Inicio»Opinión»Himno del IC

Himno del IC

2
Compartidos
Google+

Con fecha 25 de noviembre de 1943, la Federación Estudiantil Campechana, convocó a los poetas y compositores musicales del Estado a asistir a un concurso para crear la letra y música del Himno al Instituto Campechano.

Han pasado 71 años desde que sus estrofas  fueron coreadas por vez primera el 2 de febrero de 1944. La noble y emblemática institución educativa fue venerada con el sentimiento del poeta Augusto Ruz Espadas y música del maestro Raymundo Núñez.

Hoy en día, como dice la letra, su obra grandiosa se construye a diario y sólo es posible cuando hay identidad y se quiere ser parte de la ciencia fanal, que  abra nuevos caminos por donde transite el conocimiento y la sabiduría.

Más de siete décadas y el himno sigue siendo el llamado a formar nuevas generaciones, que formen un capital humano que se integre al desarrollo de este Estado que bien merece del esfuerzo y dedicación de sus jóvenes para crear grandeza humana y material.

 

LIBRO, OXÍGENO DEL CONOCIMIENTO

El 12 de noviembre de 1905 se erige el monumento al Benemérito de Las Américas, don Benito Juárez, en la Alameda de Santa Ana (Alameda Francisco de Paula Toro), siendo gobernador del Estado, Tomás Aznar y Cano, y presidente del Ayuntamiento el capitán Lorenzo Martínez Alomía.

Fecha relevante que permite mencionar que en 1980 se celebra por primera vez en México el Día Nacional del Libro, luego del decreto presidencial publicado el 31 de octubre de 1979.

Y en ese contexto vale la pena evocar a la Décima Musa o el Fénix de América, como se le conoció a Sor Juan Inés de la Cruz, quien cumple 363 años de haber nacido y considerada  la mayor figura de las letras hispanoamericana del siglo XVII.

Más de 3 décadas han pasado para dignificar a esa especie en peligro de extinción, los lectores. Escribió el teólogo latino San Agustín “Cuando rezamos hablamos con Dios, pero cuando leemos es Dios quien habla con nosotros”.

Ante ciertos libros, uno se pregunta: ¿quién los leerá? Y ante ciertas personas uno se pregunta: ¿qué leerán? Y al fin, libros y personas se encuentran”: André Gide.

El argentino Jorge Luis Borges acuñó la frase: “De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.

Así las cosas, la lectura es esencial para el cerebro y para el aprendizaje, de ahí que, durante años, escritores, filósofos y autores de todas las épocas hayan lanzado sus particulares proclamas en pos de la lectura.

Abre un libro y deja volar tu imaginación. “La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo hace preciso”: Francis Bacon, escritor y filósofo.

Candelario Pérez Madero

Noticia anterior

Viviendas dignas para Santa Cruz y Tepakán

Siguiente noticia

Defenderán ex hacienda de San Antonio Yaxché