Inicio»Opinión»Prioridades

Prioridades

0
Compartidos
Google+

A rienda suelta

En ocho meses, el gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas ha dado muestras claras de su decisión y voluntad de llevar a Campeche a otro plano.

Por ello ha priorizado dos renglones que son fundamentales para lograr la meta de que Campeche alcance su desarrollo y su transformación.

Un buen gobernante sabe que la educación es el camino más seguro para que un pueblo logre su desarrollo, y por ello el gobernador Moreno Cárdenas se preocupa y se ocupa para que a ese sector fundamental se canalicen importantes recursos.

No es casualidad que por gestiones suyas y con el respaldo de su amigo el presidente Enrique Peña Nieto, este año se destinen 830 millones de pesos a la modernización de escuelas en todo el Estado, lo que permitirá que las nuevas generaciones estudien en mejores condiciones.

Y es tal la importancia que para el gobernador reviste el sector educativo, que se ha convertido en aliado incondicional del magisterio campechano, habida cuenta de que son los maestros parte primordial si se quiere alcanzar el éxito en materia educativa.

No menos importante la seguridad pública, a la que el mandatario estatal ha dado también prioridad en su agenda de gobierno.

Moreno Cárdenas tiene claro que Campeche requiere inversiones y que éstas solo llegarán si se garantiza a los inversionistas seguridad para sus proyectos.

Por eso mismo ha destinado una fuerte inversión para el equipamiento de los cuerpos policiacos encargados de vigilar y garantizar la seguridad de los campechanos con más patrullas nuevas; no reparadas y entregadas como si fueran nuevas —como ocurría en el gobierno anterior—, así como nuevo y más moderno armamento para los policías.

En breve, también iniciará la instalación de cámaras de video vigilancia en todo el Estado, que permitirán tener un mayor control contra la delincuencia y el crimen organizado, lo que habla de la importancia que Moreno Cárdenas concede al tema de la seguridad pública.

Y junto con los temas de la educación y de la seguridad pública, no es menos importante el reciente anuncio hecho por el mandatario estatal a empresarios locales proveedores del gobierno, de que en su administración se buscará pagar oportunamente por las obras o servicios que se le presten, para evitar, como ocurría también en el pasado reciente, que las empresas quiebren y tengan que cerrar sus puertas al descapitalizarse por los retrasos en los pagos por parte del gobierno.

Es secreto a voces que en gobiernos anteriores el asunto de las “mochadas” para la adjudicación de contratos de obras y servicios fue escandaloso, porque el famoso “diezmo” —llamado así porque equivalía al 10 por ciento—, subió al 30 por ciento, lo que obligaba a los constructores a rebajar la calidad de los materiales de las obras y, en el caso de los proveedores, a “inflar” los precios de sus productos.

Es, como dijo Moreno Cárdenas, el clásico: “le vendo caro al gobierno porque tarda en pagar”.

Por ello, Moreno Cárdenas asumió el compromiso del pago oportuno pero con la condición de que las empresas locales ofrezcan precios competitivos, con lo cual se busca erradicar esas prácticas de corrupción que fueron oportunidad para el enriquecimiento de funcionarios.

 

Luis Armando Mendoza Leciano

Noticia anterior

Las primeras dos de oro

Siguiente noticia

Impugnan Reglamento de Fiscalización para agrupaciones locales