Inicio»Opinión»El “coco” de las reformas

El “coco” de las reformas

0
Compartidos
Google+

De todas las reformas anunciadas en su momento por el Presidente Enrique Peña Nieto, la que revestía especial atención por su posible repercusión social era, sin duda alguna, la reforma energética. En un país conservador como el nuestro, con una izquierda anclada en el pasado mezclada con la visión globalifóbica lopezobradorista, cualquier reacción en las calles era de esperarse.

Sin embargo, llegado el momento, los “vendepatrias” se salieron con la suya perpetrando “el robo del siglo” —como manipuladoramente señalase Andrés Manuel—, y fuera de las esperadas pseudoprotestas de los mismos de siempre, la gente continuó con su vida normal. Nada pasó.

Lo que el Gobierno Federal nunca imaginó fue que en la práctica, el verdadero “coco” se presentaría con la reforma hacendaria, cuyos drásticos cambios en materia fiscal no fueron bien recibidos por la ciudadanía en general. No hay lugar donde no se hable de esto hoy en día, en la casa, en el trabajo, en la calle… en todos lados, siempre termina saliendo Hacienda a la plática.

Y es que es entendible la afectación de estos cambios en un país donde más de 95% de la economía está conformada por las micros, pequeñas y medianas empresas. Estamos hablando de ciudadanos comunes y corrientes, que contra viento y marea, dan trabajo a millones y millones de mexicanos todos los días. Empresarios, que a pesar de todo, logran salir adelante en sus negocios cumpliendo en la medida de las posibilidades, con sus obligaciones fiscales.

Es cierto que no cabe duda que las reformas estructurales debían de hacerse. Y en el caso de la hacendaria, de lo que se trata es de poner orden en un país donde la economía informal, la evasión y la elusión fiscal, han sido “males necesarios” hasta cierto punto entendibles.

Ahora, el gran reto del Gobierno será lograr cambiar la percepción de que de nada sirve pagar nuestros impuestos, si todo va a permanecer igual. Resulta necesario que todos estos cambios fiscales, que momentáneamente nos afectan, se vean reflejados en beneficios para la ciudadanía.

El reto es enorme y llevará tiempo. Pero el voto de confianza lo tiene este Gobierno que ha decidido transformar un país que no podía seguir con la misma inercia. Eso está más que claro.

 

Ernesto Castillo Rosado

 

[email protected]

@ECR1978

Noticia anterior

Denuncian que coordinador de OE benefició a Club Coral

Siguiente noticia

Explotación de menores por sus padres no es delito: Ojeda