Inicio»Opinión»Segunda traición de Satanás

Segunda traición de Satanás

0
Compartidos
Google+

Hipotéticamente hablando y basados en los resultados del pasado 7 de junio, podríamos decir que en Campeche vivimos una democracia cada vez mayor, en el que la alternancia de partidos en los cargos que se disputan es cada vez mayor. El Estado se repartió entre el PRI y el PAN, y fue tan generosa la votación que también dio oportunidad de ganar a Morena.

El PRI en su coalición con el PVEM se llevó el premio mayor: la gubernatura. Las dos diputaciones federales se las repartieron verdes y azules. Cinco alcaldías fueron para la coalición, cinco para el PAN y una para Morena. Las diputaciones locales y juntas municipales igual se repartieron entre los dos primeros, y en ambos casos dejaron una a los últimos.

Es de destacarse que el Morena ganó en Calkiní la alcaldía, la Junta Municipal de Dzitbalché y la diputación local, con lo que prácticamente tendrá exclusividad y podrá demostrar su eficiencia o ineptitud política y administrativa. Las expectativas son altas en quienes triunfaron ahí por ese partido. Esperemos estén conscientes de ello y hagan un papel digno en beneficio de sus representados.

El PAN sorprendió con sus resultados en las pasadas elecciones. Como bien dijo Nelly Márquez Zapata el pasado viernes: Los traidores están en el PRI. Y habría que añadir que eran tantos, que con un par de alcaldías más que coaccionaran a favor de los azules se llevaban la gubernatura. Fue una sorpresa hasta para ellos el ganar tantas posiciones. Vamos por partes.

En primera, su carta fuerte que pretendía ser gobernador y fue superada por casi 11 puntos, Jorge Rosiñol Abreu, era el candidato panista más conocido en el Estado, que hizo campaña, salía en la tele, se le escuchaba en la radio, daba conferencias de prensa y hasta recibió la visita de un ex presidente para brindarle apoyo. Pero irónicamente, a pesar de contar con toda esa estrategia, perdió por 34 mil votos, mientras que otros candidatos panistas desconocidos, con pocas actividades proselitistas, limitado presupuesto y sin tanto alarde, ganaron, desafiando todos los razonamientos de estadística, probabilidad y lógica electoral.

Era vox pópuli en Campeche el divisionismo alarmante que había en el PAN desde las elecciones de 2012, en que perdieron todo. El decadente grupo Mouriño –liderado por Mario Ávila– peleaba con el grupo Campeche –encabezado por Yolanda Valladares–, mientras el grupo Carmen –cuyo líder Jorge Rosiñol había puesto al entonces dirigente estatal Eric Chong– y el de Ruelas –integrado por Francisco Romellón, el príncipe del lechón y su maleta de dinero– veían a qué lado arrimarse según conviniera en el momento. Los cuatro peleaban la dirigencia y finalmente, por estar respaldada por más resentidos, ganó la jefa Yola.

Por ello, si la nominación de Rosiñol Abreu no caló ni entre los panistas, menos aún en los campechanos. Esto se pudo atestiguar durante la visita del ex presidente Calderón Hinojosa cuando éste agradeció a sus amigos, el senador Lavalle Maury y el candidato a diputado federal Lavalle Pinzón, el haberle pagado su boleto de avión y recibirlo con una torta de cochinita en la capital. No mencionó al carmelita, es más, casi ni lo volteó a ver.

En esa ocasión a la jefa Yolanda Valladares no se le vio activa ni eufórica. En la conferencia de prensa no volteó a ver a Calderón Hinojosa, ni a Rosiñol Abreu. Y en el evento del Centro de Convenciones parecía que tenía una infección en la vejiga, porque constantemente se iba al sanitario. Luego en el cierre de campaña, Valladares Valle estuvo casi tras bambalinas. Y si a la carta fuerte no le apostaban ni los panistas, menos aún los campechanos. Sin embargo, sorprende que haya llegado casi a 100 mil votos, desafiando toda la lógica electoral del momento.

Tratando de entender lo que pasó, ¿debemos acaso pensar que el PAN apostó a sus candidatos débiles y que Rosiñol Abreu era una cortina de humo con lo cual derrotaron a la coalición y al Morena? ¿O que el PAN aprovechó y capitalizó el descontento ciudadano que está harto de sus gobernantes y prometió iniciar juicios de inhabilitación contra ellos?

Creo que habría que hacer un análisis individual por cada municipio. Pero sin duda, El Carmen regresó a manos del PAN gracias a la traición de su alcalde priísta y ex panista, Enrique Iván González López, apodado “el Satanás”, que movió a favor del candidato de Jorge Rosiñol, Pablo Gutiérrez Lázarus. Como ya se sabe, la estructura priísta operó en ese municipio para desfavorecer a Alejandro Moreno Cárdenas y a Rocío Abreu Artiñano. ¿O en verdad cree que ahí ganó un candidato desconocido y sin fuerza?

En Carmen la gente está hastiada del enorme latrocinio del Satanás, al que le dieron aquella candidatura como premio a su traición al PAN en 2009, muy a pesar de su pésima labor como secretario de Salud y de que tenía un juicio de inhabilitación por los millonarios chanchullos que le descubrieron en Semarnat. Los carmelitas han denunciado hasta el cansancio que González López les cobra cuotas de piso, los extorsiona pues, para dejarlos laborar, y el gobernador Ortega Bernés ha hecho caso omiso de ello. ¿Serán socios?

Y sin embargo, echándole la culpa al PRI, salió ganador el candidato ¡del Satanás! Ahora falta ver si Pablo González Lázarus resulta un alcalde igual de mediocre que Jorge Rosiñol Abreu y Enrique Iván González López, o decide hacer un trabajo decente en bien de los carmelitas. Los resultados de la elección ya son finales, y por ello González Lázarus debe decidir qué rumbo tomará su administración que iniciará en octubre.

Al mismo tiempo, también está al aire el destino del alcalde Satanás, que heredará una Comuna en bancarrota y plagada de irregularidades. ¿Le harán pagar el enorme daño que ha ocasionado? El tiempo nos dará la respuesta.

 

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @sansopelochas

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Noticia anterior

Clausuran Centro de Maestros

Siguiente noticia

Jenner, de campeón a campeona

No hay comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *