Inicio»Opinión»Respetar y servir a la ciudadanía

Respetar y servir a la ciudadanía

0
Compartidos
Google+

Las calificaciones y descalificaciones cualitativas, por más destacadas que sean, poco aportan al conocimiento del quehacer gubernamental. Es más importante alentar a la realización de trabajo fecundo y creador, para tener resultados de calidad, y no ser corresponsables de la creación de una imagen prefabricada, frágil, sin sustento, o de satanizar antes de tiempo.

Cuando el trabajo entre las diversas fuentes del pensamiento político, de encontrados liderazgos y de la participación del pueblo, se lleva a cabo sobre las bases del consenso, de la aquiescencia, de la voluntad de conciliar y del deseo de servir auténticamente a los campechanos, los resultados de ese esfuerzo sólo pueden ser positivos.

La palabra en el quehacer público requiere recuperar su valor a plenitud. Es una realidad el deterioro de la credibilidad de las expresiones políticas y es un reto de todos los actores políticos revertirlo, enarbolando la verdad como bandera.

Es indispensable motivar un renovado clima de confianza entre el pueblo y los actores políticos. Para ello se requiere de una relación más cercana, más estrecha. El contacto debe darse, esencialmente, con los asuntos y problemas que le interesan a la sociedad. Nadie debe cortar las oportunidades de progreso de los campechanos, ni detener sus aspiraciones.

La visión del proyecto de Estado, las relaciones con la Federación, el conocimiento de nuestro pasado, la explicación del presente y la misión de los conductores del destino del pueblo campechano están claros, transparentes, en la mente de Alejandro Moreno Cárdenas.

Debemos avanzar por el camino del progreso, para cosechar realizaciones en la ruta de la conciliación, del consenso. Es decir, por el sendero del perfeccionamiento de nuestra democracia. Sólo así podremos entregarles y cumplirles buenos resultados a los cerca de 900 mil campechanos que hoy luchan por un futuro promisorio.

Para nuestro México, también es tiempo de idear nuevas fórmulas para la concreción del ideal federalista. Es imperativo redistribuir con verdadera equidad la asignación de recursos a los estados y municipios.

Tenemos un gobernante apasionado por Campeche. En él se concentran todas nuestras convicciones, todo nuestro amor por este Estado. A Moreno Cárdenas le sobra calor humano. Enarbola la verdad como condición sine cuanón, tanto del ser humano como del político.

El gobernante es un auténtico legislador, administrador, político, líder de multitudes y apasionado defensor de las causas más sentidas de los campechanos. Los valores que enarbola se resumen en  unidad, respeto, cooperación y honestidad.

Se espera de este Gobierno un esfuerzo de trabajo, participación y reconocimiento para cumplir con los requerimientos de la sociedad. La responsabilidad es de los tres niveles de gobierno. Se trata de una responsabilidad conferida democráticamente por el pueblo. Todos los actores políticos tienen su lugar en la búsqueda de consensos y acuerdos que beneficien al pueblo campechano. El político debe compartir, sin ambages, conocimientos, observaciones, experiencias y convicciones.

La ciudadanía desea creer en sus políticos. Para que esta relación fructifique, primero los políticos tienen que creer en la ciudadanía, conocerla, respetarla, escucharla, luchar por sus aspiraciones, presentarle ideas creativas, servirla con responsabilidad, dirigirse y conducirse ante ella con honestidad. Alejandro Moreno Cárdenas merece el beneficio de la duda.

Jaime Mireles Rangel

Noticia anterior

Puebla se corona en Miss Earth

Siguiente noticia

Ricky Martin se entrega a su público en Los Ángeles