Inicio»Opinión»Secretaría reprobada

Secretaría reprobada

0
Compartidos
Google+

Escabroso resultó el anuncio esta semana de la secretaria de Administración e Innovación Gubernamental, Maria Luisa Sahagún Arcila, en el sentido de que desaparecerían varias áreas gubernamentales y que no se renovarán contratos al personal de confianza que vencieron el pasado 31 de diciembre. Esto en congruencia con la estrategia de austeridad y racionalidad del gasto anunciada por nuestro gobernador Fernando Eutimio Ortega Bernés.

Es preciso señalar que desde el inicio de esta administración se han creado secretarías u oficinas cuya existencia no se justifica en lo absoluto, que han significado un gasto excesivo al erario público, y que la resultante de mantener esos elefantes blancos nos llevan a confirmar que Sahagún Arcila ha hecho todo menos eso para lo que fue contratada: Administrar e innovar.

Iniciemos por la oficina del secretario de Coordinación Gubernamental, Jorge Shields Richaud, que no coordina absolutamente nada. Desde hace seis meses dirige la obra del “Megadrenaje”, cosa que a la vez hacen la de Obras Públicas y la Conagua, entonces ¿qué hace Shields? Absolutamente nada, pero nos cuesta un billetón mantenerlo a él y a sus amigos que desde sus lujosas oficinas en Torres de Cristal se deleitan viendo a los deportistas pasar por el malecón.

En ese mismo noveno piso de Torres de Cristal, pero al otro lado del pasillo, opera la recién creada y cuestionada Comisión para la Promoción de la Productividad y Competitividad del Estado de Campeche encabezada por Jorge Salomón Azar García. Los cuatro personajes que la integran le cuestan al Estado al menos unos 200 mil pesos mensuales y no han aportado nada desde su creación, es más, ni van a trabajar. Dicen que el mismo Shields cruza a encenderles la luz para que crean que están trabajando.

Entre todos los desgarriates que ha creado Vania Kelleher Hernández dentro de la Secretaría de Turismo, recién creó un área de Congresos y Convenciones, que preside la ex señorita Campeche, Tatiana Macossay Arteaga, la cual no ha traído congreso ni convención alguna, por lo cual no justifica su existencia. Vale la pena recalcar que esa labor la hacía antes el personal de la Promotora de Eventos Artísticos, Culturales y Convenciones, la cual sigue laborando con el mismo personal, pero sin esa responsabilidad. Entonces, ¿para qué mantenerla?

No podemos dejar pasar por alto la Secretaría de Administración e Innovación Gubernamental, que encabezada por Maria Luisa Sahagún Arcila y una larga lista de directores y subdirectores, incluida Selina Castillo que recién abordó ese barco con un sueldo mensual de 60 mil pesos, hacen todo menos administrar e innovar. La labor que desempeñan quienes la integran, la hacía el ex secretario de Finanzas, Víctor Santiago Pérez Aguilar a un costo mucho menor. Pues si se trata de ahorrar, ¿no sería mas rentable pagarle a Pérez Aguilar una asesoría y eliminar completa esa Secretaría?

Es evidente que el problema que tiene el gobierno de Fernando Ortega Bernés es de administración. Varios fueron los empleados que al inicio de este gobierno alertaron sobre el excesivo gasto que se estaba teniendo y en represalia fueron despedidos por los “nuevos talentos” que llegaron a administrar el erario. Los resultados están a la vista y hablan por sí solos.

Sahagún Arcila precisó en su entrevista que se está realizando un estudio —no especificó si tendría algún costo— para determinar qué áreas desaparecer o modificar. Espero lea estos tips gratuitos para fortalecer las finanzas estatales a corto plazo. Por lo pronto, lo Justo sería que renuncie, y lo Solidario que no pida liquidación.

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Comentarios: [email protected]

 

Noticia anterior

Seduc investiga casos de agresión a alumnos

Siguiente noticia

Un hogar ecológico