le ocurrió mientras estaba creciendo en la barriga de mi mamá. Nadie sabe porqué pasó y tampoco es culpa de nadie. Es como esas cosas que ocurren de repente. Sin que nadie lo espere. Como cuando hay un cielo azul y de repente llega una tormenta…

Mis padres se dieron cuenta de que Lola tenía una discapacidad cuando era pequeñita, porque no hacía lo mismo que el resto de losbebés o que yo mismo cuando tenía su edad, pues soy su hermano mayor. Así que parece que nació con ella.

La discapacidad no es una enfermedad, no es algo que si tomas un jarabe se cura…, no. Eso lo aprendí porque me lo contó mi abuelito un día que estaba yo muy triste.

Porque al principio, yo creía que Lola estaba muy enferma, porque mis papás la llevaban mucho al médico y estaban muy preocupados, porque si no encontraban el medicamento que necesitaba, se pondría peor o que como era mi hermana, quizá también me pondría pasar a mí. Pero no es así, el abuelo me lo contó muy bien, Me dijo que no iba a pasar nada malo, ni con ella ni conmigo, porque la discapacidad no se contagia.

Para entender un poco mejor lo que es la “discapacidad intelectual” será mejor que nos fijemos en la palabra: Dis, significa que hay alguna dificultad…y seguro que ya sabes lo que significa “capacidad”, se refiere a todo aquello que las personas somos capaces de hacer.

Las personas tenemos un montón de capacidades: podemos caminar, correr, bailar, cuidar de nosotros mismos, un montón de cosas, es imposible hacer una lista.

Bueno, decir que todas las personas son capaces de hacerlo todo, quizás sea algo exagerado, porque, quien más, quien menos, tiene alguna dificultad para hacer algo… Yo mismo, soy un excelente portero de mi equipo de fútbol, pero me salen fatal los dibujos. O mi papá, conduce muy bien el auto, pero es incapaz de saber lo que le ocurre al coche cuando no funciona…

Pues las personas con “discapacidad intelectual”, también tienen capacidades y dificultades, como todos.

Pero para entender un poco mejor, sus dificultades están sobre todo en unos aspectos concretos: El primero podría ser la comprensión. A Lola, le cuesta mucho entender cómo funcionan las matemáticas, entender que el zapato del pie derecho es distinto al del izquierdo o entender cuando le hablan rápido.

Lola también tiene dificultades para comunicarse con las demás personas. A veces es difícil entenderla si no la conoces bien.

También le cuesta trabajo aprender todo lo que se enseña en la escuela y algunas cosas que se aprenden fuera de la escuela. Por eso tiene a una profesora de apoyo que la ayuda a entender mejor y a hacer las tareas de la clase.

¡Pero no te creas que Lola sólo tiene dificultades! También sabe hacer muchas cosas, algunas incluso, mejor que yo, como: poner la mesa o cuidar de sus juguetes o mantener ordenada su habitación.

Debido a sus necesidades, Lola cuenta con muchos apoyos que la ayudan y sobre todo, personas.

Antes me molestaba porque mis papás pasaban mucho tiempo con ella; ahora ya lo entiendo.

En mi clase no hay nadie que tenga una hermana diferente como Lola. Bueno, está Laura que tiene una prima que vino de China y es muy diferente, por su carita redonda y sus ojos rasgados, pero no es como Lola.

Por eso a veces, como Lola es diferente, algunos la miran con curiosidad y hacen preguntas. Yo no tengo ganas de dar explicaciones, incluso, me daba vergüenza. Lola me ayudó a no sentir vergüenza y darme cuenta que en realidad, todos somos diferentes.

Lola también lo es, con sus limitaciones y sus capacidades y, sobre todo, ahora ya puedo explicar qué es lo que le pasa a Lola: Ella tiene una “discapacidad intelectual”, ¡Y yo la quiero como es!

Hagamos lo que Javier, tratemos de comprender a aquellos que tienen alguna discapacidad notoria para no ofenderlos y sí dar nuestro aprecio.

 

Noticia anterior

La otra cara Acto criminal

Siguiente noticia

Limitaciones Asistencia social