Inicio»Opinión»Denuncia ciudadana

Denuncia ciudadana

2
Compartidos
Google+

Hace creo que 10 años perdón por no recordar bien, solicité hablar con el titular de la dependencia responsable de la seguridad en el Estado, porque tenía algunas dudas acerca de ciertos procedimientos policiacos, y un muy amable Carlos Miguel Aysa González no solo me explicó lo que yo quería saber, sino hasta me concedió entrevista para cierto reportaje que preparaba para TRIBUNA.

Hace tres semanas intenté hablar con el Doctor Jorge Argáez Uribe, pero al no poder lograrlo, entregué una carta solicitando entrevista a fin de que un teniente del ejército que dedicó la mayor parte de su tiempo como activo a labores logísticas relacionadas con la guerra de guerrillas y con la delincuencia organizada, algunas veces asesorado por el FBI y por la DEA, pudiera hacerle una presentación de programas de prevención y combate a la delincuencia, actividad a la que ahora se dedicaba junto con otros expertos en una empresa propia sobre inteligencia militar.

Días después, al no tener respuesta, hablé por teléfono y una atenta empleada me contestó y dijo que habían manifestado no tener interés en esa demostración por el momento. De ningún modo dudo de que así lo consideren —facultad inobjetable de ellos—, pero sí me enfadó que no me lo hubieran comunicado teniendo mi celular y mi correo electrónico.

Hoy, 26 de abril de 2016, fui a esas oficinas donde una dama que lo mismo recibe  correspondencia —para canalizarla donde corresponda—, da información general a motociclistas y automovilistas turnándolos con un gentil oficial, formé parte de un grupo de 20 personas de las que solo la mitad podían sentarse soportando intenso calor y sin siquiera agua para tomar. Prohibido está subir a la planta alta.

Este día también estuve en la oficina del Registro Público de la Propiedad y del Comercio, pues el 13 de abril de 2016 solicité una libertad de gravamen y me dijeron que en tres días me la darían. Un notario que hacía fila porque ya no le permiten pasar a las oficinas me dijo que no me confiara en que estarían en la fecha prometida, y le acertó, pues hoy me dijeron que aún no estaban y que no sabían para cuándo estarían.

Más de 15 personas hacían filas para las cuatro ventanillas, con un aire acondicionado insuficiente para tanta  carga calorífica y sin sillas dónde sentarse.

Me temo que a los titulares de esas y otras dependencias que no están cercanos a la gente y ni siquiera la atienden cuando y como debieran, no les ha caído el veinte acerca del significado de esa frase que el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas externa con convencimiento y con buena fe: “Hay qué hacer lo que nunca hemos hecho para lograr lo que nunca hemos logrado”.

Contrariamente, por internet obtuve una cita en el SAT —organismo desconcentrado de la SHCP—, a fin de presentar mi declaración anual como persona física. Llegué 5 minutos antes de lo indicado, me dieron turno y en tanto me atendían pude disponer de café y galletas, así como del baño público; también de una silla y buen aire acondicionado. Un atento funcionario me ayudó a formular dicha declaración y antes de una hora salí de ahí satisfecho.

Qué diferencia.

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Detienen a profesor por violación de adolescente

Siguiente noticia

Tercer aniversario de Sofía Aguilar Caballero

1 Comentario

  1. María
    9 noviembre, 2017 at 12:05 pm

    Buen día, quiero hacer una denuncia a través de ustedes, hace días fui de visita a la Colonia Las Flores a ver a un conocido y cuando pasaba por el Andador Rosa en donde está un parque, hay una casa habitación de dos plantas de color blanca, que tiene en la parte de enfrente a 2 perros, uno se ve que es pastor alemán y el otro es mestizo; pero lo que pude apreciar me impactó….

    El lugar huele muy mal, se ve que no lavan con frecuencia en donde están los animales, se puede apreciar orín y héces fecales de los animales, de los 2 perros el pastor alemán se puede apreciar que está mal (no se si esté enfermo), pero se ve casi en los huesos, en comparación con el otro perro que se ve normal.

    El pastor alemán se levantó con trabajo, no se si es por alguna enfermedad o por debilidad, ya que al incorporarse fue a comer las heces fecales que estaban en el suelo, lo que me hace pensar que no le dan de comer, o no come la cantidad suficiente para un perro de raza grande.

    El otro perro se ve bien, aparentemente, pero creo que las condiciones en las que están no son las adecuadas y considero que es un maltrato o un trato inhumano el que se le está dando al animal. Si no tienen el dinero, el tiempo y la paciencia para atender a sus animales, no entiendo por qué tienen mascotas.

    Espero que alguien pueda hacer algo al respecto, por lo menos los puedan ubicar en algún lugar donde de verdad los atiendan, los bañen y alimenten y que sus dueños reciban un castigo. Me dió mucha pena y tristeza ver a esos animales.

    Gracias