Inicio»Opinión»Nuestra gente

Nuestra gente

0
Compartidos
Google+

 El México antisolemne

 “A la Licda. Cristina Canepa Pérez, por su merecido ascenso”.

Entre las páginas negras de nuestra historia figura aquella de toda una época de restricciones a la libertad de expresión que obligó a periodistas, intelectuales, políticos de oposición y caricaturistas a dar rienda suelta a su actividad cívica-política-social al amparo de la clandestinidad. Epoca aquella de “lo que usted diga señor Presidente…”, que es la misma época del chistoso que decía: “ Yo me paro enfrente del Palacio Nacional y sin miedo grito hasta de lo que se va a morir el Presidente…de los Estados Unidos”.

El avance en la aplicación de la democracia, de los derechos humanos y de la libertad de expresión, ya sea por voluntad propia o por presiones internas y externas ha traído consigo que la caricatura política crezca en irreverencia y se vuelva la más certera forma de criticar a los personajes detentadores del poder político o económico. En el México actual esa antisolemnidad se agiganta con la aparición de las redes sociales de comunicación colectiva y multidireccional.

En la actualidad no hay personaje mexicano más golpeado por esos libre-pensadores desde casi todas direcciones, internas y externas, que el Presidente Peña Nieto. No pasa día en que en la prensa nacional —y hasta en la internacional— no se le dediquen columnas periodísticas y caricaturas ridiculizándolo y minimizándole su desempeño gubernamental en función de las espectativas generadas en los últimos meses del año 2012. Pero así como expresiones de desencanto son emitidas de manera seria, bien-intencionada y profesional,  hay desafortunadamente las que con irresponsable tendencia política tergiversan las acciones gubernamentales con el único a fán de dañar al PRI.

Nuestro punto de vista al respecto lo hemos expresado muchas veces y de diversas maneras. No coincidimos con la reforma energética de la iniciativa presidencial en la parte que se refiere a la producción y comercialización de las gasolinas y de los petroquímicos, ni en que Pemex se convierta en un organismo netamente comercial y por lo mismo ande invirtiendo recursos en refinerías o astilleros del extranjero en tanto pretexte no tener  esos recursos para la nueva refinería de Tula; no coincidimos tampoco en que si bien gobiernos estatales como el de Oaxaca que toman decisiones anticonstitucionales en materia educativa obligan a que los pagos en esa materia los haga directamente la Federación, ahora para quitarse la monserga de seguir lidiando en el DF con los de la CNTE quiere que sean esos gobiernos los que se enfrenten a problemas sin solución viable: se es o no se es.

Pero de ahí a que no seamos capaces de vislumbrar los beneficios que a mediano y largo plazo cambiarán paulatinamente y de manera positiva a nuestro país, por los efectos de esas reformas apenas en etapas de análisis y de debates, sería un error de apreciación. Se dijo de manera clara, repetida, oportuna y contundente: este PRI que gobernará no será igual al PRI que lo hizo durante 70 años, porque ha aprendido de los errores del pasado, por más que alrededor del Presidente hayan priístas del viejo cuño.

No adelantemos vísperas. Nada en ningún lado ni en ninguna época cambia de la noche a la mañana. No prejuzguemos por impaciencia y menos condenemos con anticipación y sin fundamento. Hemos tocado fondo en muchas de nuestras debilidades que poco a poco empezarán a convertirse en fortalezas en el 2014.

Por primera vez en la historia postrevolucionaria se gobierna al país sin la rémora del todo o nada, y por eso el PAN y el PRD no se salen del Pacto, ya que cuando todas las reformas más importantes estén promulgadas, cada uno de estos partidos habrá contribuido en mucho a su conformación. Y no serán victorias políticas pírricas.

Noticia anterior

Emmanuel y Gabriela contraen matrimonio

Siguiente noticia

Pide perdón Madero por sus fallas