Inicio»Opinión»“Carlos Mario”

“Carlos Mario”

1
Compartidos
Google+

Le tuve mucha envidia —pero no cualquiera sino de la verde apestosa— porque él nació bonito y yo no. Por eso, apenas él llegó a la Escuela Normal de Hecelchakán salí yo, dejándoselos a tigres y a leones para que hicieran su festín con él como disputada presa.

Por eso ahora, cuando nos hemos reencontrado, algunas personas que lo conocen bien me preguntan si somos parientes y aprovechando que yo tengo en mi cabeza once cabellos más que él en la suya, les contesto: “ Sí, es mi abuelito”, y sin que me vean me echo una sonrisa tipo Garfield, ese gato sarcástico.

Me estoy refiriendo al Prof. Carlos Mario Almeyda Cobos, quien acaba de recibir el reconocimiento anual como “ciudadano distinguido”, presea que se otorga cada 26 de abril, aniversario de la erección de Seybaplaya como ciudad.

Y no fue producto de una decisión personal, sino que previa convocatoria pública cualquier grupo de personas podía proponer a un candidato y, de todos, el cuerpo colegiado edilicio de la Junta Municipal decidiría por medio de votos a quién se premiaría.

Se le dio pues dicho reconocimiento al profesor Carlos Mario, por sus 53 años de servicios docentes, la tercera parte de los cuales fue como director del plantel 04 del Cobach, pero pesando también lo que extra aulas logró, como la conducción de jóvenes hacia premios deportivos y académicos, así como por la puesta en operación de un gimnasio —con aparatos que él donó— y la siembra en un espacio importante de árboles frutales y maderables en peligros de extinción.

Ya que el tema lo amerita, aprovecho este preciado espacio para que, —continuando el evidente nepotismo— recuerde a Armando, otro hermano profesor, quien fue uno de los últimos de esa estirpe de mentores que asistía a la escuela con ropa limpia y bien planchada, así como con zapatos todos los días boleados.

Y estando ya muy próximo el Día del Maestro, envío felicitaciones por este medio a quienes se esfuerzan cada día por enseñar, y enseñar bien, a los niños de nuestra entidad y de nuestro México.

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Padre golpea a su hija; ella escapó para pedir ayuda

Siguiente noticia

‘Pintas’ amenazantes en pared de escuela