Inicio»Opinión»Innovar la administración

Innovar la administración

0
Compartidos
Google+

Sol y sombra

El administrador no sólo debe parecer sino que… debe ser. Esta es quizá una de las lecciones más interesantes que nos ha dejado la Semana de Administración 2013 en Campeche.

Una fructífera jornada que nos brindó la oportunidad de reflexionar sobre el fundamental papel que los administradores tenemos para la buena marcha de la administración pública federal, estatal o municipal.

Uno de los eventos más relevantes fue la premiación a los trabajos ganadores de las diferentes vertientes del Premio Estatal de Gestión Pública cuyo objetivo es reconocer las aportaciones que proponen los administradores para mejorar la eficiencia del Gobierno Estatal.

Indiscutiblemente, el espíritu de esta iniciativa es evitar la inmovilidad de hacer las cosas por rutina para buscar alternativas viables que remuevan algunas inercias que, al paso de los años, se enraízan en la administración pública.

Lo anterior obliga a mirar más allá de los resultados buenos, pero conformistas, para ir en la búsqueda de resultados cualitativos evitando, con ello, quedarse sólo en el porcentaje cuantitativo que cumple metas pero no provoca diferencias de impacto en los proyectos de gobierno.

Lo que hace la diferencia es la innovación. Hoy en día, tenemos que ver la innovación como la capacidad de dar respuesta a problemas con soluciones nuevas, ingeniosas y transformadoras.

La innovación es la fórmula que le ha servido, a las economías desarrolladas, para avanzar hacia su crecimiento. Para cambiar el rostro de la administración necesariamente hay que vincular innovación con la investigación y enlazar, ambas acciones, con los sectores productivos porque no puede haber progreso manejando sólo subsidios. Hay que ser propositivos e imaginativos para aprovechar al máximo los recursos humanos, materiales y financieros.

Me parece estupendo que este tipo de iniciativas sirva para sacudir el viejo árbol de la administración para que todo aquello que sea mejorable y perfectible se mejore y perfeccione. Y que, el preponderante papel de administrador, sea justamente detectar esas áreas de oportunidad para mejorarlas y perfeccionarlas.

Ahí radica la importancia de las ideas frescas y renovadoras que fueron reconocidas con el Premio a la Gestión 2013 que, sin duda, generarán beneficios ahora que sean implementadas en las áreas gubernamentales que correspondan.

La Semana de la Administración también fue motivo para reflexionar sobre nuestra vida diaria. Al respecto, no tiene desperdicio lo dicho por un político que apenas hace unos meses dejó este mundo. Este personaje decía que había vivido muy rápido y que, al final, se había dado cuenta que hay que saber administrar la vida para saber conjugar trabajo, familia, vida personal y compromiso social, porque la vida es una y se vive… sólo una vez. ¡Cuánta sabiduría encierra esta pequeña frase!

Pienso que un buen administrador debe ser congruente en cada ámbito, el profesional, el laboral y el familiar, para así servirle con total capacidad a su Estado.

Una cálida felicitación a los apreciados colegas que ganaron el premio y que sirva de estímulo a su trabajo y esfuerzo.

Bertha Paredes Medina

Noticia anterior

Falsas posturas políticas

Siguiente noticia

Promoción turística confusa