Inicio»Opinión»Aires de esperanza

Aires de esperanza

0
Compartidos
Google+

Conforme transcurren estos días vemos cómo la mayoría de los integrantes del actual gabinete sufren la pérdida del poder, y preocupados por el futuro de sus finanzas tratan de hacer hasta el mínimo negocio, para que cuando llegue la fecha de la entrega-recepción no tengan nada que entregar, más que cuentas por pagar por negocios que están haciendo ahora.

Sin duda es obligatorio analizar qué hizo cada uno durante su encargo al frente de las diversas dependencias, pues a la vista no se aprecia nada. Les confirieron un poder que aprovecharon para sus intereses personales, olvidando que ante todo, también debían cumplir con las expectativas por las cuales fueron asignados, además de sus respectivas responsabilidades.

Pero pareciera que esto último fue lo que menos les importó, ni siquiera se ocuparon de entregar buenos resultados a quien les brindó la confianza, lo cual es grave. Es importante que el gobernador entrante tenga presente el desdén que han mostrado esos funcionarios hacia su tierra. No de gratis los campechanos están hartos de la desidia y rapiña que ha imperado estos seis años.

Afortunadamente Rafael Alejandro Moreno Cárdenas fue enfático al anunciar que su equipo de trabajo estará conformado por los mejores hombres y mujeres, a los cuales exigirá en todo momento capacidad, compromiso, lealtad y honestidad. Busca que los resultados se palpen en un corto y mediano plazo, lo cual empezará a mover nuestra estancada economía.

Por lo mismo, no veo a ningún secretario de la actual administración integrando la siguiente. Además de que la gente quiere ver nuevos rostros con nuevas ideas en el Gobierno, y estoy de acuerdo con ellos. Espero que los que salen, que dejan constancia de que no supieron dar la talla y hacer algo positivo en su encargo, no se pongan a criticar y poner piedras en el camino, pues varios de ellos merecen ser procesados y encarcelados.

Acepto que hubo buenas personas en este gabinete estatal, pero también es cierto que fueron contaminados por la opacidad de aquellos que se esmeraron en hacer todo mal o a su manera. Lástima, porque al final tuvieron que callar y alinearse ante la amenaza de perder sus empleos, como le pasó al maestro Poot Montejo que denunció el acoso sexual y laboral que sufría del secretario de Educación, José Martín Farías Maldonado.

Quedan en la incertidumbre los trabajadores del Gobierno del Estado, que sólo vieron pasar a los animales del circo y no fueron invitados a la función. Ahora se preguntan qué va a pasar cuando los que están se vayan; y aún peor, cómo van a quedar cuando lleguen los que vienen. A pocos días de la conclusión del sexenio, las dependencias están estancadas, ya no trabajan y todos se quejan de un enorme aburrimiento. Pareciera que tienen vacaciones al interior de las oficinas de gobierno, con goce de sueldo pero encerrados.

Sin duda el próximo gobernador del Estado, Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, tendrá un gran reto y lo sabe; lo ha dicho y han tenido mucho sentido cada una de sus palabras cuando habla de transformar y modernizar Campeche y ponerse a trabajar. Él sabe que estar sentado en una oficina dando apretones de manos, golpecitos en la espalda y ratificando a gente floja, no permite que el Estado avance, crezca y tenga futuro.

Quienes colaboren de cerca con Moreno Cárdenas tendrán la gran oportunidad y responsabilidad de devolverle a Campeche la esperanza que perdió con este sexenio Injusto y Lapidario. Esperemos sea así por el bien de nuestro Estado.

Correo electrónico: [email protected]

Twitter: @sansopelochas

Jorge Gustavo Sansores Jarero

Noticia anterior

Asaltantes de tienda se van con manos vacías; utilizan pistolas

Siguiente noticia

Gran inicio de México

8 Comentarios

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *