Inicio»Opinión»Palo dado ni Dios lo quita

Palo dado ni Dios lo quita

0
Compartidos
Google+

En nuestra vida cotidiana hacemos uso de diferentes comportamientos en el lenguaje. Según las circunstancias, donde nos encontremos, ante quien nos expresemos, actuamos de diferente manera, nos pronunciamos de formas distintas.

Sí señor, lo que usted diga es de tomarse en cuenta para bien o para su pesar. Por ejemplo, sin generalizar desde luego pero sin extrañar,  dentro de un templo de diferente culto profesamos una fe apegada a los cánones que rigen, pero muchos al salir se olvidan y surgen  otras conductas, alejándose de ese compromiso moralmente impuesto.

Ante las cuestiones públicas en muchos casos una cosa se dice y otra se hace, lo sabe la comunidad, sin embargo, hay que tener muy en cuenta que en cada aspecto o actitud en estos distintos campos, lo que digamos y cómo lo decimos es también parte de nuestra indisoluble personalidad, aunque sea de manera chusca. Es decir, todo lo dicho cuenta sea en estado inconveniente, enfermo, corajudo, agresivo, atolondrado, inmaduro, privado, etc., todo, todo cuenta, más cuando quien lo dice se encuentra al frente de un organismo público obligado por una cuestión personalísima a guardar respeto a todos  quienes integramos el núcleo social.

Es aquí donde la preocupación y la inconformidad hacen presencia, decir que no pasó nada, que fue una broma estudiantil y otros pretextos no sirve de nada. Palo dado ni Dios lo quita, por vergüenza debe retirarse del cargo inmediatamente, sin que nadie se lo pida, sabedor de que esa actitud será repetida infinitamente, pues es su concepción de los pueblos indígenas mexicanos que, según dicen, se encuentra en el inconsciente a punto de brotar en el subconsciente y dejarnos perplejos con el consciente.

No va cambiar,  imagínese cuando tenga de nuevo la obligación de analizar para emitir su posición o razonamiento en las cuestiones étnicas, esencialmente de grupos vulnerables, ya sabemos cómo piensa aunque jure y perjure que nunca más lo volverá hacer.

Ah! pero también cuenta pedir perdón, otorgar disculpas y más, pero todo ello no exime la  funesta aplicación de la sanción social, aun y con el apoyo pleno de partidos políticos y comunicadores. Con independencia de la ilegalidad de la grabación, en el lamentable caso del presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Montoya, simplemente como se dice en caló mexicano “la regó”. Equivale a decir que se equivocó de tiempo, modo y forma, en sus  asombrosas expresiones (pues defiende que sólo se refirió a una persona), hacia los pueblos origen, raíz y razón de ser de ésta significativa nación pluricultural, ofensa hacia los antepasados, pasados, presentes y futuras generaciones de chichimecas, mayas, tzotziles, pimas, opatas y  yaquis, entre muchos más.

Sólo para darnos un quemón, una historia del trato que han tenido los pueblos indígenas  que nos llena de vergüenza y que el presidente del INE nos hace recordar, es aquella que sucedió al exterminio de los yaquis enviados a Yucatán sólo para que sujetos incrustados en gobiernos devastadores hace más de 100 años se apropiaran de sus tierras; John K. Turner, en su libro  México Bárbaro, anota: “… Santa de Cabora escritor mexicano cita dos casos. El 17 de mayo de 1892, el general otero del Ejército Mexicano ordenó aprehender a los yaquis, hombres, mujeres y niños que había en la ciudad de Navojoa, y colgó a tantos que agotaron la cuerdas disponibles, siendo necesario usar cada una de ellas cinco o seis veces…”.

También nos recuerda la esclavitud del pueblo maya en 1910, los hacendados los llamaban falsamente jornaleros y hoy sabemos plenamente que “…los mayas tenían una civilización propia cuando los españoles los ‘descubrieron’, y se sabe que su civilización era tan avanzada como la de los aztecas del centro de México o la de los incas del Perú…”. Los pueblos indígenas merecen todo el respeto del mundo, mi abuela fue descendiente directa de los mayas.

Públicamente acepto sus disculpas, como también su renuncia.

Sergio Iván Padilla Delgado

Noticia anterior

Tendrá Ximbal ciclo de cine ambiental

Siguiente noticia

XV años de Carolina Joana Lara Sánchez