Inicio»Opinión»Yo lo acuso, señor presidente

Yo lo acuso, señor presidente

3
Compartidos
Google+

Nuestra gente

Yo lo acuso, señor presidente, por no haber hecho pública  su declaración patrimonial antes de asumir la Primera Magistratura. Si así lo hubiera hecho, los mexicanos habríamos sabido —oportunamente— que la llamada “casa blanca” no se la regaló alguien favorecido por usted como servidor público que era y es, ni fue comprada con recursos del erario público, sino que el contratista que la construyó “tal vez” le cobró menos de su valor real, agradecido por los contratos recibidos del gobierno. Y ese, usted lo sabe, es un conflicto de intereses.

Yo lo acuso, señor presidente, por haber tenido la osadía de intranquilizar a la nación con muchas reformas estructurales al mismo tiempo, sabiendo que habría una inmediata reacción ciudadana por nuestra natural oposición a los cambios. ¿Cómo con su experiencia no se dio cuenta de que precisamente por ser  impopulares esas iniciativas, quienes lo antecedieron en el cargo no se atrevieron a mandarlas al Congreso de la Unión? Pero ahí está usted de reformista. Su decisión no fue valiente, fue temeraria.

Yo lo acuso, señor presidente, de querer meter orden en Pemex —¿quién se lo pidió?—, al que inmisericordemente se le viene saqueando desde hace muchas décadas. Hubiese sido menos reprobable por la opinión pública que lo hubiera dejado como estaba, en ese mismo camino que llevó a Telmex a la privatización, por improductivo, bajo el manejo del Estado.

Yo lo acuso, señor Presidente, porque si durante muchos años Pemex tenía qué aportar una cuota millonaria cada mes a Hacienda y se quedaba en ceros a veces, o tenía qué pedir prestado a la banca nacional o extranjera para cumplirle al fisco, ¿por qué usted se erigió en salvador de la otrora primera industria nacional reduciéndole esa carga impositiva? . Total, de todos modos sería llevado a la quiebra por la corrupción que siempre ha soportado, pero su gobierno se hubiera lavado las manos.

Yo lo acuso, señor presidente, porque debió prever que la OPEP —o parte de ella— iba a tomar la decisión de ir bajándole al precio del barril de petróleo hasta más o menos 20 dólares, como consecuencia de lo cual México dejó de recibir 27 mil millones de pesos mensuales —lo que en 6 meses equivale a 162 mil millones—, que no es un hueco sino un cráter para las finanzas públicas, y todavía se atreve a hacer recortes presupuestales para cubrir ese déficit sin que aumente la inflación, en vez de cómodamente acudir a otro Fobaproa.

Por último, señor presidente, lo acuso por tampoco prever que habrían 43 estudiantes normalistas presuntamente asesinados, y también no haberle dado a la CNTE todo lo que piden, y entonces la paz social se hubiera preservado y la popularidad de usted aumentado.

¿Qué más nos espera, señor presidente?

Fernando Almeyda Cobos

Noticia anterior

Celebran 16 años de Luisa Gutiérrez Pérez

Siguiente noticia

Percance deja daños superiores a 40 mp

2 Comentarios

  1. alber
    27 junio, 2016 at 9:21 am

    tiene la razon , me gusta su analiis y critica del maestro almeyda siempre lo leo,

  2. ELJUSTICIERO
    28 junio, 2016 at 1:00 pm

    FERNANDO ALMEYDA….YO TE ACUSO DE NO DAR TU VUELTA POR ESTADOS COMO CAMPECHE Y VER EL DESASTRE QUE LA REFORMA ENERGETICA LE ESTA CAUSANDO A ESTE ESTADO Y A MUCHOS MAS XQ DE LA ACTIVIDAD ECONOMICA EN CARMEN DEPENDIAN MUCHAS FAMILIAS…

    YO TE ACUSO DE NO INFORMARTE QUIENES EN REALIDAD HAN PROVOCADO LOS SAQUEOS EN OAXACA…

    YO TE ACUSO DE NO ABRIR LOS OJOS…..