Inicio»Opinión»Ignorancia y violencia

Ignorancia y violencia

1
Compartidos
Google+

Un pueblo educado jamás será humillado, pero unas autoridades con valores morales y educación de primer nivel nunca cometerán injusticias en contra de nadie, de ahí la importancia de la educación en este país, cada año vemos millonarios recursos destinados a este importante rubro, sin embargo el deterioro de la educación es evidente y aún es más claro en las zonas rurales y en las regiones más apartadas, donde la deserción escolar alcanza niveles preocupantes, pues muchos de estos jóvenes optan por ingresar a las filas del crimen organizado.

De ahí la importancia y la relevancia que cobra la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Guerrero, muchachos de origen humilde que buscaban la superación personal a través de las aulas.

Lo triste es que, como ha pasado tantas veces antes en México, estos jóvenes son la avanzada de las inconformidades creadas para desestabilizar el país, muchas de ellas con bases reales y otras que atienden a intereses políticos, que buscan el escándalo y el ruido para dañar a los incómodos.

Definitivamente en México hay que tomar la educación en serio, perdimos décadas y nos sumimos en un atraso total a causa de un sindicalismo que le hizo más daño que bien a las nuevas generaciones en este país, un gobierno ávido de una ciudanía mansa a través de la ignorancia muy conveniente para la manipulación y la obtención de votos.

Manipulación que desde luego nace desde las dos principales televisoras nacionales en este país, que le venden a la gente la idea que una despensa es ayuda y que ser pobre es normal, que no debemos de quejarnos sino agradecer a la Rosa de Guadalupe y que eventualmente un príncipe azul llegará a resolver todos nuestros problemas.

Asimismo, la manipulación es tal que ya vemos como algo normal el recurrir al autoempleo, con chambitas que sumen a las familias mexicanas en la mediocridad, no por deshonestidad o falta de ganas de trabajar, sino por un sistema que no les da a sus ciudadanos las armas necesarias para avanzar paulatinamente hasta alcanzar el éxito.

Tal pareciera que los mexicanos sólo tenemos dos opciones: ser pobres y bajar la mirada ante las marranadas del sistema o convertirte en marrano y hacer lo que sea necesario para ser rico.

Es tal la importancia de la educación que no se remite sólo al aula, va más allá y se remite al seno del hogar, para aprender que robar es malo, que mentir es peor y que la honestidad es un valor incalculable que debe tomar una posición importante en nuestras vidas.

Si no seguiremos como hasta ahora, con políticos arribistas que siempre fueron pobres y cuando el compadre o el amigo quedó bien pasan de la pobreza a la opulencia más ofensiva que uno se puede imaginar, y sin ningún recato la presumen y se sienten elegidos, dignos y capacitados para aspirar a cargos de mayor relevancia.

Luego entonces México no aguanta más ignorancia, que produce intolerancia y violencia extrema, lo de Ayotzinapan no se puede ni debe repetir, no basta con la salida de un gobernador y la persecución a ciegas de un narco-alcalde. Necesitamos un cambio cultural que involucre a las autoridades, que están para brindar seguridad y certidumbre.

Basta de violencia y ataques a la libertad de expresión y basta de toda acción que atente contra los derechos humanos e individuales. Si pretendemos convertirnos en un país desarrollado tendremos que darle su lugar a las cosas importantes y poner en segundo plano ambiciones personales.

Twitter @fercastellot

Facebook Fernando Castellot

Fernando José Castellot Alonzo

 

Noticia anterior

Reúnen fondos para apoyar a los damnificados de BCS

Siguiente noticia

Juventus sigue invicto y conserva el liderato