Inicio»Opinión»Los mejores deseos

Los mejores deseos

0
Compartidos
Google+

El tiempo no para su marcha, siempre pasa vertiginoso y cuando detenemos el paso un momento, nos damos cuenta que llegó uno de los momentos más conmovedores y sensibles del año para la gran mayoría de los mortales: La Navidad.

Natividad, su nombre real, se remonta a los orígenes del cristianismo, nace con un espíritu colmado de amor, amistad y de buenos deseos, Juzga sobre todas las cosas el valor y la calidad moral de cada individuo, pero sobre todo lleva implícito un dogma de fe.

Hoy día esa creencia ha evolucionado como la misma sociedad y la Navidad ha adquirido un concepto totalmente tergiversado. Ha incluido a Papá Noel o Santaclós como el concepto materialista más importante para millones de niños y las etiquetas más prestigiadas, las más demandadas en estos tiempos de nuevas plazas y centros comerciales.

Incluso, Santa ha sido adoptado —o a la inversa— por la marca más dañina de refrescos gaseosos del mundo, origen de una de las causas más recurrentes de muchas enfermedades como la diabetes y la hipertensión arterial, sin distinguir, sexo, clase social o edad.

La Navidad se ha convertido también en una voraz competencia de mercadotecnia y como consecuencia, en un idiotizante mal hábito de consumo que impacta seriamente en los hogares a la vuelta de la esquina.

Y por supuesto que esta temporada es motivo también para que la clase política, representantes populares, gobernantes y alcaldes aprovechen ese “espíritu de la Navidad” para darnos cualquier número de golpes y cachetadas, incrementado o “ajustando“ impuestos y aranceles y en el más mortal de los casos, aprobando reformas convenencieras y necesarias sólo para los más ricos.

Sin embargo, en medio de todo este decadente escenario, ante mi frustrada posibilidad de tratar de componer al mundo, no me deja de alentar que mañana puede ser un día de esperanza y por ello a diario camino, marcho, corro y doy gracias a Dios y a la vida por todo lo bondadosos que son conmigo, con mi familia y con las personas a quienes estimo y quiero con todo el afecto del mundo a quienes quiero desearles, al igual que a cada uno de ustedes, la mejor de las navidades.

Que la paz y el amor reine en este día en cada uno de sus hogares y corazones.

Citas y frases célebres.– “De lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta”: San Agustín (354-430), obispo y filósofo.

Comentarios, sugerencias, recordatorios del 10 de mayo:

[email protected] y en twitter @hubertcarrera_

Hubert Carrera Palí

Noticia anterior

Tiempo de reflexión y convivencia

Siguiente noticia

México PIERDE por todos lados