Inicio»Opinión»Celebridades por la reforma

Celebridades por la reforma

0
Compartidos
Google+

La senadora del Movimiento Ciudadano (ahora por Morena), Layda Elena Sansores San Román, el domingo antepasado, y la diputada federal priísta Landy Berzunza Novelo el miércoles anterior, subieron al top ten del ranking de popularidad, a consecuencia del debate por la reforma energética.

Layda Sansores fue la “nota” de la sesión del Senado en que se aprobó la reforma energética, por la mentada de madre que, a nombre del escritor portugués José Saramago, les recetó a los legisladores federales que validaron lo que ella y la izquierda consideran una traición al pueblo de México.

“Vayan y privaticen a la p….madre que los parió” dijo la campechana, y su frase se escuchó hasta los últimos confines de la Tierra, sin que la mentada haya logrado cambiar una sola letra de la reforma que fue aprobada con los votos del PRI, el PAN, el Panal, y el PVEM.

Por su parte, Landy Berzunza Novelo se incrustó en la antología de los hechos inolvidables de la Cámara Federal de Diputados, tras soportar los embates de la diputada perredista Karen Quiroga Anguiano, a quien la campechana y otros legisladores federales de su partido, habrían bloqueado el paso.

El rasguño que sufrió en la retina, y que la hará acudir parchada a la rendición de su informe anual el domingo, tampoco modificó en algo la minuta de decreto que fue aprobada, y que faculta a las grandes transnacionales a participar en la industria petrolera de México.

Así las cosas, habrá que ponderar que si bien la reforma energética no le trajo nada (o le traerá muy poco) a nuestra entidad, por lo menos permitió que dos de nuestras representantes populares incrementaran sus niveles de popularidad.

 

LOS RUIDOS DE CHUAYFFET

Con más expectativas que resultados rimbombantes y que viren 360 grados la educación en el país, se llevó a cabo en Campeche la XXXIII Reunión Nacional Plenaria Ordinaria del Consejo Nacional de Autoridades Educativas.

La Conaedu es el organismo nacional colegiado que agrupa, de acuerdo con el artículo 17 de la Ley General de Educación, a las autoridades educativas federal y locales, que se deberán reunir periódicamente con el propósito de analizar e intercambiar opiniones sobre el desarrollo del sistema educativo nacional, formular recomendaciones y convenir acciones para apoyar la función social educativa.

Funciona como auxiliar de la Secretaría de Educación Pública, en la formulación de políticas públicas nacionales en materia de programas y normatividad educativa.

La agrupación es algo similar a la Conago, sólo que la Conaedu la integran funcionarios estatales de educación que tienen como objetivo: “Velar por el cumplimiento efectivo del mandato establecido en el artículo tercero constitucional, en un marco de responsabilidad compartida entre los diversos órdenes de Gobierno, que fomenten la participación de todos los actores en el proceso educativo”.

Pero, si sólo se alcanzaron conclusiones insubstanciales a las que llegaron en esta tan blindada reunión de parte de la Secretaría de Educación, según dijeron, para no alborotar al avispero magisterial y para que el secretario federal de Educación, Emilio Chuayffet, no fuera molestado por las huestes de Silverio Tuz Góngora, Raciel Pacheco Medina y demás fauna de acompañamiento, la pregunta es entonces ¿A qué vino el ex gobernador atlacomulquense?

Se sabe que sólo se han efectuado tres reuniones: en México D.F. el 18 de febrero de 2013; en Ixtapan de la Sal, Estado de México, el 26 de abril de 2013, y en Mazatlán, Sinaloa, el 6 de septiembre de 2013.

La que se efectuó aquí en San Francisco de Campeche, fue la XXXIII Reunión Nacional Plenaria Ordinaria del Consejo Nacional de Autoridades Educativas, misma que se desarrollaría en Durango pero que de último momento se determinó realizar aquí en la capital del Estado.

¿Tenía el secretario de Educación, Emilio Chuayffet Chemor, un marcado interés político por realizar el evento en esta tierra de liberales y heroicos patriotas? independientemente de que Campeche se merezca ser o no sede de estas reuniones, por resultados en el ámbito educativo como la prueba Enlace al colocarse en primer lugar, o que a la disidencia magisterial, a pesar de que cometió varios ilícitos, no le ha quedado más que respetar la ley porque ya están advertidos que las sanciones van en serio, se observa cierto interés del titular de la SEP, por lo que su presencia fue netamente política.

Si bien fueron los legisladores federales quienes aprobaron la reforma educativa, el dinosaurio Chuayffet no vino precisamente a darles las gracias. Más bien parece que vino a inmiscuirse en asuntos de corte meramente político. De otra manera no se entiende por qué en su agenda, nada apretada por cierto, se incluyó otra alterna, ésta sí, más apretujada, con reuniones privadas y que casi no se le haya visto con nuestro titular de Educación, José Farías Maldonado.

En el sector educativo, Chuayffet dejó muy claro que la ley no se negocia ni se premia o castiga con minutas, y que deberá aplicarse cabalmente y castigar a maestros que infringieron la ley en sus protestas.

En sus reuniones fuera de agenda, se enteró de que la Seduc se encuentra sumergida en líos graves como el desvío de recursos, venta de plazas y certificados falsos, delitos que han sido denunciados oportunamente por el titular, Farías Maldonado, pero que en ningún momento llamaron la atención de Chuayffet.

Los hechos llevan a concluir que la Canaedu sólo fue una excusa para venir a Campeche. La visita fue más de corte político, aunque aún es muy temprano para incitar a un ambiente pre sucesorio.

 

¿PROTECCION

A TALAMONTES?

No son nuevos los señalamientos de que el tráfico ilegal de madera sigue afectando en forma irremediable las selvas de la entidad, especialmente en el sur, como tampoco que esto es posible debido a la corrupción, complicidad y desidia de las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Esa especie de censurable sociedad entre las autoridades federales ambientales y los talamontes ha existido desde hace tiempo, se incrementó sin duda durante los 12 años en que la Presidencia de la República y las delegaciones federales estuvieron en manos de militantes del Partido Acción Nacional, y lo más lamentable es que aún ahora persistan.

Por ejemplo, esta semana vecinos del ejido Laguna Grande, del municipio de Escárcega, entre ellos Gregorio Ramírez Santiago, dieron a conocer un evidente hecho de corrupción en el que estaría involucrado personal de la Profepa con sede en Campeche.

Días atrás, aseguraron los campesinos, sorprendieron a Lázaro Chablé García cuando transportaba madera a bordo de un camión de 12 toneladas, placas CN-93697 de Campeche, por lo que procedieron a retener la unidad y el producto que carecía de documentación que sustentara el corte legal del recurso forestal.

Chablé García ya había sido anteriormente identificado como talador de 50 hectáreas de terrenos nacionales ubicados en la región de Centenario, a tres kilómetros de Laguna Grande, que es una importante zona boscosa de la entidad, tanto que anualmente durante la temporada de incendios forestales, en sus cercanías se instala uno de los cuatro o cinco campamentos equipados para el combate de dichos siniestros.

Por ello, los campesinos, además de retener el camión y la madera, procedieron a denunciar el caso ante la Profepa. Sin embargo, al arribar el personal de la dependencia a Laguna Grande, en lugar de proceder a la aprehensión del talador Chablé García, inexplicablemente detuvieron a Roberto Ramírez Santiago.

Esa actitud, como lo sospechan los ejidatarios de Laguna Grande, sin duda alguna huele a corrupción, a protección de autoridades e inspectores de la Profepa hacia el talamontes Lázaro Chablé García, pues lo dejaron libre, posiblemente porque temieron que al ser detenido pudiera señalarlos como cómplices del corte y tráfico ilegal de madera.

¿Qué otra cosa, si no la corrupción oficial podría llevar al personal de la Profepa a dejar libre al depredador de los recursos forestales y aprehender a quien según los propios campesinos nada tiene qué ver con el ilícito? ¿Conoce su titular Miguel Angel Chuc López el comportamiento de sus subordinados o la complicidad parte de él mismo? No lo sabemos por ahora, pero sí que el funcionario es y tiene que ser el más interesado en averiguar a fondo este caso, y todo lo relacionado con otros delitos ambientales, porque esa es la función por la que se le está pagando.

A Chuc López le corresponde cumplir cabalmente sus obligaciones y responsabilidad, y de paso limpiar la casa sucia que le dejaron a través del personal cómplice de la ilegalidad. Basta con sobrevolar un rato la biosfera de Calakmul para darse cuenta de la inmoderada tala que se tiene en esa “área protegida”, y evidenciar que la Profepa le ha quedado a deber a los campechanos. Veremos qué actitud asume.

Entresemana se elabora con aportaciones de periodistas y colaboradores de TRIBUNA.

[email protected]

Noticia anterior

Tu oficina portable

Siguiente noticia

De una llamada sobre Saramago