Inicio»Opinión»Lo que viene en el PRI

Lo que viene en el PRI

0
Compartidos
Google+

Está por concretarse el relevo en el CDE del PRI en Campeche y por ende comités directivos municipales y subcomités.

Sin ser pitoniso, el nombre de Ernesto Castillo Rosado suena con eco agradable dentro de la clase política y aún más en los sentimientos de los consejeros estatales. Lleva sin duda en fórmula a una distinguida carmelita que mucho abonará a las causas del partido.

Ernesto políticamente es afable, le gusta llamar a las cosas por su nombre, es empático y visionario. En lo mínimo se esfuerza para lograr máximos.

Persona valiosa y valiente en la que el priísmo campechano espera excelentes resultados. Le tocará el proceso del 2018 que está en vísperas.

Luego entonces se requieren acciones bien vitaminadas con el objeto de un trabajo pulcro. Y si tocamos esto es porque la sociedad está cada día más atenta en los resultados de gobernantes y partidos.

Ernesto tiene claro el panorama. Su sapiencia en los derroteros del medio le darán las herramientas para un buen desempeño. Hoy en día se tiene en el Estado capital político que se debe conservar e incrementar; es hora de sumar y su empatía mucho ayudará.

Es hora de eficientar al PRI y sus efectos. De la historia y derrotas se aprende, entonces se deberán tomar medidas para que emerjan cuadros sólidos en las luchas sociales y electorales; cuadros que garanticen resultados positivos, acciones que no estén impregnadas de simulación ni objetivos a medias. Para tal fin cada paso y toda encomienda debe ser observada, pensada, reflexionada y evaluada con el único compromiso de dar pureza y certidumbre a la visión y compromiso del partido para con la sociedad.

Pero no todo metal brillante es oro y vale el momento para una advertencia. Como ejemplo hay un fenómeno arraigado en la mayoría de los municipios, “politiqueros” que buscan afanosamente los cargos de presidentes de comités directivos municipales y ya con ello sentirse en la antesala de alguna candidatura, visión por demás muy desagradable, pues ahí empiezan los grupos, divisionismo y fricciones que por lo regular enturbian los procesos. ¡Cuidado!

Hay que detectar a los clásicos oportunistas que sólo aparecen en tiempos de elecciones. Seres que sin ningún trabajo ni partidista ni social brotan como querubines ante el pueblo.

Hoy todo político debe de ocuparse en algo más que de sí mismo; es decir, poner el extra en las encomiendas de su investidura.

Son momentos claves para decidir la vigencia del PRI en el Estado. Don Ernesto deberá acompañarse de seres con visión y compromiso.

El futuro presidente del CDE posee moral y se augura trabajo firme, leal y conducente; eso le espera en su nuevo reto en los andares políticos.

El reto es mayúsculo teniendo al primer priísta como gobernador y con largos trechos en dirigencia estatal y nacional, ahí veremos al futuro presidente del CDE echar mano de las mejores estrategias y acciones para entregar los resultados esperados.

Suerte matador, el rancho tiene extraordinaria divisa.

Y como dijera un amigo potosino, pa que me las das con trenzas, si yo la quería pelona.

Celso Vera Talango

Noticia anterior

Marchan en Tenabo contra la violencia

Siguiente noticia

Fuga de agua en Circuito Baluartes