Inicio»Opinión»Diez libros (parte dos)

Diez libros (parte dos)

0
Compartidos
Google+

El libro seis es de Guadalupe Loaeza y se llama Leer o morir. Como siempre, la escritora entrega buenas cuentas y excelentes ensayos sobre varias obras inmortales de la literatura universal. Desde El Principito, El Lobo Estepario, Ana Karenina, la Dama del Perrito, entre otros, que nos reviven bellos pasajes de obras maestras de la literatura en una especie de delicado recordatorio para no olvidar las plumas maestras que fueron precursoras del universo literario. Es posible que, después de leer sus bellas narrativas, cualquier lector se sienta motivado a tomar alguna novela completa de las que ella se ocupa.

El número siete es de Maryanne Wolf: Como aprendemos a leer. Se trata de una obra que entremezcla historia, ciencia del cerebro y lectura. Es decir, no es ni manual ni método que busque promover el incremento de lectores. No hay que buscarle por ahí. Por el contrario, si se trata de un análisis pulcro que analiza la maravillosa acción que el cerebro realiza cuando lee y lo que sucede en su interior.

Mezclando neurociencia, psicología, literatura y lingüística, MaryAnne, explica los cambios, la evolución y el desarrollo de las letras han transformado nuestra vida intelectual. ¿O acaso alguien pensaba que leer no tenía implicaciones en nuestros cerebros? La sola respuesta a esta pregunta vale para leer el libro.

El libro ocho es pequeño. Unas cuantas páginas que contienen 15 cuentos de autores varios. El nombre es sensacional: Los más bellos cuentos rusos. Un libro que encontré en un lugar insólito como es un supermercado. Este compendio me parece insuperable porque reúne lo más representativo de los cuentistas rusos. Por supuesto, el gran Anton Chejon es uno de los 14 nombres que integran el desfile de estos universales escritores.

A veces apuesto por autores que no he leído y que resultan bastante buenos. Es el caso del libro nueve que se titula Mira si yo te querré, de Luis Leante. Esta novela fue premiada en 2007 con el famoso premio Alfaguara. Como se podrá intuir por el título es de corte romántico. Entretenida como deben ser las novelas donde nada puede poner freno al amor. En 308 páginas donde la imaginación del lector es fundamental para disfrutarla al máximo. Por algo ganó el importante galardón literario.

He dejado para el último mi más reciente descubrimiento. Súper recomendable. El autor número diez se llama David Safier y tengo ya tres libros de su creación. El primero que llegó a mis manos se titula simplemente ¡Muuu!; otro más lleva por nombre Jesús me quiere; y, el otro, se titula: Yo, Mi, Me…Contigo.

Safier es dueño de un estilo pícaro, divertido y asombrosamente humorístico. De hecho, hacía años que no me topaba con un escritor que desde la primera página despierta el ánimo del lector y te obliga a esbozar una sonrisa que ya no se pierde ni con la última página.

Aquí termina mi lista. Se las comparto. Y, si lo tienen a bien, en esta época de dar usted puede sorprender a un ser querido con un libro. O tal vez, el libro sea para usted mismo. En todo caso, ahora que habrá un poquito de tiempo por las vacaciones decembrinas dese un tiempo y lea algo que sea de su agrado. Porque como decía Saramago: “Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio. Que es bueno para mi salud. Pero nunca he escuchado a nadie que le diga a un deportista, tienes que leer”. ¡Más claro ni el agua!

Bertha Paredes Medina

 

Noticia anterior

El incremento salarial es de hambre: PRD

Siguiente noticia

Invertirían aquí mil millones de dólares